CIE ajusta producción y plantilla en India con 500 despidos

La caída de ensamblaje de vehículos en el país asiático será del 14 % en 2020

Una fábrica de CIE Automotive en India, donde tiene una veintena de centros.
Una fábrica de CIE Automotive en India, donde tiene una veintena de centros.

El fabricante de componentes de automoción CIE sigue aplicando una estrategia de gestión flexible. Su red de 109 fábricas en 16 países le permite recortar capacidad en los mercados a la baja en producción de vehículos y apostar por aquellos donde suben las matriculaciones.

Con este planteamiento, la corporación con sede en Bilbao ha decidido aplicar un proceso de reconversión en su base industrial en India, donde cuenta con una veintena de centros y 9.000 trabajadores. Despedirá a 500 empleados, todos ellos con contrato temporal, y reducirá su actividad industrial en el país.

Este mercado asiático, en lo que va de año, ha sufrido un recorte de producción del 20 % en el segmento de coches y del 15 % en el de motos. Varios factores explican esos números. En un país en el que el 80 % de los conductores financian sus vehículos de cuatro ruedas (el 40 % en el caso de las unidades de dos ruedas), las limitaciones a los préstamos al consumo se han endurecido por la crisis de dos de los bancos más populares del país.

India también ha subido recientemente los impuestos relacionados con los nuevos automóviles. Ahora pagan más tasas por su matriculación y por las pólizas de seguros. CIE sigue muy atenta los datos del mercado de automoción de India. Prevé que la producción de vehículos caiga un 14 % este año, para alcanzar un volumen de cuatro millones de unidades, similar a las cifras de 2015.

El grupo ya despidió en su día en Brasil a 1.000 empleados y luego se reforzó cuando se recuperó el mercado

En el mejor de los escenarios, India pudiera incrementar en un 1 % ese volumen de ensamblaje a lo largo del próximo ejercicio. Estos escenarios no afectan a la marcha de los resultados del grupo que dirige Jesús María Herrera, consejero delegado de CIE. La corporación vasca ganó 224 millones netos al cierre del tercer trimestre, un 18 % más.

En relación con las ventas, el incremento fue del 14 %, al contabilizar 2.609 millones. La citada diversificación por mercados está detrás de estos números. En los malos momentos de Brasil, CIE llegó a despedir a un millar de sus trabajadores en ese país, para luego aprovechar la recuperación del mercado carioca con la compra de empresas del sector de componentes de automoción.

De hecho, Brasil fue el refugio del grupo vasco cuando estalló la pasada crisis económica de 2008 y sus ventas se redujeron a la mitad en 2009, por el desplome de la industria de automoción en Europa. Pero en Brasil, CIE creció en esa época al 140 %.

Normas
Entra en El País para participar