Finanzas

Bankinter saca a Bolsa Línea Directa al repartir sus acciones como dividendo

Distribuirá 1.184 millones de euros, el 82,6% del capital de la aseguradora

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.
María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

Golpe de efecto y de modelo de Bankinter y de su aseguradora. El banco que dirige María Dolores Dancausa ha aprovechado el fin de año para anunciar su intención de separar el negocio de seguros de su actividad bancaria, pese a la vinculación tan estrecha que ha tenido desde hace más de dos décadas este modelo, y sacar a Bolsa Línea Directa.

El consejo de administración del banco ha aprobado sacar al mercado su aseguradora (tiene el 100% de su capital), que se convertiría así en una compañía independiente y cotizada, según informó el miércoles a la CNMV. La aseguradora, una de las más agresivas del mercado, ha sido valorada en 1.434 millones de euros, según la tasación realizada por Citigroup.

Para ello, el banco que dirige Dancausa propondrá a la junta de general de accionistas, que se celebrará en marzo, distribuir la totalidad de la prima de emisión, que asciende a 1.184 millones de euros, en dividendo, entregando así a sus accionistas el 82,6% de Línea Directa Aseguradora, unas acciones que posteriormente serán admitidas a negociación. El 17,4% restante del capital de la firma de seguros, con un valor de 250 millones según la tasación de la compañía, pasa a ser una inversión financiera en la cartera de Bankinter.

Antes de entregar los títulos a los accionistas del banco como dividendo en especie Bankinter ha previsto ajustar el número de acciones de Línea Directa para facilitar que cada accionista reciba un título suyo por cada acción que controlen en el banco. Para ello procederá a un split de las acciones de Línea Directa y su distribución. La operación coincide en un momento en el que casi todos los bancos han buscado socios para crear sociedades de bancaseguros entorno al 50%. Además, la regulación bancaria impone importantes recargos de capital al negocio asegurador, y además limita el reparto de dividendos.

Esta separación de los dos negocios (el bancario del asegurador) supondrá una reducción neta del patrimonio de unos 200 millones de euros, como resultado de la diferencia entre los 1.184 millones de euros distribuidos de la prima de emisión y la plusvalía de 1.000 millones de euros por la puesta en valor de la participación.

Según explica Bankinter, el objetivo de esta división del negocio de seguro directo, que tantas alegrías ha dado en la cuenta de resultados del banco, del negocio bancario, permitirá a cada compañía “desarrollar sus estrategias a futuro de forma independiente” y que ambas puedan operar en sus respectivos entornos regulatorios “con una estructura de capital y una política de dividendos adecuada a sus necesidades”.

La operación tiene aún que pasar, además de por la aprobación de la junta de accionistas, por las autorizaciones de los reguladores, como la Dirección General de Seguros, el Ministerio de Economía, el BCE y la CNMV, que cuentan con un plazo máximo de seis meses para pronunciarse. Por lo que la salida a Bolsa de Línea Directa no se producirá hasta mínimo septiembre de 2020, explican fuentes de Bankinter.

Con carácter previo a la transacción, Línea Directa pagará un dividendo a Bankinter de 60 millones de euros, dejando el ratio de solvencia en torno al 180%, aún muy por encima de lo que requiere Seguros, incluso se mantiene como la primera aseguradora por solvencia en Europa, según expertos del mercado.
Bankinter asegura que esta distribución extraordinaria tendrá “un impacto limitado” en la rentabilidad del grupo, que pasará del 12,6% a un 11,1%. Aunque mejora el ratio de solvencia consolidado CET 1 en 5 puntos básicos, desde el 11,57% del pasado mes de septiembre al 11,62%.

Línea Directa es responsable en la actualidad del 18% del resultado del grupo Bankinter, al cierre del tercer trimestre de este ejercicio, aunque llegó a aportar el 42% en 2013. La entidad financiera asegura que la aportación del negocio bancario está creciendo más rápidamente que el negocio asegurador. Entre las palancas nuevas de crecimiento se encuentra Evo, banco incorporado recientemente al grupo, o Portugal, cuya filial sigue mejorando su aportación a los resultados. También cuenta con una pata en Irlanda a través de Avantcard.

La salida a Bolsa es una obligación implícita recogida en los estatutos de Bankinter, que contemplan la posibilidad de que el banco entregue a sus accionistas un dividendo en especie con cargo a la prima de emisión, “siempre que se garantice su admisión a cotización en un año”.

Normas