Mapfre logró ganar un 15% más en 2019 pese al impacto del cambio climático

La compañía obtuvo un beneficio de 609 millones, batiendo las previsiones del mercado

Mapfre Pulsar para ampliar el gráfico

El vocación del sector asegurador es proteger a particulares, empresas y organismos contra accidentes y eventos extraordinarios. Sin embargo, su actividad de previsión se está viendo dificultada por la imprevisibilidad que comporta la emergencia climática. Las catástrofes meteorológicas se han dejado sentir especialmente en las cuentas de resultados de Mapfre, restando 147 millones de euros. Aun así, la multinacional española del seguro logró mejorar su beneficio en 2019 un 15%, hasta anotarse 609 millones de euros.

“Es evidente que el cambio climático está afectando cada vez más sobre nuestra cuenta de resultados”, ha explicado Antonio Huertas, presidente de Mapfre, durante la presentación anual de resultados. “Hay tifones, tormentas excepcionales... pero estamos preparados. Contamos con un negocio de reaseguro muy potente, que sigue siendo rentable a pesar de estas catástrofes. Además, trabajamos para mejorar nuestras herramientas de predicción y modelización, y participamos en muchas instituciones que investigan sobre las consecuencias de estos cambios meteorológicos”.

De los eventos más dañinos para las cuentas de Mapfre destacan los tifones Maxai y Hagibis de Japón (106 millones de euros), además de la tormenta Dana en España (23 millones de euros) o las sequías de Brasil (10 millones de euros).

En términos globales, las cuentas presentadas ayer por Mapfre fueron robustas. Destaca especialmente la evolución de los ingresos, que subieron un 7,1%, hasta los 28.472 millones de euros.

La distribución geográfica es muy amplia. El negocio en España y Portugal representa el 30% de las primas de seguros comercializadas, el de Latinoamérica un 29,3%, y el generado por su reaseguradora un 21,7%.

Sin embargo, cuando se tiene en cuenta el beneficio, el negocio original sigue teniendo una preeminancia muy importante, representando el 80% de las ganancias netas.

Mapfre ha tenido varios problemas en los últimos años con su negocio internacional, que ahora empieza a reconducir. En 2018 y 2019 tuvo que desprenderse de parte de la actividad que tenía en Estados Unidos, por ser poco rentable (apuntándose abultadas minusvalías por la revisión del fondo de comercio). Este año, ha tenido que revisar la valoración de su negocio Mapfre Asistencia (especialmente por su filial británica Insurance&Go, afectada por el Brexit y la fuerte competencia).
Además, en varios países emergentes la multinacional se ha visto muy perjudicada por la devaluación de las divisas, entre 2016 y 2018. Este efecto se frenó en 2019, donde solo afectó a su filial de Turquía.

“Estamos especialmente satisfechos de la evolución del negocio en Brasil, que ha aumentado un 80% su contribución a los beneficios, y de cómo hemos reconducido la filial de Estados Unidos”, ha apuntado Huertas.

Los analistas esperaban un beneficio de 555 millones en 2019 (frente a los 609 logrados). Las acciones de Mapfre han cerrado hoy con un alza del 1,25%, una subida superior al 0,58% que ha registrado el Ibex.

Normas