Easyjet mantendrá la base de Barcelona pese a tener que bajar precios por el conflicto

La aerolínea prevé un crecimiento del 2% en su capacidad para España para 2020

Javier Gándara, director de Easyjet para España, esta mañana en Madrid.
Javier Gándara, director de Easyjet para España, esta mañana en Madrid. EasyJet

"Barcelona es uno de los mejores destinos del mundo; ha demostrado capacidad de reacción incluso después de los atentados terroristas, y no nos planteamos dejar la base de El Prat pese a la situación actual", ha señalado esta mañana en rueda de prensa el director general de Easyjet para España, Javier Gándara. A renglón seguido, el directivo ha señalado que la ciudad precisa que las aguas vuelvan a su cauce "cuanto antes" y concluya el conflicto en las calles: "El tráfico se ha resentido los días de disturbios, esperamos que se vuelva a la normalidad", advierte.

Barcelona fue el primer destino de la firma británica en España, en 1996, y suma ya 45 millones de pasajeros en este tiempo en El Prat. La que es una de las cinco grandes aerolíneas de Europa reconoce, eso sí, que ha tenido que bajar precios para mantener el interés de sus clientes por Barcelona. El objetivo es salvar cuotas del 90% de ocupación en sus aviones.

La aerolínea cerrará el presente ejercicio con 18,3 millones de pasajeros desde o hacia España, con un incremento del 7,8%, y espera llegar a los 18,7 millones de viajeros en 2020

En un contexto de caída de la oferta de asientos en vuelos de corto radio desde y hacia España, Gándara ha anticipado que Easyjet incrementará su capacidad en este país alrededor del 2,5% en la temporada de invierno, frente a un descenso del 1,1% del sector, y espera cerrar 2020 con un alza del 2%. "El enfriamiento económico de los mercados emisores ha obligado al sector a moderar la oferta respecto al invierno de 2019, pero Easyjet ha decidido seguir creciendo". Con todo, este avance es bastante más moderado que el 9,9% del primer semestre de este 2019.

La firma cerrará el presente ejercicio con 18,3 millones de pasajeros desde o hacia España, con un incremento del 7,8%, y espera llegar a los 18,7 millones de viajeros en 2020. La cuota de mercado en sus dos bases españolas, Barcelona y Palma de Mallorca, es del 7% y 9%, respectivamente. Gándara ha sido preguntado por el impacto de la perseguida integración de Air Europa en Iberia, pero sin dar mayor detalle se ha limitado a comentar que Easyjet no vuela a América ni realiza operaciones domésticas en España. En este senido, el roce con una Iberia reforzada se produciría en rutas hacia o desde Europa, "donde estamos varias aerolíneas compitiendo".

Cero emisiones

La aerolínea naranja se ha convertido esta mañana en la primera en operar vuelos neutros en emisiones de carbono. Lo ha hecho a través de la activación de un programa de inversión, que este año precisará 25 millones de libras, en proyectos que compensen las emisiones de sus vuelos. Easyjet arranca con reforestaciones en África o Sudamérica; proyectos de energías renovables en India, o la potabilización de aguas y exploración de pozos en Uganda.

El asesor en esta acción es Climate Focus y se ha buscado la certificación de Gold Standard y Verified Carbon Standard. La empresa asegura que habrá seguimiento sobre el efecto de las iniciativas: "Esta no es la solución definitiva, pero es lo que nos permite la tecnología a corto plazo", ha explicado Javier Gándara. La aviación comercial aporta un 3% de las emisiones mundiales de CO2, con 900 millones de toneladas anuales. Para Easyjet es clave la migración de las flotas hacia modelos primero híbridos y luego eléctricos, escenario previsible entre los años 2040 y 2050.

Easyjet Holidays, antes de Navidad

Easyjet se ha propuesto lanzar su nuevo negocio Easyjet Holidays antes de Navidad, combinando su oferta de vuelos de corta distancia en Europa con la de más de 5.000 hoteles. La empresa ha cerrado medio millar de acuerdos de colaboración, entre los que se encuentran hoteleras españolas.

El proyecto partirá con la oferta de paquetes turísticos, a un centenar de destinos de playa y ciudad, a los clientes en Reino Unido, siendo España uno de los destinos esenciales. La iniciativa cobra importancia vital para destinos españoles como los insulares tras la quiebra del turoperador británico Thomas Coock. "Creemos que hay espacio en el mercado para un negocio moderno, relevante y flexible para el consumidor de hoy", ha señalado Johan Lundgren, consejero delegado de Easyjet.

Hasta ese momento, esta compañía ha conseguido rebajar casi un 34% el volumen de sus emisiones desde el año 2000 a través de acciones como la renovación de flota, mayor eficiencia en las programaciones o el tránsito por los aeropuertos con un solo motor en marcha. Easyjet tiene 159 aviones pedidos a Airbus, con 12 encargos anunciados hoy mismo, para una flota actual de 330 aviones.

Beneficio a la baja en un contexto difícil

El cierre del ejercicio fiscal de Easyjet (30 de septiembre) se ha producido con 427 millones de libras de beneficio antes de impuestos. Sus ingresos totales, de 6.385 millones de libras suben un 8,3%, pero los ingresos unitarios (por asiento) caen un 1,8%, hasta 60,81 libras, tras un elevado aumento de capacidad y la batalla de precios librada en el sector el pasado verano.

El beneficio recurrente antes de impuestos es un 26% menor, aunque está en la parte alta del rango previsto. Los resultados también reflejan el mejor segundo semestre de la historia de esta empresa, remontando las tradicionales pérdidas de la primera mitad de su año fiscal. El retorno del capital empleado (ROCE) cae del 14,6% al 11,4%. Con todo, el dividendo propuesto pasa de los 58,6 peniques del año pasado a 43,9 peniques.

El escenario de precios a la baja ha sido combatido con control de costes, que se han reducido en Easyjet un 0,8% por asiento, hasta las 43,11 libras excluido el combustible y a tipos de cambio constantes. Teniendo en cuenta un fuel más caro y los movimientos adversos de las divisas, este coste se sitúa en 56,74 libras por asiento, un 1,5% superior al del año pasado. De hecho, el programa de ahorro de costes y eficiencia ha alcanzado los 139 millones de ibras este año, frente a los 107 millones de 2018.

El número de pasajeros atendidos ha subido a 96,1 millones, un 8,6% más, mientras la capacidad fue elevada un 10,3%. Con ello, el factor de ocupación disminuyó 1,4 puntos, hasta el 91,5%.

Normas