La nave espacial de Boeing regresará a la Tierra tras un problema para entrar en órbita

Un error en el temporizador provocó que el CST-100 Starliner quemara el combustible demasiado pronto

Boeing CST-100 Starliner.
Boeing CST-100 Starliner. via REUTERS

El primer vuelo de prueba de la nave espacial tripulable Starliner CST-100 de Boeing despegó con éxito a las 11.36 GMT del 20 de diciembre desde Cabo Cañaveral, a bordo de un cohete Atlas V. Sin embargo, cincuenta minutos después del despegue, se informó de que estaba fuera de posición para la inserción orbital, último impulso para unirse a la estación espacial. Un fallo en el temporizador provocó que la cápsula quemase combustible con más celeridad de la debida. La nave del fabricante de aviones abortará la misión y regresará a la Tierra el próximo domingo. El aterrizaje tendrá lugar en White Sands (Nuevo México, Estados Unidos). 

Boeing había dicho previamente a ese momento que la nave estaba en una órbita estable y había orientado sus matrices solares hacia el Sol para cargar su batería. La cápsula, sin tripulación a bordo, se separó y comenzó el vuelo a las 6.52 horas de Estados Unidos. Un administrador de la NASA ha asegurado a Reuters que a pesar de las complicaciones, "cualquier astronauta habría estado a salvo". 

El test de vuelo del Starliner es la segunda misión a la estación espacial para el proyecto con tripulación que impulsa la NASA. El programa tiene como objetivo tener astronautas de transbordadores de Boeing y de Space Exploration Technologies Corp. Este ensayo es uno de los más importantes para validar que la cápsula resulta apta para los viajes espaciales tripulados. 

La Agencia Espacial de Estados Unidos concedió a Boeing 4.200 millones de dólares y a SpaceX 2.500 millones de dólares para desarrollar cápsulas espaciales capaces de transportar a la estación espacial desde suelo estadounidense por primera vez desde que el Transbordador Espacial en el año 2011. 

El SpaceX de Elon Musk realizó un vuelo de demostración de su Cápsula Crew Dragon a la ISS en marzo, también sin nadie a bordo. La compañía de Musk y Boeing esperan enviar astronautas al espacio por primera vez el año que viene. 

Normas
Entra en El País para participar