Sacudida en la publicidad digital: Google eliminará las ‘cookies’' de terceros en Chrome

Las cookies permiten a los anunciantes dirigirse a las personas con anuncios de sitios web que visitaron anteriormente

publicidad digital
Logo de Google AFP

Google ha provocado una sacudida en el mundo de la publicidad con su decisión de “hacer obsoleta” una herramienta clave utilizada por los anunciantes para rastrear a los posibles clientes a medida que se mueven por la web: el buscador está eliminando las cookies de terceros.

Chrome, el navegador más usado del mundo con una cuota de mercado en torno al 64%, según Statcounter, dijo el martes que dejará de admitir cookies de terceros en los próximos dos años, fijando así por primera vez una fecha límite para equipararse en privacidad a competidores como Firefox o Safari. Así, el navegador pasará a dificultar la tarea de las empresas de publicidad en internet, que usan estos códigos para vender a los anunciantes espacios digitales de difusión ajustados al público al que se dirigen.

"Nuestro objetivo es hacer de la red un sitio más privado y seguro para los internautas, a la par que damos apoyo a los anunciantes", indicó al divulgar la decisión el director de Ingeniería de Chrome, Justin Schuh.

Las cookies son fragmentos de código que se alojan en los navegadores de las personas y las siguen en la web y han sido durante mucho tiempo una parte central de cómo opera la industria de anuncios en línea. Las cookies de terceros se diferencian de las originales o de primeros, enviadas al sistema por el dominio que se está visitando para agilizar y facilitar la navegación y futuras visitas mediante, por ejemplo, el recuerdo de nombres de usuario y contraseñas o de preferencias de navegación.

La decisión de Google marca un nuevo escenario para el marketing digital, a pesar de no ser la única compañía con una postura similar. Los navegadores Safari de Apple y Firefox de Mozilla ya bloquean las cookies de terceros, pero debido a que Chrome es utilizado por la mayoría de los usuarios de Internet, la decisión de la compañía representa un cambio importante en la industria.

Para mitigar el gran impacto que el anuncio de este martes pueda tener en el mercado de la publicidad digital -que es la principal fuente de ingresos de Google-, la firma de Mountain View (California, EE.UU.) confía en su iniciativa "privacy sandbox" (arenera de privacidad), todavía en desarrollo.

 Anunciada a mediados del año pasado, "privacy sandbox" tiene como objetivo crear unos estándares abiertos que mejoren la privacidad en la red, permitan a los internautas no compartir sus datos o actividades conectados en la medida de lo posible y, a la vez, sean útiles a los anunciantes para dirigirse a públicos específicos.

Nueva era

Deshacerse de las cookies “fundamentalmente hace que todo sea diferente”, asegura a Bloomberg Ari Paparo, jefe de la firma de publicidad digital Beeswax y ex ejecutivo de Google. Si la primera era de la publicidad en línea fue la venta directa entre editores y anunciantes, y la segunda fue la oferta basada en algoritmos, un sistema sin cookies será la tercera, afirma Paparo.

A pesar de la magnitud del cambio, Paparo cree que muchos anunciantes han tenido tiempo para deshacerse de las cookies. El destino de la herramienta había estado en el limbo durante algún tiempo, y al menos ahora hay claridad para la industria sobre qué esperar, dice. Más comodidad para los vendedores: los cambios solo afectan a la publicidad de escritorio, mientras que muchos dólares de publicidad ahora se están vertiendo en teléfonos móviles o televisores conectados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar