La inversión en redes y las subastas de 5G amenazan al dividendo de las telecos

Vodafone, Deutsche y Telefónica Alemania han aprobado recortes

El sector afronta otro año de freno en sus ingresos

La inversión en redes y las subastas de 5G amenazan al dividendo de las telecos

El dividendo en las grandes telecos europeas vuelve a vivir momentos de incertidumbres. La compra de espectro para telefonía móvil 5G en las subastas ya previstas para los próximos meses, las fuertes inversiones en despliegues de redes de fibra óptica y 5G, así como el estancamiento de los ingresos como consecuencia de la fuerte competencia están aumentando la presión financiera sobre muchas compañías del sector.

Lo cierto es que, en las últimas semanas, algunas de las grandes telecos han tomado decisiones drásticas. Telefónica Deutschland, una de las telecos más generosas con los inversores, sacudió al sector a principios de diciembre al anunciar una reducción del dividendo para 2020 del 37%, a causa del esfuerzo inversor previsto para los dos próximos años.

Deutsche Telekom anunció un dividendo con cargo a 2019 de 0,60 euros por acción, frente a la retribución de 0,70 euros abonada en los últimos años, mientras que Orange decepcionó al mercado al establecer un suelo de dividendo de 0,70 euros por título hasta 2023, dentro del nuevo plan estratégico, por debajo de las previsiones de los analistas, que esperaban crecimiento.

Con anterioridad, en mayo pasado, Vodafone anunció un recorte del dividendo del 40% con el objetivo de reducir deuda, en la que era la primera reducción de esta remuneración al accionista desde 1990.

“Los recortes del dividendo de Deutsche Telekom y Telefónica Deutschland podrían ser el preludio de un sombrío 2020”, indica Bloomberg Intelligence, que añade que el sector tiene una flexibilidad financiera limitada para elevar la remuneración a los accionistas, ante las distintas amenazas a las que se enfrenta la generación de caja. Las estimaciones para el sector apuntan a una caída de los pagos por dividendo del 0,5% en 2020 y del 1% en 2021, tras la caída 8% registrada en 2019, como consecuencia del recorte aprobado por Vodafone. Esta evolución contrastaría con el crecimiento esperado del 4,3% para 2021 del conjunto del Stoxx 600.

A su vez, BT y Freenet podrían ser las próximas operadoras en reducir el dividendo, ante la fuerte presión existente sobre su caja. En sentido contrario, otros grupos como Iliad o Sunrise han adelantado aumentos del dividendo para 2020, en el caso de la primera por la mayor generación de caja en Francia, y en el de la teleco suiza, tras descartar la adquisición de UPC.

En el mercado hay distintas estimaciones sobre la evolución de la remuneración para los próximos tiempos. Barclays espera que, tras un techo en el pago de dividendos en 2018 como consecuencia de la generación de caja, se produzca un ligero declive en los próximos años. “Para el sector esperamos una caída del ratio de payout al 57% en 2020 frente al 61% de 2019”, señala el banco de inversión en un informe, añadiendo que esta bajada seguiría a la ya registrada en 2019 como consecuencia de las rebajas en el dividendo de grupos como Vodafone.

En términos generales, Barclays espera un crecimiento de los ingresos del sector de las telecos europeas en 2020, en línea con 2019, con un aumento del ebitda cercano al 2%, apoyado en este último caso en los recortes de costes. “Los ingresos por servicios domésticos deberían estabilizarse en 2020, especialmente por las mejoras en Francia e Italia”, indica el banco.

Bolsa

En este escenario, las operadoras europeas siguen languideciendo en Bolsa, y están a punto de cerrar otro ejecutivo decepcionante por la ausencia de horizontes de crecimiento. El Stoxx Europe 600 Telecom Index sube poco más de un 1% en 2019, gracias a grupos como Cellnex, que casi han duplicado valor.

Entre los grandes grupos, BT es el peor valor con una caída anual en Bolsa del 17%, por un 12% de Telefónica. Orange cede cerca de un 7%, por un 5,3% de Telenor, un 3% de Telia, un 1,3% de Vodafone y un 0,7% de Deutsche Telekom. En sentido contrario, Telecom Italia y Swisscom suben este año más de un 10%, por un 3% de KPN.

Ventas de activos para reducir deuda

Desinversiones. Las operadoras continuarán en 2020 con sus estrategias destinadas a reducir el apalancamiento. Las telecos europeas cuentan con más opciones en esta vía con las desinversiones y venta de participaciones en distintos negocios o filiales en otros países, ante las pocas perspectivas sobre un verdadero proceso de consolidación, una vez que el nuevo ejecutivo comunitario parece seguir la política del anterior. El nombramiento de Margrethe Vestager, ex comisaria de Competencia, como vicepresidenta de la CE apunta a que habrá pocos cambios en la política regulatoria ante eventuales fusiones.

Torres. Grandes operadoras como Vodafone, Orange y Telefónica han acelerado en las estrategias para la venta de activos vinculados a las torres de telefonía móvil, con la creación de filiales para agrupar estos activos. El grupo español, que ha creado una Infra, ha vendido en las últimas semanas emplazamientos en países como Brasil, Ecuador y Colombia. También Orange ha vendido torres en España a Cellnex.

Data centers. Otra opción pasa por la posible venta de centros de datos, tal y como han realizado este año grupos como Telefónica y KPN.

Normas