Telefónica ficha a Morgan Stanley para analizar todas las alternativas en Latinoamérica

La teleco tiene abiertas todas las opciones, desde una venta a una OPV

Laura Abasolo y José María Álvarez-Pallete, en la presentación del proyecto.
Laura Abasolo y José María Álvarez-Pallete, en la presentación del proyecto.

Telefónica ha contratado a Morgan Stanley para analizar todas las alternativas de cara a sus operaciones en Latinoamérica, según ha adelantado la agencia Bloomberg, y ha sido confirmado por este periódico.

De esta forma, Morgan Stanley estudiará opciones que incluyen posibles alianzas y ventas de activos para los negocios del operador español en la región, excluyendo Brasil, que se ha situado como uno de los cuatro mercados estratégicos junto a España, Alemania y Brasil, en los que la teleco va a concentrar todos los esfuerzos.

Fuentes de Telefónica no han querido hacer comentarios.

Con este movimiento, Telefónica da un paso más en su nueva estrategia en la región, que vive una nueva etapa tras la decisión anunciada en noviembre para realizar una spin-off operativo y agrupar los activos en la región en una nueva filial, bajo el mando de Alfonso Gómez, que a su vez reporta a la directora financiera, Laura Abasolo.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha buscado acelerar el proceso. En diciembre pasado, el directivo viajó a los principales países de Hispanoamérica, para explicar el proyecto a las cúpulas locales, acompañado de Laura Abasolo.

De momento, la operadora no ha tomado ninguna decisión sobre la forma en la que afrontar las posibles desinversiones o los acuerdos, que podrían pasar por una venta en su conjunto, por países, una colocación en Bolsa (opción que la teleco estudió en 2012), o bien por la entrada de un socio financiero, tal y como realizó con la entrada de KKR y Pontegadea en Telxius. Por ejemplo, Bank of America apuntó tras el anuncio de Telefónica que es probable que se ejecuten país por país, mientras que Fidentiis indicó que espera una venta de los activos en un solo movimiento en lugar de en piezas, porque reduciría el atractivo de estos negocios.

En el mercado se han hecho valoraciones sobre el conjunto de los activos en Hispanoamérica, que se mueven en el entorno de los 12.000 millones de euros.

Fuentes del mercado señalan que entre los interesados en los activos de Telefónica figuran compañías como Millicom y Liberty Latin America, que en los últimos meses han cerrado adquisiciones de relevancia en la región.

Con las posibles desinversiones y con los ahorros de costes, Telefónica afrontaría reducciones de deuda, que al cierre del tercer trimestre rondaba los 38.000 millones de euros. Además, obtendría recursos para afrontar posibles adquisiciones, como los relacionados con el negocio móvil de la operadora brasileña Oi.

En cualquier caso, Telefónica busca recuperar la confianza de los inversores, en un momento complicado para la acción en Bolsa, que cotiza ligeramente por encima de los seis euros. En agosto pasado, las matildes llegaron a caer hasta los 5,86 euros, su precio mínimo de los últimos 20 años. Las acciones caen un 0,22% cerca de las tres de la tarde, hasta 6,16 euros.

 

Normas
Entra en El País para participar