Europa pierde este año su gran feria tecnológica y las telecos su principal escaparate

La GSMA afirma que trabaja para la edición de 2021

El cobro de seguros e indemnizaciones por la cancelación abrirá una batalla judicial

Europa pierde este año su gran feria tecnológica y las telecos su principal escaparate
EFE

La cancelación definitiva de la edición de este año del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, como consecuencia del temor al coronavirus originado en China, supone un varapalo para la ya de por sí castigada industria tecnológica europea por la presión de los grandes grupos de EE UU y Asia. Pierde su principal feria y un referente en el conjunto global, que en los últimos años no ha dejado de crecer.

De hecho, en las últimas ediciones se han superado los 100.000 visitantes, con amplia presencia de directivos de las compañías y profesionales del sector tecnológico. El evento del móvil colocaba a Barcelona en el centro de los informativos de canales televisivos financieros internacionales durante los días de su celebración.

Para las operadoras, el Mobile se había convertido en el principal escaparate para la promoción de sus productos y servicios, así como para la presentación de líneas estratégicas y perspectivas de negocios. Los directivos de las telecos han aprovechado estos años el encuentro de Barcelona para plantear sus reclamaciones de cambios legales y regulatorios, en encuentros conjuntos con reguladores y autoridades, especialmente comunitarias. Por ejemplo, Telefónica, Vodafone o Deutsche Telekom han recurrido estos años al Mobile para reclamar cambios legales que facilitasen el proceso de concentración o que pusiese en igualdad de condiciones a las telecos frente a gigantes de internet como Google o Facebook.

Las dudas se centran en saber qué puede ocurrir en los próximos años. En principio, la GSMA tiene contrato hasta 2023 para seguir con el congreso en la Ciudad Condal, pero la incertidumbre va a mantenerse hasta que se conozcan las decisiones de los grandes actores del sector. No sería la primera vez que una feria desaparece definitivamente tras suspenderse una edición.

De todas formas, compañías de relevancia como Vodafone, indicaron ayer que trabajan ya para el próximo Mobile, mientras que Telefónica aseguró que “ha apoyado, apoya y apoyará a Barcelona como ciudad anfitriona del MWC”. El fabricante de chips Intel también dijo que prevé “asistir y apoyar futuros eventos del MWC”. Y Gigaset remarcó, como otras compañías, que la decisión de no asistir era acotada a esta edición, en la que han considerado “prioritario el bienestar y salud de nuestros empleados y clientes”.

En cualquier caso, John Hoffman, CEO de GSMA Limited, aseguró ayer que la entidad organizadora y las entidades anfitrionas de la ciudad “continuarán trabajando de forma coordinada y apoyándose mutuamente para el MWC Barcelona 2021 y futuras ediciones”.

La propia GSMA tiene congresos similares al de Barcelona, que se celebran anualmente en Los Ángeles y Shanghai (estos días se habló de un posible aplazamiento del evento de Barcelona, pero era complicado encontrar fecha porque coincidía con los otros congresos de la GSMA). Años atrás, y coincidiendo con las sacudidas políticas que se vivieron en Cataluña por la crisis independentista, en el sector no se descartó un posible traslado del congreso de Barcelona a otra ciudad. Y entre las alternativas que se manejaron figuró el impulso al MWC de Los Ángeles, que por su mayor proximidad geográfica, contaría con un mayor apoyo de las compañías asiáticas.

Otra de las incógnitas que quedan abiertas es sobre el futuro de la propia GSMA. Y es que el congreso de Barcelona es su principal fuente de ingresos, con lo que su cancelación genera nuevos riesgos sobre su futura supervivencia.

Según fuentes del sector, en las próximas semanas y meses se va a ver una batalla jurídica entre los abogados de las distintas partes a propósito de las indemnizaciones y los seguros vinculados a la cancelación. De hecho, el retraso en la decisión final sobre la cancelación del Mobile vino motivada por la falta de acuerdo entre las partes sobre los costes.

La cancelación del Mobile también va a perjudicar a algunas compañías chinas, especialmente Huawei, penalizada por las limitaciones que distintos países están poniendo al grupo para poder suministrar sus equipos para 5G. El congreso de este año iba a tener una gran importancia para Huawei para mostrar sus productos y servicios, además de reunirse con muchos de sus clientes de forma personalizada para tratar la situación.

También Xiaomi se ha quedado sin el escenario elegido para presentar su nuevo smartphone estrella. Al no poder hacerlo, la empresa china tendrá que cambiar su calendario de presentaciones y buscar otra fecha para hacerlo, quedando en desventaja frente a Samsung, que esta semana ha presentado su nuevo Galaxy S20, o Apple, que presentará sus nuevos terminales en marzo.

Normas
Entra en El País para participar