Miedo en las multinacionales a la epidemia: cierres, cancelaciones y teletrabajo

Las aerolíneas suspenden los vuelos con destino y origen en China mientras que las empresas con sede en el país recomiendan cuarentenas a sus empleados

coronavirus de wuhan
Un trabajador realizando trabajos de desinfectación en Qingdao (China).

Compañías de todo el mundo han lanzado alertas sobre cómo repercutirá en sus resultados de 2020 la expansión del virus de Wuhan, que ya ha infectado a unas 6.000 personas y ha dejado 132 fallecidos, al mismo tiempo que han suprimido los viajes por motivos de trabajo que sus empleados tenían previstos a China.

Es el caso de Facebook, que ha cancelado los trayectos que no sean fundamentales y ha instado a aquellos empleados que ya se encuentran en el país, a que trabajen desde casa. Esta última medida también ha sido tomada por Alibaba, cuya plantilla realizará sus tareas desde sus hogares hasta el 2 de febrero; Novartis, que amplía el plazo hasta el 10 de febrero; y Volkswagen, que ha pedido que trabajen desde sus hogares durante dos semanas desde que terminó el periodo de vacaciones. Tencent, por su parte, ha decidido ampliar el periodo de descanso y las vacaciones con motivo del Año Nuevo Lunar durarán hasta el 9 de febrero.

Asimismo, han sido varias las compañías que han pedido a los empleados que han viajado a la China o a la provincia de Hubei que se mantengan en cuarentena en sus hogares durante un periodo de entre 7 y 14 días -el periodo de incubación del virus es de entre 1 y 14 días-. Estas medidas han sido tomadas por la tecnológica china Bytedance, propietario de Tiktok; la firma de comercio electrónico Pinduoduo, UBS Group, Samsung Electronics y H&M.

La prohibición de visitar el país también ha sido implantada por un gran número de firmas como HSBC, que tampoco permite viajar a Hong Kong y ha instado a aquellos que han estado en el continente asiático recientemente a quedarse en sus hogares, al igual que Goldman Sachs y Standard Chartered. Esta última se une a la larga lista de empresas que han restringido o suspendido los viajes: el Commonwealth Bank of Australia, SK Hynix, LG Display, Honda Motor y Nippon Steel, LG Electronis, LG Chemical, Exxon Mobil, la minera brasileña Vale, Toyota Motor, H&M y Swatch. 

También han sido varias las compañías que han suspendido la producción en sus fábricas chinas o han cerrado sus establecimientos en el país. Toyota Motor ha detenido las operaciones hasta el 9 de febrero y AB Inbev ha suspendido la producción en su cervecería Wuhan.

Apple ha cerrado una de sus tiendas en China y reducido el horario de apertura en otras. Fast Retailing de Japón ha clausurado temporalmente unas 100 tiendas de Uniqlo en Hubei; IKEA, alrededor de la mitad de sus 30 centros en el país; H&M ha cerrado 45 tiendas y Swatch, cinco en Wuhan.

En el sector de la restauración, Starbucks ha cerrado más de la mitad de los 4.300 locales que tiene en el país; Yum China ha hecho lo mismo con algunos establecimientos de KFC y Pizza Hut en Wuhan, la única ciudad en la que Luckin Coffee ha cerrado sus cafeterías, mientras que McDonald's ha cerrado las puertas en cinco poblaciones de la región de Hubei.

Por último, en el sector del ocio, Walt Disney ha cerrado sus parques temáticos en Shanghai y Hong Kong, mientras que Imax ha retrasado los estrenos de películas en el país.

El impacto en las multinacionales va más allá por el cierre de fábricas esenciales para la producción de sus productos y que están ubicadas en territorio chino. El Gobierno ha recomendado a las compañías de seis provincias del país que retrasen el reinicio de la actividad empresarial tras las vacaciones. Estas regiones incluyen Jiangsu y Guangdong, centros tecnológicos fundamentales para el sector, donde se encuentran Foxconn y Pegatron, dos de los principales ensambladores de iPhones. 

El sector del motor también se ve muy afectado en este sentido, con el cierre de las plantas de Toyota y Hyundai, mientras que Honda, Nissan y los franceses PSA y Renault han comenzado a repatriar a los trabajadores en china de origen extranjero. 

Aerolíneas

Aerolíneas de todo el mundo han comenzado ya a suprimir los vuelos con origen y destino en China o a reducir su frecuencia. Entre las europeas, dentro del grupo IAG, British Airways ha anunciado que suspende todos los trayectos al menos hasta el 31 de enero, mientras que Iberia lo hará desde este viernes hasta finales de febrero. Asimismo, los clientes que ya tuviesen los billetes comprados, tienen la opción de recuperar el importe sin gastos añadidos o cambiar las fechas.

Finnair ha sido más restrictiva en el tiempo y ha suspendido las rutas a las ciudades de Nankín y a Pekín hasta finales de marzo, mientras que Lufthansa, después de detectar un posible infectado en uno de sus aviones, ha decidido cancelar  todos sus vuelos al país, así como los de Swiss Airlines y Austrian Airlines, pertenecientes al grupo. La holandesa KLM ha decidido mantener por el momento las rutas aunque, al igual que Iberia, ofrece a los pasajeros cancelar los viajes ya planificados sin coste alguno. Air France ha tardado algo más y ha sido este jueves cuando ha comunicado que suspende todos los vuelos que tenía programados con destino y salida desde China hasta el próximo 9 de febrero. Hasta ahora tan solo había cancelado aquellos que volaran a la ciudad de Wuhan. 

Las compañías del otro lado del Atlántico han tomado decisiones similares basadas en la caída de la demanda que están teniendo los destinos del país asiático. American Airlines, la principal aerolínea estadounidense, ha suspendido sus rutas entre Los Ángeles y Pekín o Shangai, mientras que United Airlines ha cancelado 24 vuelos a Pekín, Shanghai y Hong Kong.

Las aerolíneas asiáticas también han tomado estas medidas. Cathay Pacific y Cathay Dragon han anunciado que recortan al menos a la mitad la frecuencia de los vuelos desde el 30 de enero hasta finales de marzo y ofrece a los pasajeros que ya tenían los billetes comprados la posibilidad de cambiarlos de fecha, de destino o de recuperar el importe abonado. Air Seoul ha suspendido también todos sus vuelos con destino a China y la aerolínea indonesia Lion Air ha realizado algunas cancelaciones para los viajes previstos en lo que queda de mes y en febrero. 

Hoteleras

InterContintental ha ofrecido a sus clientes con reservas en China, Hong Kong, Macau y Taiwan la opción de cambiar o anular las reservas que tenían hasta el 3 de febrero. Por su parte, la cadena Hyatt elimina los gastos de cancelación de aquellos que tenían contratadas estancias en sus hoteles y han decidido cancelarlas o modificar las fechas. 

La española Meliá, con cinco hoteles en el país asiático, ha anunciado también que renuncia a los gastos de cancelación de aquellos clientes que quieran cancelar sus reservas en estos establecimientos o les facilitará su modificación.

Cruceros

Roya Caribbean Cruisses ha anunciado que sus resultados de 2020 se verán afectados por la cancelación de tres de sus cruceros de su línea con sede en China. 

Agencias de viajes y operadores turísticos

Ctrip, la principal plataforma online de reservas de alojamiento en China, ha comunicado que más de 300.000 hoteles han decidido ofrecer la devolución de los importes de las estancias previstas entre el 22 de enero y el 8 de enero sin gastos de cancelación. Por otra parte, Fliggy, el sitio web de Alibaba, también ofrece reembolsos similares.

Esta medida ha sido adoptada también por el operador turístico China International Travel Service, mientras que muchos turoperadores europeos están decidiendo suprimir sus ofertas en el país.  

Normas
Entra en El País para participar