Las protestas políticas destronan a Hong Kong del liderato en la demanda de relojes suizos

EE UU y China superan al territorio asiático, que ha encabezado las importaciones durante una década

Algunos manifestantes descansan en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong después de enfrentamientos con la policía, el 18 de noviembre de 2019.
Algunos manifestantes descansan en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong después de enfrentamientos con la policía, el 18 de noviembre de 2019. Reuters

La incertidumbre generada por las protestas en Hong Kong para pedir la retirada del proyecto de ley de extradición a China, que comenzaron en marzo, han hecho que el enclave asiático pierda el liderazgo indiscutido en el mercado de relojes suizos, que ostentaba desde hace una década. Las exportaciones a la antigua colonia británica se desplomaron un 29,7% en octubre frente a ese mismo mes de 2018.

Aunque el pinchazo de un actor tan importante se ha notado, este mercado de lujo ha crecido un 2,7% en los diez primeros meses del año (frente al 6,3% en ese periodo de 2018), según la Federación de la Industria Relojera Suiza, gracias al tirón de dos países que ahora superan al territorio autónomo en cuota de mercado: Estados Unidos y China. El dato se resiente aún más en octubre, cuando las exportaciones crecieron un 1,5% interanual, un ritmo insuficiente para repetir el avance mundial cosechado en 2018 (6,8%).

En España, las exportaciones de relojes suizos crecieron un 11,3% en el último mes y el país ocupa el decimotercer puesto mundial, por detrás de Arabia Saudí. Sin embargo, en 2018, las exportaciones a España cayeron en ese mismo porcentaje (un 11,4%).

Por primera vez, China ha superado a Hong Kong en demanda de relojes suizos: en octubre importó por valor de 198 millones de euros y aceleró un 17% su demanda, mientras que la excolonia británica destinó 174 millones a la adquisición de estos productos. Ese mes, las exportaciones globales superaron los 2.000 millones de francos (más de 1.800 millones de euros).

La devaluación del yuan ha acortado la diferencia de precio con Hong Kong, donde en el pasado los relojes eran un 20% más baratos, afirma Bloomberg. Esa distancia se ha reducido a la mitad, según Alain Lam, director de finanzas de Oriental Watch Holdings, que vende marcas como Rolex y Piaget en Hong Kong. Por encima de China se encuentra EE UU, que se ha convertido en el primer mercado para los relojeros, según las cifras de octubre de la Federación de la Industria Relojera de Suiza. La primera economía mundial importó el mes pasado un 9,5% más de relojes, por valor de 207 millones de euros.

Alain Lam aseguró recientemente a Bloomberg que la cantidad de turistas que entran a las tiendas del enclave asiático ha bajado en torno a un 10% respecto a sus niveles habituales. Paul Chan, secretario financiero de Hong Kong, reconoció en septiembre que la llegada de visitantes bajó un 40% frente al año pasado, en gran parte por las reclamaciones políticas en el territorio. Las protestas han convencido a los compradores chinos de adquirir relojes en su país en vez de hacerlo en el enclave, conocido mundialmente por sus tiendas de lujo. 

La posición dominante de Hong Kong en el mercado de los relojes de lujo se ha cimentado en una fiscalidad benévola, un alto poder adquisitivo de los habitantes y la proximidad de los clientes chinos adinerados. Los relojes suizos se dispersan ahora por otros territorios asiáticos, que han aumentado su demanda en los últimos meses, como Japón o Singapur.

Rolex y Swatch, preocupados por la caída de ventas en el enclave asiático

Las principales compañías del sector ya recogen en sus resultados la mala marcha del mercado hongkonés. Swatch, el mayor grupo relojero, con marcas suizas como Omega, Longines o Tissot bajo su paraguas, asegura haber notado un descenso de las ventas en Hong Kong. El grupo define al enclave asiático en su último balance semestral como "un mercado importante con márgenes atractivos", que "ha sufrido turbulencias políticas que han resultado en una bajada de dobles dígitos en las ventas". Asimismo, la firma relojera confirma el alza del mercado chino, el estadounidense y el japonés, aunque ha declinado hacer más comentarios.

Breitling, otra de las marcas suizas de referencia, también ratifica la transformación que vive el mercado de relojes de alta gama. Fuentes de la compañía aseguran que "Breitling no ha estado fuertemente presente en Hong Kong y China en el pasado, y esta circunstancia juega a nuestro favor ahora". Por otra parte, la empresa "sí ha notado la tendencia hacia un aumento de las ventas en China continental y otras áreas".  

EE UU encabeza ahora ese mercado, con una cuota del 11,2%, en una situación muy distinta a la del año pasado. Hong Kong repitió a cierre de 2018 su rutina como principal mercado de los relojes suizos, con unas importaciones equivalentes a unos 2.700 millones de euros. En su último informe, la Federación de la Industria Relojera Suiza asegura que el descenso de las exportaciones a Hong Kong "está en línea con la situación actual del mercado local y ha tenido un impacto significativo en el crecimiento global, que se redujo en cinco puntos".

Normas
Entra en El País para participar