Bimbo ha ejecutado diez ampliaciones de capital en su filial española en año y medio

Ha acometido cuatro solo en 2019 y alcanza las 28 desde 2014 en Bimbo Iberia

Diversos paquetes de pan de molde de la marca Bimbo.
Diversos paquetes de pan de molde de la marca Bimbo.

El recién nombrado director general de Bimbo en Iberia, José Luis Saiz, antes consejero delegado de Calidad Pascual, tiene trabajo por delante para enderezar las finanzas del negocio de la multinacional mexicana en España.

Bakery Iberian Investments, la sociedad que aglutina todo el negocio en la península ibérica y da forma a lo que se conoce como Grupo Bimbo Iberia, ha ejecutado hasta diez ampliaciones de capital en el último año y medio para garantizar su viabilidad.

En el ejercicio 2019 que está a punto de concluir han sido un total de cuatro, tres de ellas registradas a finales de noviembre, tal y como aparece en las publicaciones del Boletión Oficial del Registro Mercantil (Borme).

Bimbo Iberia cerró el ejercicio 2017, el último del que ha depositado sus cuentas anuales consolidadas, con un capital escriturado de 178,5 millones, casi 35 más que en anterior. En ese ejercicio llevó a cabo 11 ampliaciones de capital. El Borme del 3 de diciembre pasado reflejaba las dos últimas operaciones de este tipo, que han elevado el capital social de Bimbo Iberia a 228,5 millones, es decir, 50 millones más que a cierre de 2017.

A eso hay que añadir la prima de emisión aparejada a la creación de las nuevas acciones, que no queda reflejada en los anuncios del Borme y que supone la inyección más importante para el patrimonio neto de la sociedad. Como reflejan las últimas cuentas de Bakery Iberian Investments, las 11 ampliaciones ejecutadas en 2017 llevaron aparejadas una prima de emisión total de 130 millones. En las seis de 2018, también reseñadas en esos estados contables, esa prima fue de 116 millones.

Todas las rondas fueron cubiertas por la matriz a través de sociedades en México y Holanda, con la creación de nuevas acciones con un valor nominal de 100 euros cada una. Habrá que esperar a las cuentas de 2019 para conocer la inyección total que ha acometido Bimbo en su negocio ibérico a través de las primas de emisión en este ejercicio

Las ampliaciones de capital han sido constantes en Bimbo Iberia como forma de que el patrimonio neto de la sociedad no se vea afectado por las continuas pérdidas. Desde 2014 alcanzan las 28.
Pero estas no solo afectan a la sociedad dominante del grupo. Bimbo SA, su principal subsidiaria y que aglutina la producción tradicional de Bimbo en España, con las fábricas de Granollers (Barcelona), Solares (Cantabria) o Madrid, acaba de realizar una ampliación para salir de causa de disolución, después de que cerrara el ejercicio 2018 con un patrimonio neto inferior a la mitad de su capital social. Este ha pasado a ser de 106 millones, como refleja el Borme del 20 de diciembre.

Esta sociedad finalizó el ejercicio 2018 con unas pérdidas de 69 millones de euros, un 154% más que en el año anterior por deterioros y costes de reestructuración. Las ventas fueron de 265 millones, un 6% menos. Esta sociedad traspasó a Bimbo Donuts, la antigua Panrico, la facturación que realizaba a terceros.

La antigua Panrico perdió 43 millones


Bimbo acordó en 2015 la compra de Panrico, la productora de los históricos Donuts, por 190 millones de euros. Rebautizada ahora como Bimbo Donuts, esta adquisición continúa siendo un lastre para el grupo mexicano. Bimbo Donuts registró unas pérdidas de 43 millones en el ejercicio 2018, casi el doble que en el anterior, según la empresa por deterioros y costes de reestructuración. Ello pese a que sus ventas crecieron un 94% hasta 395 millones, después de que Bimbo SA le traspasara durante el año los derechos de facturación sobre terceros cliente. Según indica en su memoria financiera, la empresa está “implementando un plan de reorganización empresarial” para “la consecución de resultados positivos en los próximos ejercicios”.

Normas
Entra en El País para participar