Distribución

Un directivo de Dia denuncia ante la CNMV que le obligaron a falsear las cuentas de la cadena

Asegura que computaron ingresos de tiendas cerradas pero no los costes

Un supermercado de la cadena Dia
Un supermercado de la cadena Dia

 Un directivo regional de la cadena de supermercados DIA relata en un informe enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cómo la central exigía falsear cuentas a través de toda una serie de irregularidades, entre ellas dejar de pagar a proveedores o no contabilizar gastos.

El documento, al que ha tenido acceso Efe, ha sido elaborado por un directivo que fue despedido por "motivos disciplinarios" en 2018, aunque los tribunales lo consideraron más tarde improcedente.

El alto cargo arrasa por completo con la gestión de la empresa y en su denuncia, que se enmarca dentro del expediente de investigación abierto por la CNMV a DIA, explica cómo en 2017 recibieron la orden de incluir en las cuentas los ingresos generados por las tiendas cerradas a lo largo del ejercicio -antes de que dejaran de operar-, pero no así los costes.

Asegura que en su caso imputaron en los ejercicios 2017 y 2018 de forma "ficticia" seis trabajadores más por tienda cerrada, empleados en realidad de otros establecimientos cuyo coste "se saca de las cuentas oficiales", pese a que en realidad no habían salido de la empresa.

También se falseó el coste medio de los alquileres, de la electricidad y del mantenimiento, así como de la "pérdida conocida" (los alimentos que no se venden por estar caducados o rotos, entre otros), colocando un valor hasta once veces inferior al real.

Se dejó de abonar a franquiciados algunos conceptos y se obligó a "reflejar que se estaban llevando a cabo reformas en las tiendas aunque no fuera cierto" para aparentar que se cumplían los planes establecidos por la central.

"Durante el último trimestre de 2017 se paralizó el pago a proveedores de marca blanca para mejorar el ratio de tesorería y el nivel de deuda de final de año", lo que provocó "faltas de mercancía en las tiendas", según su denuncia.

Igualmente se dio orden de paralizar "el pago a proveedores de equipamiento", lo que hizo que no llegaran a tiempo hornos, cortadoras o máquinas de zumo.

El responsable regional afirma que recibió estas órdenes mayoritariamente por teléfono, y no por escrito.

Fue despedido en abril de 2018 acusado de mantener una "caja B" con la que pagar pequeños gastos, una "irregularidad" admitida por el propio interesado, quien no obstante advirtió de que "es práctica habitual en todos los centros de España".

Según el juez, la pequeña entidad de las sumas de dinero, añadido a que no había intención de perjudicar a la empresa ni que tampoco se apropió del mismo, hacían injustificado su despido disciplinario.

Los tribunales también tienen abierta una investigación sobre posibles irregularidades contables en DIA tras una denuncia presentada por la Plataforma de Afectados de DIA, creada por el despacho de abogados Gesico.

La Audiencia Nacional ya ha citado como investigados a los miembros de la antigua cúpula de la firma, encabezada por su ex consejero delegado Ricardo Currás.

Normas
Entra en El País para participar