Santander UK revoluciona su consejo al segregar banca minorista y de inversión

En 2019 el consejo del banco en Reino Unido ya sufrió un vuelco, que unido al actual es el mayor giro en la cúpula de la entidad desde la salida de Ana Botín

Sede de Santander UK
Sede de Santander UK Bloomberg

Banco Santander ha abordado en los últimos meses la que puede ser la mayor revolución de su consejo de administración en su filial británica desde que Ana Botín dejó la entidad de Reino Unido para convertirse en la presidenta del grupo en septiembre de 2014, tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín.

Los cambios en el consejo de Santander UK se han producido en dos fases y por dos motivos muy diferentes.

En 2019 el máximo órgano de gobierno del grupo británico tuvo que hacer frente a cinco cambios de consejeros, consecuencia en parte a la nueva estructura organizativa del grupo puesta en marcha tras la aprobación de los nuevos objetivos del banco para los próximos tres años en abril de 2019.

Los cambios afectaron a cinco consejeros. De ellos, Javier San Félix y Antonio Román dejaron sus sillones en Santander UK para asumir nuevos roles en la organización. Así, Román, que además de consejero era director financiero de la filial de Reino Unido, fue designado director de banca comercial en Santander España, mientras que Javier San Félix, uno de los hombres de mayor confianza de Ana Botín, dejo Reino Unido para convertirse en director general del grupo.
Les sustituyeron Duke Dayal y Susan Allen, respectivamente. Otras nuevas incorporaciones en el consejo fueron Bruce Carnegie-Brown, (se incorporó para reforzar el vínculo entre Santander UK y el grupo), Garrett Curran y Dirk Marzluf.

Garret Curran fue nombrado consejero para sustituir a Julie Chakraverty, que debía dejar el banco al tener una empresa (Rungway) para la gestión del compromiso de los empleados y el cambio cultural de organizaciones que se ha convertido en proveedor de algunas entidades financieras, razón por la que tuvo que abandonar el banco ante un posible conflicto de interés.

Pero meses después Santander UK ha vuelto a dar otro vuelco a su consejo de administración, aunque en esta ocasión las modificaciones producidas, y anunciadas este mismo mes de enero, son consecuencia del giro regulatorio llevado a cabo en Reino Unido. La nueva normativa conocida como ring fence, y que supone la segmentación del negocio bancario minorista de la banca de inversión ha supuesto también un tsunami en la cúpula de Santander UK.

Siete consejeros británicos han comunicado en el registro mercantil británico (Companies Houses) su salida con fecha del 9 de enero de 2020.

Entre ellos se encuentran Garret Paul Curran y Susan Mary Allen, nombrados solo unos meses antes.

Fuentes de Santander aseguran que todos los nuevos cambios comunicados se deben a la nueva norma por la que se debe separar los negocios minoristas del de banca de inversión.

Santander UK ha sido para varios consejeros españoles en la filial británica un paso previo para ocupar posteriormente un alto cargo en el grupo, recuerdan fuentes financieras.

Efectos de la norma ‘ring fence’

En los últimos meses Santander ha tenido que mover varias fichas en Reino Unido ante la inestabilidad provocada por el Brexit, y ante la normativa del ring fence o segregación de los negocios bancarios de retail y de inversión. Entre esta norma y el Brexit le ha supuesto al banco un deterioro de 1.500 millones de euros en el fondo de comercio de su filial británica, apuntados en el tercer trimestre de 2019. La norma provoca que la sucursal del banco en Londres aumente sus activos en 40.000 millones de euros (de los que 25.000 millones son de un traspaso inicial de activos desde Santander UK). También prevé un aumento de costes al duplicarse algunas funciones, lo que disminuirá la capacidad de generar beneficios de su filial en el país británico.

Normas
Entra en El País para participar