Organización

Los Boy Scouts de América van a la quiebra para hacer frente a las acusaciones de abuso sexual

El grupo pretende estructurar un plan de compensación a las víctimas

Sede de los Boy Socuts en Irving, Texas
Sede de los Boy Socuts en Irving, Texas

Los Boy Scouts of America, una de las mayores organizaciones juveniles de Estados Unidos, ha solicitado la protección del Capítulo 11 de la ley de quiebras estadounidense, mientras organiza la defensa y compensación de víctimas ante la avalancha de acusaciones de abuso sexual a menores producidas durante décadas. 

La quiebra, presentada en Delaware, permitirá a los Boy Scouts ganar tiempo y paralizar la avalancha de denuncias. Además, podrá unificar todas las demandas en un solo tribunal e intentar negociar un acuerdo, en lugar de utilizar los fondos de la organización y llevar cada caso en un tribunal por separado. Una estrategia de quiebra similar ha sido utilizada por más de 20 diócesis católicas y por USA Gymnastics para resolver las demandas por abuso sexual.

Una dificultad será determinar el valor de los bienes de los Boy Scouts. La organización señala en informe anual de 2018 (el más reciente) que tenía 1.500 millones de dólares en activos. Pero cientos de grupos locales tienen sus propios bienes, y las víctimas pueden tratar de ponerlos a disposición de la Justicia para recibir indemnizaciones. El número de miembros de la organización Cub Scouts y Boy Scouts había caído un 13% en 2018 con respecto a 2012, según ese informe anual.

Los Boy Scouts ha perdido una gran fuente de financiación cuando la iglesia mormona dijo que retiraría su apoyo a la organización a partir de 2020. La decisión de la Iglesia con sede en Utah se tomó poco después de que los Boy Scouts levantaran el veto a los niños transgénero..

Los Boy Scouts, con sede en Irving, Texas, han pedido disculpas a las víctimas y animan a todos los afectados a presentar demandas. Fundada en 1910, la organización ha recibido una avalancha de acusaciones después de que varios estados, incluido el de Nueva York, eliminaran los límites temporales que habían impedido que las víctimas presentaran demandas por abuso sexual infantil por haber prescrito. 

La organización ha señalado en un comunicado que espera "estar a la altura de nuestra responsabilidad social y moral de compensar justamente a las víctimas" mientras "también aseguramos que llevamos a cabo nuestra misión de servir a la juventud, las familias y las comunidades locales a través de nuestros programas".

Paul Mones, que representa a cientos de víctimas que afirman haber sido objeto de abuso en su épocacomo scouts, dijo a Reuters que la quiebra de la organización "es el resultado de décadas de ocultar el abuso de los Boy Scouts y sus líderes".

El concurso de acreedores de la organización no afectará en principio al funcionamiento de los programas para jóvenes, que promueven la autonomía a través de actividades al aire libre como el senderismo y la acampada.

Normas
Entra en El País para participar