Cajeros automáticos

Competencia investiga a Euro 6000 y sus socios por una denuncia de ING

El banco holandés ofrecía 0,46 euros por cada operación de extracción de efectivo de sus clientes en estos cajeros, y las excajas pedían 1,5 euros

José Maria Marín Quemada, presidente de la CNMC
José Maria Marín Quemada, presidente de la CNMC

ING no se resigna a no llegar a nuevos acuerdos bilaterales con varias entidades financieras para extender la red de cajeros automáticos que puedan utilizar sus clientes de forma gratuita o a un bajo coste por cada operación.

En plena crisis financiera la entidad naranja ya denunció a varios bancos ante Competencia por esta razón, pero finalmente decidió retirar la denuncia tras lograr una serie de pactos, aunque con fecha de caducidad. La consecuencia fue la intervención del Gobierno en esta guerra de precios iniciada por CaixaBank, con la aprobación de un real decreto que entró en vigor en 2016.
El problema de ING es que apenas tiene cajeros automáticos propios.

Hace unas semanas ha decidido volver a la carga, una vez que su principal acuerdo, el que mantenía con Banco Popular para que sus clientes pudiesen extraer efectivo de estos cajeros de forma gratuita, se va agotando. El escollo es que ING ofrece 0,46 euros por operación al banco dueño de los cajeros, una cifra considerada por estos como muy baja, según declaran fuentes bancarias.

Esto es al menos la oferta que ha realizado a los bancos que componen Euro 6000 (Ibercaja, Liberbank, Unicaja, KutxaBank y Abanca, principalmente, además de Cecabank). Estas entidades, sin embargo, le han reclamado 1,5 euros por cada cliente de ING que saque dinero de sus cajeros. Ante este desencuentro el banco de origen holandés denunció hace unas semanas como ha podido saber este periódico a Euro 6000, ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), organismo que mantiene desde entonces abierta una investigación, y que ya comunicó públicamente el pasado 30 de septiembre, aunque sin mencionar el nombre del denunciante ni a la red que denunciaba.

La investigación, por extensión, afecta a las entidades socias de Euro 6000. La denuncia parece, no obstante, que tardará en resolverse. De momento, la CNMC y responsables de Euro 6000 han convocado una reunión en unas semanas para presentar sus alegaciones.

La denuncia parece, no obstante, que tardará en resolverse. De momento, la CNMC y responsables de Euro 6000 han convocado una reunión en unas semanas para presentar sus alegaciones.

El banco, que hoy cambiará de consejero delegado en España (sale Cesar González Bueno), argumenta en su denuncia que una red de cajeros automáticos le ha denegado de forma “sistemática e injustificada” el acceso a determinadas entidades financieras en las mismas condiciones que ofrece a otros bancos, en relación a Euro 6000 y los pactos bilaterales que mantiene con varios bancos, como sus socios, y a los que se suman Bankia y Banco Sabadell. De esta forma, los clientes de estos dos bancos y los de Ibercaja, Liberbank, Abanca, Unicaja y Kutxabank, con la red más extensa de cajeros automáticos pueden extraer efectivo de cualquiera de sus máquinas gratis.

Estas entidades también tienen un acuerdo con Bankinter, entidad que hace un año y medio adquirió el 5% de Euro 6000 para sumarse a su estrategia.

Según la autoridad de competencia, la práctica que denuncia ING se habría desarrollado durante varios años y hasta ahora y con ella se busca perjudicar la capacidad competitiva de determinadas entidades. Si tras la inspección y otras pruebas se hallan indicios de prácticas prohibidas por la Ley de Defensa de la Competencia sería cuando se procedería a la incoación formal del expediente sancionador.

Tras recibir la denuncia, la Comisión inspeccionó la sede de Euro 6000 y a Ibercaja, no como entidad financiera, sino porque el presidente de esta red de cajeros es José Ignacio Oto, directivo de la entidad aragonesa, y a otras empresas de medios de pago y entidades bancarias, un paso preliminar en el proceso de investigación de las supuestas conductas anticompetitivas, que no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de las empresas inspeccionadas, según señala la CNMC en su comunicado público del 30 de septiembre.

Los acuerdos entre competidores se consideran infracción muy grave y pueden llevar aparejadas multas de hasta el 10% del volumen de negocios total de las empresas infractoras.

La absorción de toda la red de Popular por Santander, que se ha llevada a cabo en los últimos meses, ha reducido el número de los cajeros automáticos en los que los clientes de ING pueden extraer dinero de forma gratuita, aunque existe un mínimo. Se limita a aquellos cajeros pertenecientes a la sociedad Euro Automatic Cash (EAC), en la que participan Crédit Mutuel y Santander al 50%.

Algunas sucursales de Santander mantienen estos terminales heredados de Popular (la entidad que preside Ana Botín heredó la participación del 50% en EAC tras adquirir Banco Popular) que se distinguen por tener inscrita la marca EAC. El escollo es no solo que el número de cajeros heredados de Popular gratuitos para los clientes de ING se han reducido, sino que el acuerdo caduca.

Ante ello, la entidad de origen holandés ha intentado en los últimos meses volver a negociar pactos con los principales grupos financieros españoles, pero según apuntan varias fuentes financieras, sin demasiado éxito. Estas mismas fuentes aseguran que ING se ha dirigido a las principales entidades, que coinciden con las que tienen las redes de cajeros más extensas, para que les rebajen las tasas de intercambio que le cobran por usar sus redes.

Los acuerdos existentes

CaixaBank, la primera en cobrar. CaixaBank fue el primer banco que empezó a cobrar una comisión a los clientes ajenos a su entidad por el uso de sus terminales bajo el argumento de que contaba con la mayor redes de cajeros de España, tras realizar una fuerte inversión. CaixaBank cobra 2 euros al resto de los bancos por operar en sus terminales a los que no son sus clientes, y es la entidad emisora de la tarjeta la que al final le repercute este coste al cliente. Ahora, además, los cajeros son mucho más sofisticados que hace cuatro años, cuando se inició el cobro a los clientes por sacar efectivo en bancos que no eran el suyo, y por lo tanto la inversión en su renovación es mayor, explican varias fuentes.

Cajeros de Euro 6000. La red de cajeros automáticos de Euro 6000 está formada por más de 8.400 en España, a la que hay que sumar los más de 400 de Bankinter.

Sin coste para los clientes de ING. Los clientes de ING pueden sacar dinero gratis de los cajeros de la propia entidad (unos 100), a los que se suman los de Banca March y Targobank (entre los tres no suman 1.000). En la red de Santander EAC había hasta ahora (el banco está procediendo al cierre de 1.200 sucursales) unos 2.700 cajeros a los que los usuarios de ING podían retirar efectivo sin coste. También pueden retirar efectivo gratis en los terminales de Bankia si sacan más de 50 euros. El resto de los cajeros de España (incluidos los de Santander) también están exentos de costes si el reintegro supera 200 euros.

Normas
Entra en El País para participar