Coronavirus de Wuhan

China extrema las medidas de prevención ante un virus “más contagioso” y prolonga el Año Nuevo

Pekín extiende el periodo vacacional y multiplican las restricciones. Los infectados superan los 2.000 y hay ya 56 fallecidos

China extrema las medidas de prevención ante un virus “más contagioso” y prolonga el Año Nuevo

China intenta evitar a toda costa que el brote del coronavirus se convierta en una epidemia fuera de control. La llamada “neumonía de Wuhan” ha causado ya 56 víctimas mortales, más de 2.000 infectados y se ha extendido a una docena de países. Tanto el Ejecutivo de Pekín como numerosos gobiernos locales han multiplicado las restricciones al movimiento, y el Gobierno ha prolongado las vacaciones del Año Nuevo para prevenir contagios.

Las autoridades sanitarias han alertado de que la cepa del virus es más contagiosa que microbios similares, como el del SARS de 2003. A diferencia de éste, el coronavirus de 2019 es capaz de propagarse durante el periodo de incubación, durante el que el paciente no muestra señales de enfermedad. Este periodo puede durar hasta 14 días. “Según la última información clínica, la capacidad del virus para extenderse parece ser más fuertes”, aseguró Ma Xiaowei, responsable de la Comisión Nacional de Salud.

De hecho, en apenas seis días el número de pacientes diagnosticados se ha multiplicado por 10. Y el alcalde de Wuhan, ciudad de origen y epicentro del brote, calcula que otros 1.000 infectados resultarán del análisis de 2.700 pacientes sospechosos solo en esa ciudad. Pekín ha ordenado la construcción de un nuevo hospital en Wuhan y está enviando personal de apoyo y suministros médicos a marchas forzadas. Se espera la llegada de 1.600 trabajadores en los próximos dos días

Las medidas de prevención también son extremas: Ayer la agencia Caixin informaba que el Gobierno prorrogará, por un periodo indefinido de tiempo, las vacaciones laborales y escolares del Año Nuevo Chino. Es la principal festividad del año, y una ocasión que aprovechan los trabajadores de grandes centros urbanos (como Wuhan) para regresar a sus lugares de origen. El año pasado se registraron 3.000 millones de desplazamientos. Las autoridades de Pekín han pedido a sus ciudadanos, vía un mensaje de emergencia a todos los teléfonos móviles, que eviten darse la mano.

La medida se suma al cierre de la ciudad de Wuhan y sus ciudades satélites, decisión que ha confinado a decenas de millones de personas. Las autoridades de Hong Kong han prohibido la entrada a viajeros procedentes de Hubei (cuya capital es Wuhan), y varios gobiernos provinciales o locales han cancelado todos los autobuses interurbanos. El Gobierno también ha prohibido la venta de paquetes turísticos, tanto domésticos como al extranjero, además del comercio de animales vivos. Se han cancelado multitud de celebraciones del Año Nuevo, cerrado parques temáticos, la Ciudad Prohibida y tramos de la Gran Muralla. Según Reuters, los desplazamientos han caído un 29% el primer día de las vacaciones respecto al año pasado, y un 42% en el caso del avión.

Mientras, la epidemia se extiende por el mundo. Ayer se registró el tercer caso en Estados Unidos y el primero en África, además de nuevos contagios en Japón, Corea del Sur, Taiwan y Tailandia, además del ya registrado en Francia. Ayer se analizaban posibles casos en Austria y Costa de Marfil. En España se han descartado todos los casos sospechosos. Las autoridades mundiales del transporte han tomado medidas preventivas en los aeropuertos y sobre los viajeros procedentes de China.

En el plano internacional, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se reunirá este lunes en Hong Kong con autoridades locales y expertos internacionales para intentar coordinar una respuesta ante la epidemia.

Normas
Entra en El País para participar