Telecos

Paillassot: "Orange España no participará en la guerra de precios"

La teleco planea llegar este año a 55.000 clientes con su banco

Laurent Paillassot, CEO de Orange, durante la presentación de resultados del grupo.
Laurent Paillassot, CEO de Orange, durante la presentación de resultados del grupo.

El consejero delegado de Orange, Laurent Paillassot, ha afirmado hoy que la compañía no prevé generalizar las tarifas de datos móviles ilimitados más allá de las modalidades convergentes de mayor valor. "No tendría sentido extenderlas. Queremos crecer en valor y no participar en las guerras de precios", ha dicho el directivo en un encuentro con los medios de comunicación para presentar los resultados de 2019.

El ejecutivo ha reconocido que el low cost en convergencia está creciendo, y suponen el 40% del total de las altas en este ámbito. El grupo prevé aplicar una estrategia en este área combinando sus tres marcas, Amena, Simyo y República Móvil. "Nos falta nuestra cuota de captación en este mercado", ha dicho.

Con respecto a los nuevos negocios, Orange prevé alcanzar un objetivo de 55.000 clientes en Orange Bank en España en su primer año de operaciones, según ha adelantado el ejecutivo. La entidad empezará a comercializar créditos al consumo en mayo, y está a punto de completar la expansión a las 900 tiendas de Orange (será en marzo). "Habrá una aceleración en la llegada de clientes a partir del segundo trimestre", ha señalado.

El directivo ha indicado que Orange Bank ha alcanzado los 10.000 clientes, con un volumen de recursos captados de 30 millones de euros. Paillassot ha reiterado el objetivo de llegar a un millón de clientes a 10 años, para ser rentables en cinco años.

El fútbol sigue siendo la palanca de crecimiento de la operadora en el ámbito televisivo, donde ha alcanzado los 718.000 clientes. De ellos, un 75% tienen contratado el fútbol. "El balance es positivo", ha indicado el ejecutivo.

El negocio de empresas, uno de los pilares del nuevo plan estratégico Orange a Tope, registró un crecimiento del 5,1% en 2019. Su objetivo es convertirse en el segundo operador en este ámbito, y captar más de 500 millones de euros en ingresos anuales adicionales.

En términos generales, Paillassot ha destacado la rentabilidad de la compañía, al registrar un ebtida después de arrendamientos (ebitdaal), de 1.646 millones de euros, un 0,3% más, con un margen del 31,2%. El flujo de caja operativo aumentó un 13,2%, hasta 650 millones (un 12% de los ingresos).

"Nuestro foco para 2020 es seguir creciendo en ebitda y generación de caja", ha afirmado.

Con anterioridad, el grupo había comunicado sus cuentas del conjunto de 2019. En este sentido, Orange España registró unos ingresos de 5.280 millones de euros en 2019, un 1,5% menos que en el ejercicio anterior, según ha publicado esta mañana el grupo Orange. En el cuarto trimestre, el volumen de negocio se redujo un 2,3%, en un contexto en el que el conjunto del mercado se está dirigiendo hacia el segmento low cost. Con esta crítica, la compañía parece cargar contra las estrategias de crecimiento en el bajo coste de otras operadoras.

La teleco, no obstante, parece frenar ligeramente su caída, puesto que en el tercer trimestre había sido del 2,5%.

En su informe para los inversores, la compañía explica que el segmento de los servicios residenciales estuvo particularmente impactado por esta situación, al sufrir un descenso del 2,9% en 2019, hasta 3.760 millones de euros, con una caída del 2,4% en el ámbito convergente y del 5,7% en solo móvil. El área de solo fijo creció un 1%. En el cuarto trimestre, el segmento residencial registró un descenso en el volumen de negocio del 3,4%, hasta 938 millones.

El segmento mayorista volvió a ser clave para las cuentas de Orange España, al registrar un crecimiento del 11,9% en 2019, hasta 901 millones de euros. En el cuarto trimestre, no obstante, el aumento fue de solo un 5,9%.

Los ingresos por venta de equipos cayeron un 9,5%, hasta 620 millones, siguiendo la tendencia del mercado. No obstante, la bajada en el cuarto trimestre fue del 6,1%, frente al 12,7% del periodo entre julio y septiembre.

En ese contexto, Orange defiende que su objetivo es preservar el valor más que el volumen, además de incrementar la eficiencia de las operaciones. Con esta línea estratégica, el gasto por cliente convergente (arpu) aumentó en 1,2 euros desde el final del tercer trimestre hasta 59,1 euros en el cuarto. Entre octubre y diciembre, Orange España registró una pérdida de 25.000 clientes en banda ancha fija y 51.000 clientes de contrato.

En términos de rentabilidad, en línea con los objetivos de costes de eficiencia y gracias a los esfuerzos de digitalización, el margen de ebitdaal se incrementó desde el 30,6% a final de 2018, al 31,2% al término de 2019. El ebitdaal aumentó un leve 0,3%, hasta 1,646 millones de euros. En términos comparativos, el ebitda subió un 4,5%, hasta 1.956 millones.

El capex, a su vez, descendió un 24%, debido principalmente a la desaceleración del ritmo de despliegue de las redes de fibra óptica hasta el hogar, que han alcanzado ya los 14,9 millones de hogares pasados, y en segundo lugar a la venta de algo más de 1.000 emplazamientos de telefonía móvil considerados no estratégicos.

Normas