Aerolíneas

Una juez tumba el cobro de 20 euros de Ryanair por llevar equipaje en cabina

Obliga a la compañía aérea a devolver el importe que hizo pagar a una pasajera por llevar un segundo bolso a bordo

Un avión de Ryanair en pleno despeguern
Un avión de Ryanair en pleno despegue

El juzgado de lo Mercantil nº 13 de Madrid ha condenado a la compañía Ryanair a devolver veinte euros, más el interés moratorio, a una clienta a la que obligó a abonar esa cantidad como suplemento adicional al importe de un vuelo, por llevar una maleta de diez kilogramos y no haber adquirido un billete de tarifa priority, la única que le permite al pasajero, según la compañía, transportar en cabina dos bultos, uno de pequeñas dimensiones y otro consistente en una maleta adicional de dimensiones superiores y un peso máximo de diez kilos. [Consulte aquí la sentencia íntegra]

Según un comunicado difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el  juzgado ha estimado parcialmente la reclamación de la clienta, que viajaba de Madrid a Bruselas, al considerar “abusiva” la medida adoptada por la compañía aérea ya que cercena los derechos que el pasajero tiene reconocidos por ley al generar un grave desequilibrio de prestaciones entre las partes contratantes en perjuicio del consumidor.

La juez, en contra de lo que se afirma por la empresa demandada, condena a la compañía a devolver la cantidad correspondiente al suplemento que le hizo abonar en el momento del embarque por el simple hecho de llevar una maleta de mano que, por dimensiones y peso, podía ser perfectamente transportada en cabina, porque esta decisión de Ryanair respecto a las tarifas aplicables al equipaje de mano no está amparada tampoco, como la empresa sostiene, en el Reglamento CE 1008/2008 (sobre normas comunes para la explotación de servicios aéreos en la Comunidad Europea, que estableció la total liberalización de precios en el servicio del transporte).

El juzgado declara nula la cláusula que aplica Ryanair a este respecto y ordena que sea desterrada del contrato. La juez ha desestimado la compensación por daños morales que reclamaba la clienta. La sentencia no es firme y puede ser apelada.

 

Normas
Entra en El País para participar