Los pedidos de Boeing cayeron en 2019 a mínimos de varias décadas

La prohibición de vuelo del 737 MAX ha ralentizado su producción y reducido el número de entregas

boeing
Modelo de Boeing 737 Max.

La tragedia del 737 MAX sigue pasando factura a Boeing, que ha anunciado este martes que, en 2019, registró la peor cifra de pedidos en décadas así como la mayor caída en el número de entregas en 11 años. 

Al haber permitido cancelar o modificar los pedidos anteriores a la tragedia, el fabricante de aeronaves estadounidense solo recibió 54 nuevos pedidos en el último ejercicio y sus entregas fueron menos de la mitad de las un año antes. 10 meses después del segundo accidente del 737 MAX, que llevó a las autoridades de aviación estadounidenses y europeas a prohibir su circulación, Boeing se enfrenta aún a un retraso de más de 5.400 pedidos de sus aeronaves para vuelos de larga y corta distancia. 

Mientras tanto, su competidor europeo Airbus anunció a principios de mes que alcanzó los 768 pedidos, tras las cancelaciones pertinentes, en 2019 y entregó 863 aeronaves, una cifra récord para la compañía. 

Boeing ha explicado que sus entregas cayeron un 53%, hasta las 380 unidades, el último año, ya que la prohibición de vuelo de los 737 MAX le imposibilitó realizar las entregas correspondientes y le obligó a reducir su producción a la mitad a principios de enero. 

Los fabricantes de aviones reciben la mayor parte de sus beneficios en el momento en el que las naves son entregadas, por lo que este último paso es fundamental para sus cuentas financieras. 

Los analistas consideran que Boeing ha perdido alrededor de 1.000 millones de dólares al mes debido a la paralización del 737 MAX y ha acumulado cerca de 3.000 millones de cash flow negativo en el tercer trimestre del año. Las cifras de los últimos tres meses de 2019 se conocerán el próximo 29 de enero. 

La compañía, que cesó a su consejero delegado a finales de diciembre, aún está trabajando en solucionar los problemas de modelo siniestrado y se desconoce cuándo tendrá luz verde de los reguladores para que la aeronave pueda volver a volar. De hecho, American Airlines ha anunciado este martes que retrasa de nuevo la incorporación de estos aviones a su flota: la aerolínea no volará con este modelo hasta el 3 de junio de 2020. Se une así al retraso anunciado por United Airlines la semana pasada, que comunicó que no operará con estas aeronaves hasta el 3 de junio, frente al mes de marzo que tenía ahora en el horizonte.

Una vez que la Administración Federal Americana apruebe los arreglos realizados por la compañía en la aeronave, American Airlines, la principal aerolínea estadounidense, necesitará al menos 30 días para tener lista su flota y a sus pilotos. Por el momento, según Reuters, el regulador americano no dará el visto bueno hasta febrero aunque podría retrasarse hasta el mes de marzo o aún más tarde.

Normas
Entra en El País para participar