Noticia patrocinada

Soltec: el futuro de la energía fotovoltaica está en las personas

La empresa apuesta por la innovación, la retención de talento y los proyectos solidarios

Voluntarios del proyecto de Brasil.
Voluntarios del proyecto de Brasil.

Our energy is the people (Nuestra energía son las personas), bajo este lema se engloba buena parte de la estrategia empresarial y solidaria de Soltec, fabricante y suministrador español de seguidores solares a un eje, que permiten que los módulos fotovoltaicos giren alrededor de su eje de este a oeste siguiendo el recorrido natural del sol.

La empresa, que prevé cerrar el año con un track record de más de 8 gigavatios (GW) en proyectos fotovoltaicos de todo el mundo, cuenta con fábricas en Argentina y Brasil, está presente en los cinco continentes con proyectos de hasta 500 Megavatios (MW), tiene 20 filiales y una fuerza laboral de más de 1.500 personas.

En sus quince años de trayectoria, Soltec ha apostado por la innovación y la retención del talento. “Construir un ambiente en el que el empleado esté cómodo, motivado y se sienta parte de un objetivo común es lo que permite que a día de hoy seamos una de las empresas más grandes a nivel mundial en nuestro sector”, explica Raúl Morales, CEO de Soltec.

La compañía española colabora en programas de ayuda y formación a las comunidades locales cercanas a sus plantas

La compañía de Molina de Segura (Murcia) desarrolla acciones de Responsabilidad Social Corporativa y solidaridad en muchos de sus proyectos con las que trata de apoyar a la comunidad local cercana a las plantas fotovoltaicas, especialmente sensibles como son las zonas humildes o en situación de aislamiento de las grandes ciudades.

Entre estas acciones se encuentran algunos proyectos realizados en Brasil, uno de los principales mercados de Soltec, como la reparación del colegio local o la construcción de un parque y unas pistas deportivas para los niños del pueblo de Nova Olinda, en Piauí. En la localidad de São Gonçalo, en el estado de Río de Janeiro, se han realizado acuerdos con la administración local para combatir el desempleo en la zona y, para ello, se han llevado a cabo cursos de formación para la población local con el objetivo de que pudieran trabajar en la instalación, construcción y posterior mantenimiento de la planta.

La empresa, líder del sector, prevé cerrar 2019 con un 'track record' de más de 8 gigavatios

En México, se han desarrollado programas formativos para la población local y además se han donado más de 470 toneladas de madera a las comunidades locales cercanas a las plantas situadas en los estados de Tlaxcala y Guanajuato. Esta madera se obtiene de los palets en los que se transportan las estructuras para construir la planta fotovoltaica y fueron utilizadas por los vecinos para construir muebles y parques para los niños de la zona.

Concienciados con el medio ambiente

Voluntarios de Soltec del proyecto de reforestación.
Voluntarios de Soltec del proyecto de reforestación.

Soltec, que colabora en todo tipo de obras sociales y solidarias en todo el mundo, cuenta con un gran grupo de voluntarios repartidos por el planeta que desarrollan un gran abanico de actividades según las necesidades de la sociedad vistiendo los colores de la compañía y enfocándose en los principios de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

El grupo de voluntarios de su sede central en Molina de Segura (Murcia) participó el pasado mes de julio en una recogida masiva de plástico y otros residuos en las playas de Cabo de Palos, de donde se sacaron 11 sacos de 100 litros de basura.

Con motivo de las inundaciones sufridas en el Levante español y que afectaron gravemente a la comunidad murciana, el equipo de voluntarios de Soltec participó en los trabajos de limpieza de varias casas del municipio de Molina de Segura y además, tanto la empresa como los propios empleados realizaron una importante donación de material escolar y de higiene para los colegios y las familias más afectadas por el temporal.

En noviembre, cerca de 60 voluntarios de Soltec colaboraron con ANSE (Asociación de Naturalistas del Sureste) y el Cartagena Jazz Festival en la reforestación del Monte Roldán, en Cartagena. Esta acción tiene un doble objetivo: repoblar la zona de ciprés cartagenero y compensar la huella de carbono ocasionada por el festival.

Todas estas labores contribuyen a mejorar el entorno y ayudar a las comunidades más desfavorecidas y favorecen la creación de un gran equipo solidario dentro de la empresa.

Normas