Prosegur, crecimiento con una sólida estructura financiera

Axesor Rating otorga una calificación de BBB con tendencia estable

Prosegur Pulsar para ampliar el gráfico

Prosegur es una de las principales compañías de seguridad privada del mundo, una posición de liderazgo consolidada a lo largo de sus más de cuarenta años de trayectoria. El grupo opera a través de tres líneas de negocio (Prosegur Seguridad, Prosegur Cash y Prosegur Alarmas) y está presente en 26 países, con una fuerte presencia en Europa e Iberoamérica.

Dentro de su plan estratégico, la compañía aborda el crecimiento de las operaciones como uno de sus ejes prioritarios de acción. En 2018, Prosegur reportó un fuerte crecimiento orgánico (+6,5%) e inorgánico (+1,5%) con respecto a 2017. Esta tendencia positiva se mantuvo en 2019, con un incremento en su facturación del 9,5% en los nueve primeros meses del ejercicio que pone de manifiesto la resistencia del negocio.

El sólido crecimiento en moneda local ha permitido al grupo afrontar la acusada depreciación de las principales divisas de la región de Iberoamérica (especialmente el real brasileño y el peso argentino) y el efecto negativo derivado de la aplicación de las normas contables IAS 21 y 29, tras haber sido declarada Argentina como economía hiperinflacionaria.

Estos fueron factores que lastraron el crecimiento esperado de la compañía, situando la facturación en 3.939,2 millones de euros en 2018, con una variación negativa para el ejercicio (-8,2% respecto 2017). A pesar de ello, Prosegur ha continuado presentando unos beneficios en línea con los últimos años (180 millones de euros), con un ebitda (456 millones de euros) y margen ebitda estable y positivo, en torno al 12%. Axesor Rating otorga a la empresa un rating no solicitado de BBB con tendencia estable.

Prosegur ha mantenido también una importante actividad en lo referido al crecimiento inorgánico. La compañía ha llevado a cabo más de 20 operaciones de M&A que han reforzado todas las líneas de negocio, entre las que destacan la entrada en el mercado norteamericano en Seguridad y la actividad en Cash de cara a mantenerse como jugador relevante en la consolidación internacional del sector del transporte de valores. Destaca también la alianza con Telefónica para gestionar de forma conjunta el negocio de Prosegur Alarmas en España y con la que la compañía espera acelerar su crecimiento en este segmento y avanzar en los servicios de seguridad ofrecidos en el hogar.

Además, y a pesar de la complejidad del entorno macroeconómico y del coste de integración de las adquisiciones realizadas, el grupo de seguridad ha seguido protegiendo y trabajando en la recuperación de la rentabilidad. No obstante, de nuevo el impacto de la tasa de cambio ha supuesto una reducción del beneficio neto consolidado hasta los 83,1 millones de euros (un descenso del 28,3%).

La mayor parte de la deuda financiera (83% sobre el total 2018) está compuesta por dos emisiones de bonos con un calendario de vencimientos concentrado a largo plazo y un nivel de deuda controlado en base al rendimiento operativo generado (DFN/ebitda de 1,5x en el 3T2019). Además, Prosegur ha reducido el coste medio de financiación hasta situarlo en el 1,4%.
Finalmente, la compañía ha mantenido una constante mejora en la generación de flujo de caja operativo y ha mejorado el ratio de conversión de ebitda en caja hasta cerca del 50%, poniendo de relieve su capacidad para generar caja.

Por todo ello, desde Axesor Rating consideramos que Prosegur presenta una adecuada capacidad para hacer frente a sus obligaciones financieras, apoyada en la positiva generación de caja y la sólida posición de liquidez presentada. No prevemos un cambio de rating en el corto plazo.

Normas
Entra en El País para participar