Los planes del MIT para hacer de Madrid un foco de emprendimiento

MIDE, iniciativa del instituto tecnológico estadounidense, analiza las fortalezas de la ciudad para ser un ‘hub’

Vista del edificio principal del MIT (Estados Unidos).
Vista del edificio principal del MIT (Estados Unidos). GETTY IMAGES

Las circunstancias para que nazca un nuevo Silicon Valley no van a volver a darse nunca. Lo que sí es posible, sin embargo, es que otras zonas se den a conocer y utilicen el tirón de la innovación y las nuevas tecnologías para intentar posicionarse a nivel mundial como epicentros de emprendimiento. Es lo que cree Alberto Rodríguez, cofundador y consejero delegado del hub madrileño The Cube, quien participó este jueves en la presentación de la Radiografía de la innovación y el emprendimiento en Madrid, un documento elaborado por MIDE (Madrid Innovation Driven Ecosystem) con la colaboración de Impact Hub y la Universidad Politécnica de la ciudad.

Crear esta red de localidades es, precisamente, uno de los objetivos del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), que ha puesto el ojo en varias zonas de todo el mundo para impulsar “ecosistemas tecnológicos y emprendedores”, incluyendo a la capital española. Para ello, antes de nada, es necesario “que el ecosistema de innovación de una región mejore la calidad de las conexiones y enlaces entre los diferentes actores, corporaciones, startups, facilitadores y la universidad”, explicó Javier Sánchez, director general de MIDE, una iniciativa creada a través del Programa Regional de Aceleración del Emprendimiento (REAP, por sus siglas en inglés) del propio MIT. En este sentido, Madrid tiene mucho que aprender todavía. Pese a ello, cuenta ya con parte del camino recorrido, así como con unas ventajas que la convierten en un enclave privilegiado para convertirse en uno de estos focos.

Uno de los detalles en los que se ha fijado el propio instituto tecnológico es la capacidad de atracción de innovación. Por un lado, desarrolló Tomás García, director comercial de industria, telco & media y utilities en IBM, Madrid cuenta con un alto nivel de cualificación de su población al tener al 20% de los egresados del país y al ser la sede de 22 de las 35 empresas del Ibex, el 65% del índice bursátil. Pero además hay que añadirle su calidad de vida, “ya que está considerada como una de las tres ciudades preferidas de los expatriados para vivir”, su localización estratégica y su relevante infraestructura, “que la convierten en punto interesante de enlace con los mercados europeos, de Oriente Medio y de Latinoamérica, aprovechando la conexión cultural e idiomática”.

Entre las fortalezas de Madrid detectadas por la iniciativa del MIT también se encuentran 13 universidades, entre públicas y privadas, nueve hospitales universitarios, seis institutos de estudios avanzados, seis parques científicos y tecnológicos, 40 institutos de investigación del CSIC y seis clústeres de innovación. Además de esto, “la Comunidad de Madrid es la región líder en España en el desarrollo de infraestructuras TIC, y la región plantea alcanzar una inversión en I+D+i de 118 millones de euros en 2020”, prosiguió Alberto Rodríguez.

Pese a toda esta solidez, continuó Javier Sánchez, también se han detectado ciertas debilidades que la comunidad debe corregir si de verdad quiere posicionarse como centro tecnológico e innovador para competir con el resto de ciudades, principalmente europeas. “Uno de los puntos más importantes es la eficacia de la Administración y las facilidades que aporta el entorno regulatorio”, recalcó Tomás García. En este sentido, según datos de Cotec, la Comunidad de Madrid se sitúa en sexto lugar de España en eficacia, y al final de la tabla nacional en lo que atañe al entorno regulatorio. Según los datos recopilados por MIDE, de hecho, el 44% de las empresas madrileñas considera que la principal barrera para establecer colaboraciones con los investigadores es la sobrecarga de trámites administrativos de contratación. Entre los deberes de la ciudad, del que MIDE ya ha tomado nota, es la necesidad de construir una marca en torno a Madrid que sea conocida entre el emprendimiento internacional. “En España tenemos la particularidad de tener dos hubs tecnológicos, Barcelona y Madrid. Aquí tenemos que estar más abiertos a acoger ideas y negocios de fuera”, aseguró Paloma Castellano, de Wayra Madrid, filial de Telefónica. En este sentido, “contamos por primera vez con un concejal dedicado a esto, es un paso muy importante”, señaló Ángel Niño, delegado del área de Innovación y Empleo en el Ayuntamiento de Madrid.

Otros retos que quedan por solucionar, recalcó Vicente Parras, subdirector general de Innovación Tecnológica en la Comunidad de Madrid, es “contrarrestar la mala fama que tiene la innovación entre buena parte de la sociedad, ya que se la sigue viendo como un destructor de empleo”. También sería deseable, en opinión de Rocío Álvarez-Ossorio, de EAE Invierte, conseguir retener el talento extranjero, sobre todo el que proviene de América Latina: “Tenemos una ley de extranjería un poco peculiar. Hay mucha gente que quiere quedarse pero que no sabe cómo lograrlo”.

Normas
Entra en El País para participar