Mutua quitará el ‘enchufe’ en una reforma de 65 millones de las icónicas Torres de Colón

La aseguradora llevará a cabo una remodelación para sacar al mercado en 2022 un activo de cero emisiones

Mutua

Uno de los iconos de Madrid desde los años setenta del pasado siglo cambia de imagen. Mutua Madrileña reformará las emblemáticas Torres de Colón diseñadas por Antonio Lamela en la plaza de Colón de Madrid. El grupo asegurador invertirá 65 millones de euros en el nuevo diseño, que ya ha comenzado y que estará terminado en 2022. En esta rehabilitación desaparecerá el conocido como enchufe, el sombrero verde que une actualmente los dos edificios y que surge de una reforma anterior de los años noventa.

“A los madrileños el enchufe no nos gustaba”, reconoció este martes José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, en la presentación de la obra, encargada al estudio del arquitecto Luis Vidal. El cambio será visible gracias a dos nuevos cubos de cuatro plantas en su parte superior. Además, las dos torres se unen.

Las torres son un icono de la arquitectura, no solo por su ubicación, sino porque se construyeron de arriba hacia abajo y siendo uno de los tres edificios suspendidos de la ciudad. Sus obras comenzaron en 1969 y fueron la sede de Rumasa, el holding expropiado por el gobierno socialista de Felipe González a José María Ruiz Mateos. En los años noventa se acometió la primera reforma coronándolas mediante el enchufe, unas escaleras para incendios que las unía y una nueva fachada anaranjada. En la reforma de 2012 se reformó profundamente el interior.

Estado actual de las Torres Colón con su emblemático
Estado actual de las Torres Colón con su emblemático "enchufe"

Ahora, el enchufe se sustituye por dos cubos, desaparece la escalera y los edificios se unen, además de contar con una nueva piel desapareciendo el naranja de su exterior.

El inmueble no gana edificabilidad y la altura permanecerá invariable en los 117 metros, aunque la sensación será de mayor tamaño por el volumen en los cubos superiores. Para conseguir que el edificio mantenga la misma superficie utilizable, desaparecen plantas de la parte inferior. La reforma en la parte interna ya ha comenzado y se prevé que dure algo más de dos años. Por eso, el presidente del Grupo Mutua, Ignacio Garralda, prevé que el nuevo inmueble de oficinas se pueda inaugurar en 2022. La aseguradora ha decidido dar una nueva imagen a este emblema porque se ubica “en el centro neurálgico de la ciudad y tiene una visibilidad enorme”, comentó Garralda, quien recordó que Mutua es uno de los grandes propietarios de este tipo de edificios en España, sobre todo en Madrid y en el eje de La Castellana, con un patrimonio de 2.000 millones.

“Madrid ha evolucionado y las Torres de Colón tenían que revitalizarse, adaptándose a los días de hoy”, afirmó el arquitecto Luis Vidal. “Van a ser las primeras grandes torres de la nueva década”.

En la obra se respeta el núcleo original de hormigón, que se reforzará, igualmente que los tirantes y la cimentación. Precisamente, mientras se ha solicitado la licencia, ha comenzado la tramitación de la catalogación de la Comunidad de Madrid para proteger elementos arquitectónicos como el núcleo. La reforma no ha estado exenta de polémica en las últimas semanas, ya que Estudio Lamela, dirigido por Carlos Lamela (hijo del arquitecto que las ideó), lamenta una rehabilitación que no respeta el patrimonio, según su parecer.

Mutua quitará el ‘enchufe’ en una reforma de 65 millones de las icónicas Torres de Colón

Un emblema sostenible

De izquierda a derecha, Mariano Fuentes, José Luis Martinez-Almeida e Ignacio Garralda.
De izquierda a derecha, Mariano Fuentes, José Luis Martinez-Almeida e Ignacio Garralda.

Cero emisiones. Uno de los aspectos claves de la reforma será la visión verde. “Será un emblema de la ciudad desde el punto de vista de la sostenibilidad, con un consumo casi nulo”, afirmó Ignacio Garralda. De hecho, según Mutua, el edificio tendrá emisiones de CO2 casi nulas, frente al comparable de 1.000 toneladas al año de un inmueble similar. Asimismo, el edificio consumirá casi un 60% menos de energía que uno convencional, el 10% de la energía será autogenerada en las torres y el 100% será de origen renovable.

El primero. “El edificio será innovador, icónico, eficiente y duradero”, apuntó el arquitecto Luis Vidal. El inmueble de oficinas de 20.000 metros cuadrados será, según Vidal, el primer inmueble de España considerado de consumo casi nulo.

Normas