Iberia calcula que el AVE le llevaría hasta 400.000 viajeros extra a la T4 de Barajas

La aerolínea prevé un incremento del 2,5% en su capacidad en un "complicado" 2020

El presidente de Iberia, Luis Gallego.
El presidente de Iberia, Luis Gallego.

Iberia ha insistido esta tarde, ante un nutrido grupo de periodistas en Madrid, en la necesidad de mejorar la conectividad e intermodalidad en el aeropuerto de Barajas para hacerlo competir como hub con los de París, Fráncfort o Ámsterdam. El presidente de la compañía, Luis Gallego, ha reiterado la petición de la llegada del AVE hasta la T4, en la que está previsto que operen Iberia y Air Europa en el marco de la ampliación del mayor aeropuerto de Aena.

Iberia maneja informes en los que se estima que el tren de alta velocidad podría aportar entre 300.000 y 400.000 viajeros extra al aeropuerto madrileño. Pero Gallego también se ha referido a la oportunidad de restar vuelos de corto radio, que actualmente alimentan las operaciones de larga distancia de la propia Iberia, transfiriendo pasajeros a un modo de transporte más eficiente medioambientalmente como es el tren.

Iberia maneja informes en los que se estima que el tren de alta velocidad podría aportar entre 300.000 y 400.000 viajeros extra al aeropuerto madrileño

El primer ejecutivo de Iberia también está defendiendo, de este modo, su cuenta de resultados. Entre las rutas deficitarias o de bajo rendimiento que opera la aerolínea de IAG son mayoría las domésticas, en las que la reiteración de frecuencias se debe a la citada necesidad de llenar los vuelos de larga distancia. "Un 65% de los pasajeros del largo radio vienen en conexión", ha recordado Luis Gallego, "a este tipo de viajero le da igual dónde coger sus aviones para viajes de larga distancia siempre que la conexión les resulte cómoda. Lo que no es normal es que haya viajeros que vuelen desde Valencia a América por París", ha señalado.

El proyecto de la conexión del AVE con la T4 de Barajas lleva años sobre la mesa del Ministerio de Fomento, y la propia remodelación de la estación de tren de Chamartín contempla un futuro ramal hacia el aeropuerto. Sobre los presupuestos estimados, se ha especulado con cifras que van de los 150 millones de euros en el supuesto más barato (tercer hilo sobre la línea de Cercanías C1 (Príncipe Pío-Atocha-Recoletos-Chamartín-Aeropuerto T4) hasta los 400 millones en el más caro (nuevo trazado de ancho europeo dedicado exclusivamente a servicios de larga distancia). Al respecto, Gallego ha eludido entrar en cifras.

Desde Iberia se ha defendido la adquisición de Air Europa como una oportunidad para hacer del aeropuerto madrileño un hub global. La suma de ambas empresas resulta una flota de 63 aviones de largo radio, en quinta posición entre las grandes aerolíneas europeas tras los 65 aparatos de KLM. Los contactos con la Comisión Europea están ya abiertos. De hecho, el director financiero de Iberia mantiene reuniones hoy en Bruselas aunque aún no hay fecha para el depósito del paquete de documentación con los que Iberia defenderá esta histórica integración en el sector aéreo español.

El director financiero de Iberia mantiene reuniones hoy en Bruselas, en defensa de la compra de Air Europa, aunque aún no hay fecha para el depósito del paquete de documentación

Competencia con el AVE de bajo coste

La reunión de Iberia con medios de comunicación se ha producido un par de horas después de la presentación del futuro AVE low cost de Renfe, que arrancará el 6 de abril en el corredor Madrid-Barcelona.

La aerolínea ve en la alta velocidad un aliado para llenar sus aviones hacia destinos remotos. Incluso está dispuesta a negociar nuevos modelos de intermodalidad con Renfe y sus futuros competidores sobre las vías. Pero también se prepara para la competencia que se avecina. Renfe comenzará a vender billete del nuevo Avlo a finales de enero y ya en diciembre de 2020 está prevista la irrupción de los servicios de bajo coste del gigante francés SNCF. "Haremos lo que esté en nuestras manos para que el Puente Aéreo (Madrid-Barcelona) siga siendo atractivo", ha aseverado el presidente de Iberia sin entrar en mayor detalle. La guerra de billetes baratos parece estar servida.

Tras la ofensiva del AVE en precios, iniciada en 2011 con Ana Pastor al frente del Ministerio de Fomento, y una vez que Iberia rediseñó su oferta en el Puente Aéreo en alianza con Vueling, la cuota de mercado en el corredor Madrid-Barcelona se ha estabilizado en un 67% para el tren y un 33% para el avión. La llegada del tren Avlo y la entrada de un producto similar al Ouigo que la SNCF explota ya en Francia vuelven a poner a prueba la resistencia de uno de los productos clásicos de Iberia.

Talgo de la serie 112 reconvertido en el nuevo AVLO, el tren de alta velocidad 'low cost' de Renfe.
Talgo de la serie 112 reconvertido en el nuevo AVLO, el tren de alta velocidad 'low cost' de Renfe.

"Me gusta el AVE, he viajado muy cómo en él, pero sigo sin verlo para viajes de un día", ha sentenciado Luis Gallego, quien reconoce que en distancias menores a 600 kilómetros el tren bala sí es un rival difícil de batir.

Año de ralentización en la demanda

Iberia ha notado en su propia cuenta de resultados la contracción de la demanda en los últimos meses de este 2019, así como la caída generalizada de los ingresos por asiento en todo el sector aéreo. Para 2020 el director comercial de la aerolínea, Marco Sansavini, prevé un "año difícil en el que Iberia deberá ser flexible y adaptarse".

La aerolínea preveía un incremento del 8,7% en capacidad en el año que ahora finaliza, quedándose finalmente en un 7,8% de alza. Para 2020 el crecimiento previsto alcanza el 2,5%. La principal novedad es la vuelta a Washington (EE UU), pero Iberia también crecerá hacia Asia, donde busca una tercera alianza en China para ampliar su red de conexiones en el país. "Debemos focalizarnos en los destinos en los que parece que va a acompañar la demanda", ha añadido Sansavini.

Además del AVE en Barajas, Iberia también ha reclamado esta tarde que se articulen medidas de compensación del CO2 en lugar de nuevos impuestos ecológicos que ya se extienden por Europa. La empresa también ha sido especialmente crítica con "la falta de compromiso político" para la implantación de la estrategia de Cielo Único Europeo: "Podríamos consumir un 10% menos y llegar antes a los destinos si no tuviéramos que volar en zig zag. Los gobiernos europeos deben tomárselo en serio", según el director corporativo de Iberia, Juan Cierco.

Tanto las nuevas ecotasas como la eliminación de barreras en los cielos son asuntos que se tratan en las últimas semanas en foros del sector, como Iata y A4E, y en el seno de la UE.

Normas
Entra en El País para participar