Financiación

El Tesoro ahorra 2.400 millones con el recorte de un 42% de las emisiones netas

Las comunidades autónomas han preamortizado préstamos por más de 5.000 millones

El Tesoro ahorra 2.400 millones con el recorte de un 42% de las emisiones netas

La incertidumbre política no ha impedido a España seguir disfrutando de unas condiciones de financiación cómodas. El secretario del Tesoro, Carlos San Basilio, destacó que 2019 ha sido un “año muy especial”. El bloqueo político y la incapacidad para aprobar unos presupuesto no han pasado factura a la confianza de los inversores en la economía española. Después de dos ejercicios en los que el coste de las nuevas emisiones permanecían estables en torno al 0,65%, en 2019 la reducción sostenida de la prima de riesgo ha llevado al tipo de interés de las nuevas emisiones al 0,23%. Es decir, nunca antes el Tesoro se había financiado a unos precios tan bajos. Por su parte, el coste medio de la cartera de deuda pasa del 2,39% al 2,19%. Los esfuerzos acometidos por centrarse en las emisiones a medio y largo plazo se tradujeron en un ascenso de la vida media de la deuda que se sitúa en los 7,55 años, comparable a la de países como Alemania o Francia.

En paralelo el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha continuado rebajando las emisiones a lo largo de 2019 tanto las brutas como las netas. Esto ha contribuido a ahorrarse 2.373 millones en el pago de intereses a lo largo de ejercicio en el que importe de emisiones brutas se ha cerrado en su nivel más bajo desde 2007: 19.960 millones, un 41,76% menos que en 2018 (34.277 millones) y un 42,9% menos que las previsiones que se manejaban a comienzos de año (35.000 millones). Por su parte, las emisiones brutas se han situado por debajo de los 200.000 millones por primera vez desde 2011. A lo largo del presente ejercicio, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha continuado la senda descendente de reducción de las emisiones que imperan desde 2012.

El secretario del Tesoro, Carlos San Basilio, ha señalado que esta reducción se ha debido a una combinación de factores: la buena evolución de los costes de financiación, la gestión eficiente de la tesorería del Estado, el acceso al mercado de las comunidades autónomas y las amortizaciones anticipadas de su deuda con el Estado.

En una jornada en la que se ha conocido que Andalucía ha incumplido el objetivo de estabilidad, deuda pública y regla de gasto en 2018, algo que le impedirá acudir al mercado en 2020, San Basilio ha señalado que para el próximo ejercicio tendrá volver a financiarse por medio de los mecanismos entendidos estos como el Fondo de Liquidez Autonómica y la facilidad financiero. "Andalucía tiene su autorización porque en su momento cumplía. Pero ha incumplido algunas de las condiciones, lo que le obligaría a volver al FLA", ha afirmado San Basilio,

El secretario del Tesoro ha remarcado que gran parte de las reducciones de las necesidades de financiación se han debido a lo captado por las comunidades a lo largo del ejercicio, que han vendido deuda por valor de 3.300 millones. Asimismo, las comunidades autónomas han preamortizado préstamos del Fondo de Financiación de las Comunidades Autónomas (FFCCAA) por importe de 5.000 millones.

La financiación de las regiones a lo largo de 2019 queda de la siguiente forma. Por un lado están las que han captado dinero en el mercado (Asturias, País Vasco, Navarra, Castilla y León y Madrid), las que han combinado los recursos que obtienen de los inversores con el logrado a través de los mecanismos (Galicia, Andalucía e Islas Baleares) y los que se financian única y exclusivamente por medio del FLA (Extremadura, Castilla La Mancha, Muria, Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón, La Rioja y Canarias). El secretario general del Tesoro ha destacado que el objetivo natural es que, a medida que las comunidades vayan cumpliendo, salgan a los mercados a financiarse.

El secretario del Tesoro se ha mostrado cauto y aunque ha rehusado hacer predicción, espera que la ratio de deuda PIB cierre el ejercicio en el 96%. Respeto a la tenencia de bonos, San Basilio ha destacado el peso de los inversores extranjeros que a raíz de la mejora de la calificación crediticia han aumentado la tenencia de títulos españoles. A día de hoy el 45% de la deuda está en mano de los inversores extranjeros. Entre ellos destaca la entrada de los inversores asiáticos después de que el rating haya recuperado el notable (la nota oscila entre el A de S&P; el A- de Fitch y el Baa1 de Moody's). Por su parte, los bancos ha reducido su presencia y ostenta el 15% de la cartera de deuda mientras las entidades aseguradoras cuentan con el 10%.

Normas
Entra en El País para participar