Valor a examen

El tiempo corre a favor de ACS en el mercado

Es el segundo valor del Ibex con mayor caída del año pese a ser uno de los más recomendados

ACS a examen Pulsar para ampliar el gráfico

Montaña rusa para la cotización de ACS, que ni siquiera consigue neutralizar con las buenas noticias. Esta semana se acercó al mínimo anual tras la presentación de resultados, y aun con la mejora de las sesiones posteriores, es la segunda peor compañía del Ibex en 2020, con una caída que supera el 13%.

Las ventas dominan sobre el valor a pesar de que el grupo presidido por Florentino Pérez incrementó el beneficio el 5% en 2019. La ganancia se ha obtenido tras un ajuste de 420 millones por el impacto negativo de la venta de BICC, la división de Cimic (filial de ACS) en Oriente Medio. La venta de su cartera de las plantas fotovoltaicas en España por 250 millones y la suma de otros 170 millones por una provisión de riesgos internacionales han compensado las cuentas.

“Ha cumplido con su objetivo de alcanzar un beneficio neto anual por encima de los 950 millones de euros. Pero creemos que más que los resultados en sí, lo importante es lo que diga la compañía de cara a 2020 y de su capacidad de convencer al mercado de que no habrá más saneamientos extraordinarios como los de Cimic”, explica Bankinter.

Los mensajes enviados por los directivos de ACS el miércoles, día de la presentación de cuentas, dibujaron un plan para reducir el riesgo en el área de construcción, tanto en los proyectos que están en marcha como los que están por ejecutar, aunque afecte a los márgenes. También esperan incrementar más de un 5% el beneficio este año y mantener el pay out del 65%.

La cúpula de la empresa, además, achacó la caída de la cotización en Bolsa al scrip dividend (sistema de retribución que da opción a recibir el dividendo en acciones, en efectivo o en una combinación de ambas), actualmente en marcha. “Estamos seguros de que cuando termine, la acción alcanzará el valor que le corresponde”, dijo Florentino Pérez.

La compañía explicó que estableció el precio medio de los títulos para el cálculo del dividendo flexible en 30,545 euros, y que lo hizo tras la presentación de los resultados de Cimic, afectados por su salida en Oriente Medio. El grupo considera que como el valor es bajo –cerró 2019 por encima de los 35 euros– ha provocado, según reconoció el director general, Ángel García Altozano, que haya inversores vendiendo derechos.

El dividendo en efectivo es de 0,449 euros por acción y se cobrará el próximo 5 de marzo. Si se opta por recibir acciones, se repartirá una por cada 67 antiguas. Según explica Self Bank, esta sería la opción más adecuada para quienes creen que el valor subirá o no quieren que su participación se diluya. La fecha límite para vender los derechos es el 3 de marzo.

La dirección de ACS tiene además la confianza depositada en los analistas para la recuperación del valor. Según las recomendaciones recogidas por Bloomberg, casi el 70% de los analistas aconseja comprar y cerca de un 20% mantener. El objetivo medio estimado a 12 meses es de 40,18 euros, que deja un potencial de subida de más del 30% sobre el nivel actual.

La firma más optimista es Alphavalue, que ha fijado una valoración en 50 euros. Los expertos reiteran el atractivo de la compañía por su combinación del negocio de construcción y concesiones, consideran que cotiza a un precio atractivo y que la recuperación en Bolsa es cuestión de tiempo.
Santander también proyecta buenos augurios para ACS. “Los últimos contratos ganados en Australia respaldan nuestra opinión de que no hay cambios estructurales y de que esto mitigará la pérdida de confianza en Cimic que se están apreciando en el mercado”, explica la entidad. “Cada vez estamos más convencidos de que el perfil de ACS es ahora más resistente, y de que tiene un riesgo implícito menor que el de un negocio tradicional de construcción porque parte de su cartera está constituida por servicios. Prevemos una revalorización de ACS en la medida que el mercado reconozca los cambios experimentados”, subrayan.

Morgan Stanley, por el contrario, se ha situado en el lado extremo y es de las más pesimistas con un objetivo de 31 euros, que apenas dejan recorrido al alza a los títulos, por lo que su consejo es el de infraponderar.

Renta 4, por su parte, no espera “una ­reacción significativa a los resultados, pese a ser positivos, al estar muy alineados con los objetivos”. Aun así, reiteró sobreponderar.

En la mitad del Ibex por capitalización

Valoración. Con la caída acumulada en el año, ACS ha perdido los 10.000 millones de euros de capitalización que ha mantenido al cierre de todos los ejercicios desde 2017. De esta forma, se sitúa en la mitad del Ibex en cuanto a valoración. Acciona es la que se encuentra más próxima, pero con una importante diferencia, ya que cotiza con una capitalización de 6.300 millones. Ferrovial, sin embargo, más que duplica la valoración del grupo presidido por Florentino Pérez. ACS es la de peor evolución en el sector en 2020, pese a ser una de las más recomendadas.

Retribución. Es una de las compañías más generosas con sus accionistas. La rentabilidad por dividendo supera el 6% con respecto a su cotización actual. En 2019 abonó “dividendos equivalentes a 1,89 euros por título mediante el sistema de dividendo flexible, lo que supuso un 36,5% más que en 2018”, según señaló la compañía en la presentación de los resultados. En total abonaron 486 millones; 195 millones fueron para el cobro en efectivo y el resto se destinó a sus socios minoritarios, principalmente a Hochtief y Cimic. También compró acciones propias por 568 millones destinadas al scrip dividend de julio de 2019 y febrero de 2020.

Normas
Entra en El País para participar