Telefónica España planea una reorganización y unificar la política comercial

Reforzará la posición de la CEO, María Jesús Almazor

La remodelación conllevará cambios en el organigrama

Telefónica

Telefónica España sigue avanzando en el proceso de remodelación interna tras la ejecución del plan de bajas voluntarias (PSI), incluido en el nuevo convenio colectivo, que ha supuesto la salida de más de 2.600 empleados. La operadora planea llevar a cabo una reorganización que tendrá como uno de los puntos principales una mayor unificación de las políticas comerciales de los distintos territorios: Norte, Mediterráneo, Centro y Sur. Con este paso, además, la operadora reforzará la posición de la consejera delegada, María Jesús Almazor.

La intención de la compañía con este movimiento pasa por homogeneizar estas políticas en el conjunto del mercado español para que haya un mayor alineamiento en las iniciativas. De esta forma, los equipos comerciales de los distintos territorios seguirían adscritos a sus respectivas zonas, aunque con una mayor dependencia jerárquica de la dirección central.

Esta unificación conllevará el reforzamiento de la citada Almazor, que pasaría a tener el control de la política comercial, un área clave.

La ejecutiva saltó a la primera línea de la dirección hace casi dos años, cuando fue nombrada consejera delegada de Telefónica España, coincidiendo con el nombramiento de Emilio Gayo como presidente, en sustitución de Luis Miguel Gilpérez. Almazor ha ganado relevancia en la compañía en este periodo, con el impulso a áreas como la nueva Telefónica Empresas, presentada a principios de año por la propia ejecutiva y por José Cerdán, consejero delegado de Telefónica Business Solutions y otro de los hombres fuertes del grupo.

El proceso de reorganización en España, en el que Telefónica está trabajando con la consultora McKinsey, tal y como adelantó este periódico el pasado 16 de octubre, también va a suponer la centralización de las políticas de recursos humanos de las distintas direcciones o zonas territoriales. En este caso, la operadora busca tener una mayor supervisión sobre los procesos para la contratación para que se afronten de una manera más coordinada.

Operaciones

Ya hace dos años, Telefónica España decidió centralizar el área de Operaciones, una de las divisiones claves, de cada uno de los territorios para facilitar la gestión y los trabajos. Este movimiento se aceleró con la migración desde el cobre tradicional a la fibra óptica, dada las menores necesidades de mantenimiento en términos de personal para la nueva tecnología.

Otros movimientos que estudia la operadora podrían pasar por la división del negocio de Empresas, quedando por un lado el ámbito digital y por otro las grandes cuentas, mientras que en el ámbito de los servicios audiovisuales, una de las alternativas pasaría por separar la producción de la plataforma de televisión de pago Movistar+.

La reorganización también supondrá una remodelación del organigrama en España. Y es que con los cambios actualmente en marcha habrá directivos que podrían salir de la división española y de la propia compañía. Entre los cambios figuraría el de algunos de los responsables territoriales. Con posterioridad, los cambios en España podrían ser seguidos por las remodelaciones en los organigramas de otras unidades globales de la operadora con amplia actividad en el mercado español, en las que también se extendió el plan de bajas voluntarias como Telefónica Digital, TIWS, I+D, Telxius, TGT y TCE, así como en la propia corporación.

En este caso, la remodelación en la corporación tendría como objetivo aligerar la estructura y agilizar la gestión.

Normas