Finanzas

Telefónica aprovecha el apetito inversor y vende deuda por 1.500 millones

Coloca 500 millones en bonos híbridos perpetuos y 1.000 millones en deuda sénior

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Tres semanas después de que el mercado de capitales marcara récords, Telefónica decidió hoy probar suerte entre los inversores institucionales. La operadora logró sobreponerse a la inestabilidad que vive el mercado a consecuencia del coronavirus en China y aprovechó la liquidez que abunda para realizar dos emisiones: una de deuda subordinada, perpetua y verde, y otra sénior.

En deuda subordinada perpetua y verde Telefónica ha colocado 500 millones con una rentabilidad del 2,5%, en la parte baja del rango inicial del 2,5%-2,625% y por debajo del rango orientativo de 2,75%-2,875% que existe en el mercado para este tipo de operaciones. La demanda alcanzó los 2.000 millones. Los ingresos logrados se destinarán a inversiones ligadas a la transición energética, "principalmente en eficiencia energética en la transformación de la red de cobre en fibra y a financiar proyectos de auto-generación de energía renovable", según el hecho relevante enviado a la CNMV. Aunque la emisión de híbridos no es la primera que realiza Telefónica sí que es la primera vez en la que el dinero captado se destinará a la autogeneración de energía limpia como parte de los objetivos para el periodo 2015-2050. La teleco busca compatibilizar la expansión de red con la urgencia de reducir las emisiones de CO2. Con anterioridad a esta emisión verde Telefónica había vendido un bono social verde en 2019.

La última emisión de este tipo realizada por Telefónica fue en septiembre de 2019. Al igual que ahora la operadora captó 500 millones a un precio mayor (la rentabilidad se situó en el 2,875%). Los bancos colocadores han sido BBVA, BNP Paribas, CaixaBank, Mizuho, NatWets Markets y Santander.

Las obligaciones pagarán un interés fijo del 2,502% anual desde la fecha de emisión (inclusive) hasta el 5 de mayo de 2027 (no incluida). A partir del 5 de mayo de 2027, abonarán un tipo fijo igual al tipo swap a siete años más un margen de 2,663% anual hasta el 5 de febrero de 2030. Este interés alcanzará el 2,913% al año hasta el 5 de mayo de 2047. Llegados a esta fecha el interés anual será del 3,663%.

Para la referencia a 10 años, la empresa que preside José María Álvarez Pallete vendió 1.000 millones a un precio de 68 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo a ese plazo), equivalente a una rentabilidad del 0,664%. El precio final se sitúa dos puntos por debajo de los 70 con los que comenzó la emisión y 22 menos que el precio que hay en el mercado para emisiones de sénior de esta clase. La demanda alcanzó los 2.000 millones. Hace justo un año, Telefónica abrió el mercado con una emisión de este tipo. En aquella ocasión el precio fue de 90 puntos básicos, equivalente a una rentabilidad del 1,069%. El libro de órdenes se cerró con una demanda de 5.500 millones, superior a la registrada esta vez. Los bancos que han participado en esta operación han sido Banca IMI, Crédit Agricole, Commerzbank, Deutsche Bank, HSBC, MUFG, SMBC Nikko, Socété Générale y Unicredit.

En paralelo, Telefónica ha comunicado a la CNMV que ha lanzado una oferta de compra sobre dos emisiones de deuda subordinada. La primera de ellas es una emisión de 600 millones de libras (algo más de 710 millones de euros) a siete años de la que circula el 28,5% del importe y por la que ofrece el 104,5% del nominal. La segunda emisión es de 625 millones de euros a ocho años, de los que aún circulan el 46,8% y por la que Telefónica paga el 112% del nominal.

Normas