Rovi prevé duplicar las ventas en 2023 gracias a nuevos fármacos

El laboratorio abrirá una fábrica adicional para sus nuevos productos

La firma de los López-Belmonte planea dar el salto de 65 a 120 países

Juan Lopez Belmonte, consejero delegado de Rovi.
Juan Lopez Belmonte, consejero delegado de Rovi.

Rovi revela su pócima para doblar sus ingresos. El laboratorio madrileño desveló este lunes a inversores en Madrid –y el martes lo hará en Londres– que prevé duplicar en 2023 su facturación de 303,2 millones de euros del pasado año, en gran parte gracias a los lanzamientos comerciales de sus innovaciones.

El salto implicará alcanzar los 600 millones de ingresos operativos en cinco años, batiendo el consenso de mercado, que alcanza los 525 millones, según recoge Bloomberg. A su vez, el incremento en el ebitda recurrente (sin gastos de I+D) será aún mayor, desde los 63 millones a casi los 160 millones. Los inversores recibieron positivamente los planes, con un alza del 2,08% en la cotización de la acción, para cerrar en 24,5 euros por título. Este laboratorio, controlado por la familia López-Belmonte, tiene una capitalización cercana a los 1.375 millones.

El salto llegará por los ingresos previstos de fármacos como la heparina (anticoagulante) llamada Hibor y el biosimilar de enoxaparina (anticoagulante biológico) bautizado como Becat, que es de investigación propia. En este último caso, la previsión del laboratorio es alcanzar unas ventas de 76 a 82 millones en 2019, frente a los 30,2 millones del pasado año. La compañía prevé en los próximos años llevar este medicamento a Alemana, Italia, Países Bajos (en 2019), Israel, Irlanda o Bélgica (2020), además de otros mercados como Canadá, Turquía, México, Colombia, Sudáfrica, Hong Kong o Brasil en los siguientes ejercicios.

Entre las claves que el laboratorio mostró a los inversores se encuentra dar el salto en la comercialización de productos desde los 65 países actuales a los 120. Además, planea contar con un equipo de ventas propio en Europa especializado en el área psiquiátrica, para reforzar el lanzamiento de Doria. En este caso se trata de un fármaco inyectable de larga duración cuyo principio activo es la risperidona, para el tratamiento de la esquizofrenia y que se encuentra en fase III de los ensayos clínicos (la última etapa ante de comercialización), según la información de la firma.

Gracias a su tecnología de productos inyectables de liberación prolongada, Rovi también dispone de otro medicamento en fases iniciales de I+D, en este caso llamado Letrozol, para un tipo de cáncer de mama.

La compañía también informó a los inversores que avanza en su capacidad industrial, que incluye además la fabricación para otros laboratorios. Si actualmente dispone de seis plantas de producción, en un futuro próximo contará con una adicional en Granada, anunciada en septiembre y que estará lista en tres años, y otra para sus nuevos productos, para la que no se conoce ubicación.

 

Normas