Debate de investidura

EH Bildu: "Sin nuestros votos no hay ni habrá Gobierno de progreso"

La intervención de la diputada vasca causa una bronca en el Congreso

La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua.
La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua. EFE

La tensión vivida el sábado en la primera sesión de investidura ha dado paso a la bronca con la intervención de la portavoz parlamentaria de EH Bildu, Mertxe Aizpurua que ha comenzado su turno de palabra hablando de la crisis de Estado. En concreto, la diputada ha empleado en principio de “crisis del régimen inaugurado en 1978 y que se mantiene en la actualidad”, cuestionando así el régimen monárquico actual. “La modélica Transición se edificó sobre dos ejes principales: la indisoluble división de España y la economía de mercado. Hoy, ambos están en crisis".

Aizpurua ha alabado el cambio de mensaje efectuado por Pedro Sánchez pero le ha advertido que sin los votos de EH Bildu y “sin atender las demandas de nuestras naciones no hay ni habrá gobierno de progresos”, una advertencia que se produce después de las bases del partido apoyaran el viernes la propuesta de abstención. Esto no permitirá a Sánchez sacar adelante la investidura en primera votación, pero sí le servirán para salir investido el martes, momento en el que basta con que los apoyos superen a los noes.

La portavoz del partido vasco ha recordado que Sánchez “abocó” a una repetición electoral porque intentó formar Gobierno sin el apoyo del independentismo, eludiendo “la necesidad de abordar la agenda del conjunto del independentismo del Estado español”.

Los momentos de mayor tensión han llegado cuando Aizpurua ha hecho mención a Arnaldo Otegui y la “represión del País Vasco”. Esto ha generado un gran revuelo entre los diputados de PP y Vox. “Vosotros nos matabais a nosotros”, le ha recriminado Pablo Casado mientras Santiago Abascal ha abandonado el hemiciclo “para no seguir escuchándola”.

La presidenta del Congreso, Meritxel Batet, ha tenido que llamar en varias ocasiones a la calma. "Cada grupo ha tenido su tiempo para defender su posición política, ¿pueden dejar de gritar? Esta presidencia tiene una obligación por encima de cualquier otra que viene mandatada por la Constitución, por el Constitucional y por los Derechos Humanos, que es garantizar la libertad de expresión recogida en nuestro texto constitucional. Les pido por favor que apliquen el mismo respeto al precepto constitucional de libertad y expresión", ha afirmado en los momentos de mayor tensión.

Al término de la intervención de Aizpurua y antes de que Sánchez tomara la palabra en el turno de réplica los diputados de Vox, PP y Ciudadanos han gritado “¡fuera, fuera!. Por su parte, el diputado popular Adolfo Suárez Illana se ha mantenido en su escaño como miembro de la Mesa pero dando la espalada a la tribuna de oradores.

La bronca no ha quedado ahí. Cuando ha concluido el turno de réplica y contrarréplica, el líder popular, Pablo Casado, ha recriminado a Batet que en virtud del artículo 103 debería haber llamado al orden de la diputada de EH Bildu "cuando ha vertido injurias sobre las instituciones del Estado". "Es la intervención más nauseabunda que he escuchado nunca. Por las 800 víctimas de ETA. Es infame lo que hemos vivido", ha remarcado. Unas palabras que han sido secundadas por el diputado de Ciudadanos, Edmundo Bai.

Grupo Mixto

La portavoz de la CUP en el Congreso, Mieria Vehí, reiteró que su partido votará no a la investidura de Sánchez y se mostró desconfiada con la mesa bilateral acordada por el PSOE y ERC, Vehí además lo que considera muestras de excepcionalidad en España reprochó al líder socialista que solo se derogue parcialmente la reforma laboral y abogó por un regulación del precio de la vivienda y no de las zonas más tensionadas como recoger el pacto programático de PSOE y Unidas Podemos. También se mostró partidaria de eliminar las tasas universitarias y advirtió de que la política fiscal acordad no permitirá sufragar el gasto social si se respeta la consolidación presupuestaria de la UE.

El diputado de UPN y portavoz de Navarra Suma, Sergio Sayas, acusó este domingo a Pedro Sánchez de "blanquear" a Bildu y "vender a España por fascículos" para mantenerse como presidente del Gobierno, algo que atribuyó a que el líder socialista quiere seguir en el poder a cualquier precio. 

Asimismo, el diputado de UPN sostuvo que la investidura que Sánchez intenta gracias al apoyo de Podemos y la abstención de Bildu tuvo en "ensayo general" en Navarra, en referencia a que la socialista María Chivite se convirtiese en presidenta de esta comunidad gracias a que la formación de Arnaldo Otegi se abstuvo.

El grupo mixto lo ha cerrado el representante de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, ha anunciado que votará contra la investidura de Pedro Sánchez. "A su partido se le cae la 'e' de español cuando borra la palabra Constitución de sus pactos", le ha espetado. Asimismo, ha acusado al candidato al socialista de firmar acuerdos que fomentan la desigualdad entre españoles, de haber olvidado los "principios sagrados de la democracia" y de unirse con quienes "hacen del tribalismo su norma de conducta".

Martínez Oblanca ha concluido su intervención entonando tres vivas a la Constitución, a España y al rey, que algunos diputados de PP y Vox han secundado, al término de su intervención.

Normas
Entra en El País para participar