El PMI manufacturero de España sube con timidez y continúa en contracción

El índice de IHS Markit vuelve a situar al país por debajo de los 50 puntos por sexto mes consecutivo

Un trabajador en una fábrica en Barcelona.
Un trabajador en una fábrica en Barcelona.

La economía del sector manufacturero en España continuó contrayéndose en noviembre debido a la incertidumbre política y económica, afirmó este lunes IHS Markit. El índice PMI aumentó de los 46,8 puntos en octubre a los 47,5 en noviembre, pero continúa por debajo de la línea de los 50 puntos, que divide al crecimiento de la contracción, por sexto mes consecutivo.

La producción y los nuevos pedidos disminuyeron notablemente, aunque a un ritmo más lento que en octubre, debido en parte a una caída más fuerte de los nuevos pedidos para exportaciones. Además, se registraron recortes de empleo, ya que persistieron evidencias de capacidad disponible, mientras que las empresas volvieron a expresar decepción en su evaluación de las perspectivas futuras.

En cuanto a los precios, las compañías se beneficiaron de la reducción de los costes de los insumos, aunque las fuertes presiones competitivas hicieron que los precios cobrados se redujeran por tercer mes consecutivo.

Los encuestados por IHS Markit dijeron que continúa la paralización de los mercados de bienes, tanto en el país como en el extranjero, lo que se suma a que el gasto del consumidor y el gasto de capital entre los clientes se vieron afectados por la persistente incertidumbre con respecto al panorama político y económico actual en España, en toda Europa y también en el mundo.

Los nuevos pedidos procedentes del extranjero también disminuyeron y la caída neta se mantuvo cerca del récord de siete años registrado en septiembre pasado. La demanda procedente de los principales mercados europeos fue especialmente débil y las incertidumbres influyeron en las propias opiniones de los encuestados sobre el futuro.

La confianza empresarial, por otra parte, a pesar de haber aumentado hasta su máxima de tres meses, se mantuvo a la baja en noviembre y la reciente debilidad de la producción y los nuevos pedidos perjudicó el sentimiento de los empresarios.

Estas preocupaciones tuvieron un inevitable impacto en las decisiones de contratación y los últimos datos muestran que los niveles de personal se recortaron levemente por séptimo mes consecutivo.

Los recortes realizados por las empresas también fueron subrayados por los datos de las compras y de los stocks. Por otra parte, el volumen de insumos comprados por las empresas disminuyó por octavo mes consecutivo, mientras que las empresas expresaron su deseo de reducir las costosas existencias mediante la reducción de stocks, tanto de materias primas como de productos terminados.

Finalmente, IHS Markit sostuvo que en medio de informes de precios más bajos para los metales, los plásticos y los alimentos, los costes medios de los insumos disminuyeron de nuevo. No obstante, debido a una fuerte competencia y un entorno de demanda débil, los ahorros se repercutieron en parte a los clientes a través de la tercera caída mensual de las tarifas.

España, mejor que la zona euro

El índice PMI en la eurozona fue de 46,9 puntos, por debajo de los 47,5 puntos de España, de los 51,7 de Francia -que alcanzó su máximo valor en los últimos cinco meses- y de los 47,6 puntos de Italia, que registró su peor número en ocho meses. Alemania, por su parte, continúa en una situación delicada a pesar de haber crecido hasta los 44,1 puntos, su mejor valor en cinco meses. 

IHS Markit también publicó este lunes el PMI de China, que mostró un incremento por cuarto mes consecutivo hasta los 51,8 puntos, lo que implica una mejora en todas las condiciones operativas, según valoró IHS Markit, y el crecimiento sostenido más importante desde diciembre de 2016.

Normas