Infraestructuras

ACS coloca a Juan Santamaría al frente de Cimic para frenar su crisis en Australia

El nuevo CEO procede de la filial CPB y lideró la concesionaria Iridium

Juan Santamaría, nuevo CEO de Cimic, y Marcelino Fernández Verdes, CEO de ACS y presidente de Cimic.
Juan Santamaría, nuevo CEO de Cimic, y Marcelino Fernández Verdes, CEO de ACS y presidente de Cimic.

Con más de 18 años de experiencia en los mercados de infraestructuras de España, Estados Unidos, Canadá o Australia, y forjado en la cultura de ACS, Juan Santamaría ha sido el hombre elegido para tapar la herida en la filial australiana Cimic, cuyo cierre con fuertes pérdidas en 2019 ha impactado duramente al grupo español.

Florentino Pérez mueve de nuevo la segunda línea de acción de ACS y promociona a un directivo que lleva años sonando como joven valor y que ya ha pasado por puestos de alta responsabilidad en el negocio concesional.

Cimic, pulmón de ACS en el área Asia-Pacífico, declaró ayer unos números rojos de 1.039 millones de dólares australianos (unos 630 millones de euros) tras contabilizar la venta del negocio en Oriente Medio. Allí ha reconocido un agujero de 1.800 millones de dólares australianos (unos 1.100 millones de euros) en función de su participación del 45% en la compañía BIIC. El saneamiento ha acarreado una provisión de 400 millones de euros en el grupo ACS, accionista de control de Cimic a través de la filial alemana Hochtief.

1,2 millones de salario si se alcanza el objetivo anual

El consejero delegado de Cimic cuenta con un salario fijo de 1,25 millones de dólares australianos, a lo que se suma un incentivo de hasta 750.000 dólares en metálico si se alcanza el objetivo anual. Los dos millones resultantes (1,2 millones de euros al cambio actual) se complementan con un programa de incentivos a largo plazo.

La facturación de Cimic ascendió el año pasado a 14.701 millones de dólares australianos (unos 8.940 millones de euros), lo que supone un incremento del 3%. El ebitda, de 2.146 millones de dólares (1.305 millones de euros) mejoró un 13%. Y descontado el golpe por BIIC, Cimic declara un beneficio neto de 800 millones de dólares (486 millones de euros).

Tándem español

Santamaría releva al CEO Michael Wright, quien fue nombrado en diciembre de 2017 y seguirá ligado al grupo tras 25 años en el mismo. El nombramiento, comunicado ayer al regulador bursátil australiano, se hace efectivo hoy miércoles. En principio, el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, sigue como presidente de Cimic.

El nuevo hombre fuerte de Florentino Pérez en Asia-Pacífico viene de dirigir una de las mayores filiales de Cimic, CPB Contractors. Antes estuvo al frente de la concesionaria de ACS en Norteamérica y fue primer ejecutivo durante una corta etapa de la división Iridium.

El reto ahora es focalizar Cimic hacia su enorme mercado doméstico, incluida Nueva Zelanda, y asegurar el rendimiento en el salto al sudeste asiático.

 

Normas
Entra en El País para participar