Cellnex avanza en el puzle europeo con Alemania como pieza pendiente

Ha entrado en Irlanda y Portugal, dos países de su lista de objetivos Tier 1, y continúa su expansión con el apoyo del mercado

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.
Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.

En su último Capital Markets Day, celebrado en noviembre de 2017, Cellnex adelantó las líneas estratégicas de su expansión en Europa. Además de reforzar la posición en los mercados en los que estaba presente entonces, España, Italia, Francia, Suiza, Holanda y Reino Unido, sus responsables dieron tres listas de países por orden de importancia para su posible entrada, objetivo Tier 1, Tier 2 y Tier 3.

Ahora, junto a las distintas operaciones de crecimiento en Italia, España, Francia, Suiza y Reino Unido, Cellnex ha completado ya la entrada en dos de los países Tier 1, Irlanda, con la compra de Cignal en septiembre por 210 millones de euros, y Portugal, con el reciente anuncio de la adquisición de Omtel, por 800 millones (con una inversión adicional de 140 millones en nuevos emplazamientos).

Dentro del grupo de países Tier 1 quedarían pendientes Dinamarca, Bélgica, Luxemburgo, Austria y Alemania. El mercado germano es el mayor de Europa con más de 80 millones de habitantes, y en él operan tres grandes telecos, Telefónica, Vodafone y Deutsche Telekom. Precisamente, Cellnex ya tiene relación con el antiguo monopolio alemán. Y es que Deutsche Telekom Capital Partners es uno de los socios del grupo español en su aventura suiza con Sunrise, junto con Swiss Life Asset Managers.

En la lista de países Tier 2 figuran los países escandinavos, las repúblicas bálticas, Polonia, Chequia, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria, mientras que en la Tier 3, están incluidas Hungría, Grecia y los países integrantes de la antigua Yugoslavia.

Fuentes del mercado apuntan que todos los integrantes de la UE forman parte del interés potencial del grupo, a través de dos ejes principales: la consolidación en cada uno de los ocho mercados en los que está ya la compañía y el análisis de posibles oportunidades en los países que no está.

Las operaciones están motivadas por la desinversión de una teleco, proceso que se está acelerando en Europa de la manode compañías como Vodafone, Orange y Telefónica, o por la venta por parte de fondos de inversión de alguna empresa de infraestructuras similar a Cellnex, tal y como ha ocurrido en el último año con Arqiva en Reino Unido, Cignal en Irlanda, y Omtel en Portugal, ejecutadas por el grupo. La entrada en un mercado está condicionada por las oportunidades que se presenten, de las que Cellnex ha estado pendiente. Además, su nombre sale ya como candidato en cualquier operación que se pueda plantear en el mercado.

De momento, la compañía ha cumplido los planes, con una intensa carrera de adquisiciones, que le ha llevado a ejecutar o comprometer inversiones por más de 12.000 millones de euros desde 2015, año en el que salió a Bolsa. De ellos, más de 7.000 millones corresponden a operaciones que se anunciaron en 2019, ejercicio en el que materializó una drástica transformación, con la que ha duplicado su tamaño.

Con la operación lusa, las ventas futuras contratadas (backlog) alcanzan los 38.500 millones. La empresa va a superar los 58.000 emplazamientos, cifra solo superada por American Tower entre los gestores independientes de infraestructuras de telecos, y que consolida a Cellnex como líder claro en Europa.

El mercado ha premiado los movimientos. Si en 2019 las acciones de Cellnex duplicaron su valor a pesar de las dos ampliaciones de capital realizadas (de 1.200 y 2.500 millones de euros), en estas primeras sesiones de 2020, al calor del anuncio de Portugal, los títulos acumulan una revalorización del 6% y cotizan cerca de 41 euros, que otorgan al grupo una capitalización bursátil cercana a 16.000 millones.

Goldman Sachs señaló que la compra de Omtel es positiva estratégicamente, amplía su huella europea y añade valor. Estos analistas, además, indicaron que Cellnex se ha reforzado como socio independiente y de confianza, que deberían ayudar al grupo para cerrar nuevas adquisiciones, a pesar de la competencia. Ayer, BNP Paribas inició la cobertura de Cellnex con la recomendación de comprar y un precio objetivo de 49,5 euros, bajo parámetros como el fuerte potencial de crecimiento por las adquisiciones, el menor impacto por los acuerdos entre operadoras para compartir redes (menos del 2% del flujo libre de caja) o el actual escenario de bajos tipos de interés, que reducen los costes de la deuda para acometer posibles compras.

Una de las cuestiones principales es saber hasta dónde puede llegar Cellnex. En la presentación de las cuentas del tercer trimestre, el grupo recordó su estimación de 11.000 millones de euros en cuanto a oportunidades existentes en el mercado. De ellos, 4.000 millones se han ejecutado ya por los acuerdos con Salt e Iliad, este último cerrado a final de 2019.

Con respecto a los 7.000 millones pendientes de la cartera de oportunidades, 2.700 millones habían sido ejecutados a través de las transacciones de Arqiva y Cignal, a las que habría que unirse las compras de 1.500 emplazamientos a Orange España con una inversión de 260 millones, anunciada en diciembre, y la transacción con Omtel.

Liquidez

En noviembre, Cellnex contaba con una liquidez disponible de 9.100 millones de euros (4.900 millones en caja y 4.200 millones en deuda no dispuesta), eso sí, antes de la ejecución de las operaciones de Iliad, Arqiva, Orange España y Omtel, con lo que ahora tendría algo más de 3.000 millones. BNP Paribas indica que con la posición financiera remanente, Cellnex tendría capacidad para adquirir entre 10.000 y 12.000 nuevos emplazamientos en cualquier país europeo. “Cellnex tendrá capacidad para financiar el resto de las operaciones analizadas con su actual liquidez y nueva deuda hasta final de 2021”, dice BNP.

Además, el grupo se sigue preparando para los nuevos escenarios. Para el periodo 2015-2020, además de convertirse en socio de confianza de las telecos y ampliar el portfolio, el objetivo era preparar el 5G. Para el periodo 2020-2025, la denominada Cellnex 3.0 seguirá la expansión geográfica junto con la entrada en nuevos servicios, más allá de las infraestructuras pasivas.

Normas