Grifols se asocia con el fondo soberano saudí para abrir fábricas en Arabia

La compañía actualmente solo dispone de producción en EE UU y España, además de su acuerdo con Shanghai RAAS en China

Grifols se asocia con el fondo soberano saudí para abrir fábricas en Arabia

Grifols tendrá fábrica en Arabia Saudí de la mano del fondo soberano saudí Public Investment Fund (PIF). La compañía catalana así sumará nuevos centros productivos más allá de los que dispone actualmente en España y EE UU, además de los que contará en China tras su alianza con Shanghai RAAS. El laboratorio comunicó este martes  que ha alcanzado un acuerdo de colaboración no vinculante, a la espera del cierre definitivo, "para impulsar el autoabastecimiento de medicamentos plasmáticos en la región", según un comunicado.

A través de la constitución de una compañía conjunta participada está previsto el desarrollo de centros de donación e instalaciones productivas, incluyendo una planta de fraccionamiento y otra de purificación, instalaciones que hasta ahora la compañía solo dispone en EE UU (en su sede de Clayton (Carolina del Norte) y Cataluña.

“Estamos muy satisfechos de formar parte de una colaboración que va a contribuir al desarrollo del sistema sanitario del país y a permitir que más pacientes tengan acceso a nuestros tratamientos”, comenta Víctor Grífols Deu, coconsejero delegado de Grifols.

El acuerdo de intenciones suscrito no es vinculante, y Grifols y el PIF pretenden trabajar en la ejecución de los acuerdos vinculantes definitivos. Los recursos financieros del proyecto serán determinados por las partes dependiendo de las necesidades específicas de cada fase del proyecto.

Esta alianza permitirá autoabastecer de medicamentos plasmáticos a Arabia Saudí, un tipo de terapias que cada vez más cuentan con el carácter estratégico para los países. La joint venture se encargará de abrir centros de obtención de plasma y más tarde de purificación y tratamiento a nivel industrial, lo que garantizará al país el autoabastecimiento. Actualmente, la inmensa mayoría de los medicamentos plasmáticos que se comercializan se producen a partir del plasma que se obtiene en EE UU. El laboratorio controlado por la familia Grífols no ha señalado el negocio que supondrá ni cuándo estarán listas estas nuevas fábricas, que podrían llevar al menos cinco años de trabajo por delante.

Grifols aportará a la empresa conjunta "su conocimiento y experiencia de la industria, así como la propiedad intelectual que posee", según la empresa. También proporcionará los servicios de ingeniería y soporte para garantizar las infraestructuras y procesos conforme a los estándares de calidad y seguridad.

Asimismo, Grifols garantizará el suministro de productos plasmáticos a Arabia Saudí hasta que las infraestructuras estén operativas y se establezcan los contratos de suministro, fabricación y acuerdos de distribución necesarios.

Acuerdo anterior en China

El laboratorio entró en China de la mano de su socio Shanghai RAAS, que cuenta en la actualidad con 41 centros de recogida de plasma distribuidos en 10 provincias de China, que le permiten obtener aproximadamente 1,1 millones de litros de plasma al año. Sus tres complejos productivos en ese país le permiten disponer de una capacidad de fraccionamiento conjunta superior a 2 millones de litros de plasma al año, destinado al mercado local.

Normas
Entra en El País para participar