Coronavirus

EE UU y Japón aconsejan no viajar a China tras la alerta global de la OMS

La mayor parte de las provincias del país prorrogan una semana las vacaciones del Año Nuevo

Operarios desinfectan un área en la ciudad de Wuhan.
Operarios desinfectan un área en la ciudad de Wuhan. AFP

La epidemia del coronavirus de Wuhan sigue fuera de control y las medidas preventivas se extreman en todo el mundo, después de que la Organización Mundial de la Salud declarara la alerta sanitaria global. Estados Unidos y Japón han aconsejado a sus ciudadanos no viajar a China, mientras China ha cerrado su frontera terrestre. La cifra de contagios asciende ya a los 9.692, 2.000 más que la jornada anterior, y los fallecidos son 213. Además, Estados Unidos ha informado de su primer caso de contagio local, el marido de una mujer que viajó al país.

La epidemia se está expandiendo con mucha mayor rapidez que el virus SARS, al registrar en poco más de un mes la cifra de contagios que en 2003 llevó ocho meses alcanzar. Las autoridades médicas chinas informado que los contagios entre humanos empezaron ya en 2019, y calculan que la epidemia se duplica cada siete días. De momento, eso sí, la inmensa mayoría de los afectados está en la región de Wuhan: de los 1.981 nuevos contagios de ayer, 1.200 están en la provincia de Hubei, al igual que 204 de los 2013 muertos.

De la ciudad de Wuhan, origen del brote, han salido ya numerosos vuelos de evacuación de ciudadanos extranjeros, incluidos una veintena de españoles. China ha asegurado que repatriará "lo antes posible" a todos los ciudadanos repartidos por el mundo cuya procedencia sea la povincia de Hubei.

Ayer, la OMS declaró que la epidemia con origen del denominado corona virus es ya una emergencia sanitaria mundial, debido a la facilidad con la que el virus se puede propagar en países con sistemas sanitarios deficientes. La alerta mundial "no significa que desconfiemos de China: al contrario, creemos en la plena capacidad de ese país para combatir esta emergencia", aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien esta semana viajó a Pekín y se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, para analizar el avance de la epidemia.

Es la sexta ocasión en que la OMS declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en Africa Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus Zika en 2016.

El impacto económico del virus crece al ritmo que se propaga la epidemia. 14 provincias chinas ha anunciado una extensión del periodo vacacional del Año Nuevo durante otra semana, en un intento por contener los contagios. Fábricas y escuelas no abrirán en territorios que representan el 69% del PIB de la segunda economía del mundo.

Entre las provincias que han prorrogado vacaciones están Guangdong, donde está el centro tecnológico de Shenzen, Shanghai, el mayor puerto del país, Jiangsu y Henan, todas con importantes centros industriales. La medida, que se suma a la cuarentena decretada en la provincia de Hubei y a las restricciones de los transportes, amenaza con agudizar el impacto económico.

Normas
Entra en El País para participar