Educación

Kerry Kennedy trae a España su fundación, centrada en los derechos humanos

Hasta ahora, su programa ha llegado a 3.500 alumnos de la Comunidad de Madrid

A la derecha, Kerry Kennedy, presidenta de la Fundación RFK Human Rights. A su lado, María Díaz de la Cebosa, presidenta de la entidad en España.
A la derecha, Kerry Kennedy, presidenta de la Fundación RFK Human Rights. A su lado, María Díaz de la Cebosa, presidenta de la entidad en España.

La Fundación RFK Human Rights, creada en 1968 tras el asesinato del senador Robert F. Kennedy, se ha presentado este lunes en España. Fue la propia Kerry Kennedy (Bostón, EE UU, 1959), hija de RFK –uno de los hermanos del presidente estadounidense John F. Kennedy y uno de sus consejeros de confianza– la que dio a conocer en Madrid los detalles que le han llevado a crear una división española de la entidad. “Estoy muy contenta de traer aquí nuestro trabajo”, aseguró. Kerry Kennedy, que tenía nueve años cuando su padre fue asesinado en Los Ángeles, es la única de sus 11 hermanos que ha decidido seguir el trabajo de su padre en materia social.

En España, “llevamos varios años trabajando en la enseñanza de derechos humanos a través de nuestro programa didáctico Speak Truth to Power con unos resultados muy positivos. Por eso hemos traído aquí la fundación”, explicó. Hasta la fecha, la organización, que centra sus actividades en estudiantes que van desde la etapa primaria a la universitaria, ha llevado sus programas a algo más de 3.500 alumnos de la Comunidad de Madrid.

El objetivo ahora es mucho más ambicioso. Tal y como desarrolló Kerry Kennedy, la fundación se ha propuesto aumentar en la región el número de personas con acceso a una educación en derechos humanos. Primero, “formando a educadores y profesores de todo el país para que dispongan del conocimiento necesario”. Después, centrando el foco en los jóvenes, tanto de primaria como de secundaria, bachillerato y universidad. También, asesorando en materia de derechos humanos a empresas privadas e instituciones públicas y, por último, promoviendo este área a través de varias actividades culturales y teatrales. Los derechos humanos, afirmó, no son patrimonio de nadie en particular, “sino que nos pertenecen a todos”. Gracias a la formación y el trabajo, añadió, se podrán combatir problemas tan graves como el bullyng, el acoso o la violencia en las aulas.

La presidenta de RFK Human Rights Spain y responsable de la división española, María Díaz de la Cebosa, señaló que ahora el objetivo prioritario en el país es llevar el citado programa a un mayor número de centros de enseñanza de varias comunidades autónomas, para lo que se necesita la cooperación de las instituciones públicas y del sector privado. Pero a medio plazo, recordó, el foco también está puesto en el sector empresarial, ya sea para llevar sus programas de forma externa o para colaborar directamente con los propios departamentos de recursos humanos de las compañías interesadas. “Queremos ampliar la relación con el Gobierno, el sector privado y las instituciones públicas”, aseveró.

De hecho, hay un interés de acercarse con más ímpetu a las grandes empresas cotizadas de las principales economías del mundo. Por eso, el programa RFK Compass Investor Program trabaja con inversores institucionales y otros actores clave para discutir nuevos enfoques de inversión que tengan en cuenta los derechos humanos, el medio ambiente y la buena gobernabilidad, buscando así la influencia del sector privado en esta meta.

El programa Speak Truth to Power se basa en el libro homónimo de Kerry Kennedy en el que entrevista a más de 50 defensores de los DD HH como Nelson Mandela, el Dalai Lama, Elie Wielsel o Marian Wright Edelman. Hasta ahora, a nivel global, ha contado con algo más de 5 millones de participantes de 20 países, entre alumnos, profesores y formadores.

Normas
Entra en El País para participar