Alimentación

Deoleo aprueba el plan de rescate de la banca para esquivar la quiebra

La junta da luz verde a una operación acordeón y a la segregación de los activos a nuevas filiales

El presidente y consejero delegado de la aceitera Deoleo, Ignacio Silva durante la Junta Extraordinaria de Accionistas en la sede de la compañía en Rivas
El presidente y consejero delegado de la aceitera Deoleo, Ignacio Silva durante la Junta Extraordinaria de Accionistas en la sede de la compañía en Rivas EFE

La junta de accionistas de Deoleo ha aprobado en una sesión extraordinaria la segregación del patrimonio de la sociedad en favor de nueva creación, Deoleo Holding, que a su vez los traspasará a una tercera, Deoleo Global. También ha dado luz verde a una reducción y posterior ampliación de capital de 50 millones para sacar a la compañía aceitera de la causa de disolución, como paso imprescindible para la ejecución de los acuerdos alcanzados con las entidades financieras acreedoras de la compañía.

Una reestructuración “absolutamente necesaria”, como ha afirmado el presidente y consejero delegado de Deoleo, Ignacio Silva, dados los niveles “insostenibles de endeudamiento de la compañía. Un apalancamiento tan elevado aboca a una sociedad a una reestructuración en profundidad o a disolución”, ha añadido Silva. Este ha cifrado en 27 millones de euros los intereses anuales que debe pagar la empresa por su deuda, superiores a su actual generación de ebitda. “Esta situación merma nuestra situación competitiva en el mercado, no nos permite invertir en las marcas y nos limita en las negociaciones con los proveedores”, ha explicado Silva.

El acuerdo presentado a los accionistas supone aliviar la deuda de la firma. Como ha descrito Silva, parte de la deuda financiera neta de 575 millones de euros se reducirá con el dinero obtenido en la ampliación de capital, entre 40 y 50 millones, de la que CVC, primer accionista, asegura hasta 40 millones si el resto de las accionistas no ejecutan sus derechos de suscripción preferente.

Otros 242 los afrontará con un calendario a largo plazo, mientras que la cantidad restante, 282 millones, será capitalizada por las entidades acreedoras. Una vez completada el proceso de filiación de Deoleo, estos pasarán a controlar el 49% del negocio. “Esto nos permite reducir enormemente el nivel de endeudamiento y extender el calendario de pagos, lo que nos conduce a una situación de sostenibilidad”, ha dicho Silva. Descontada la posición de caja, de 75 millones, la deuda se reduce a 180 millones.

“La pagaremos con el plan que tenemos y que nos tiene que llevar a generar 55 millonesde ebitda en 2023. Si hacemos ese plan, que ya ha empezado y está por encima de lo que habíamos planificado, repagaremos la deuda a los cinco o seis años”, ha detallado el presidente y consejero delegado de Deoleo. El ebitda de la empresa al cierre del tercer trimestre era de 19,6 millones, cifra que esperan superar “sobradamente” esa cifra al cierre del año.

La nueva estructura de capital de Deoleo supone la dilución de sus actuales accionistas. A precios de mercado, la ampliación de 50 millones para un valor que capitaliza 30 implica que el peso del actual accionista en el capital se rebajará en, al menos, un 62,5%. Posteriormente los acreedores se quedarán con la mitad de la nueva empresa.

Así, los minoritarios han mostrado en la junta su descontento con la situación de la empresa y la pérdida de valor de sus títulos. Estos, independientemente de acudir o no a la futura ampliación de capital, tendrán derecho a suscribir de forma gratuita unos warrants que les permitirán acceder a un 10% del valor de una futura venta de la empresa en un plazo de cinco años, siempre que esta supere los 575 millones de euros.

“Hemos visto pasar a muchos directivos diciendo que todo iba a salir bien. Hoy se certifica el desastre. Nuestras acciones valen cero euros”, ha afirmado una accionista de la empresa. “Si la refinanciación se ejecuta están expulsando a decenas de miles de minoritarios que perderemos nuestra inversión”, ha apuntado Yago Casado, representante del grupo de 18 accionistas que han demandado la impugnación de la junta del pasado 3 de junio.

Esta no cambiará los planes del consejo. Según ha explicado Ignacio Silva, la ampliación se llevará a cabo independientemente del avance de esta demanda, que pide anular, entre otros acuerdos, una reducción de capital de 137 millones acometida para compensar pérdidas. “Este proceso es indispensable, porque en la situación actual no se pueden pagar” los 60 millones que vencen en septiembre y porque está en desequilibrio patrimonial".

Las acciones de Deoleo han registrado en las jornadas previas a la junta una actividad desconocida, multiplicando su precio casi por tres en las tres primeras sesiones del año para después caer con igual violencia. El valor está ahora en mínimos, cotizando en 0,022 euros. Hoy la acción ha arrancado inhibida por exceso de volatilidad y apuntando a subidas del 14%, para después desinflarse y marcar descensos del 5% antes de volver a dispararse el 17%. Finalmente, sus acciones han cerrado con un alza del 6,67%.

Normas
Entra en El País para participar