Distribución

AzValor entra en Dia en la recta final de su macroampliación de capital

Los minoritarios cubren al menos 100 millones de la operación; los datos definitivos se conocerán la próxima semana

Mijail Fridman, cofundador de Letterone, máximo accionista de Dia con el 69,8% del capital.
Mijail Fridman, cofundador de Letterone, máximo accionista de Dia con el 69,8% del capital.

En vilo desde octubre de 2018, Dia se dispone a poner fin de una vez, y al menos para una temporada larga, a sus problemas. La primera fase de la ampliación de capital por 605,5 millones que arrancó el pasado 30 de octubre concluyó ayer con el cierre del periodo de suscripción preferente. Fuentes del mercado señalan que la gestora AzValor ha entrado con una pequeña participación y que los minoritarios han aportado al menos los 105,5 millones que no blindaba Letterone, máximo accionista con el 69,8%.

Los datos oficiales no llegarán hasta el martes o el miércoles de la próxima semana, pero fuentes financieras aseguran que la compañía controlada por el magnate ruso Mijail Fridman ha cubierto con éxito su ampliación de capital. Letterone, el vehículo inversor de Fridman, se había comprometido a suscribir hasta 500 millones de euros, aunque su objetivo era compensar los créditos participativos que inyectó el pasado julio por 418,6 millones. Esto le permitiría mantener su actual participación sin necesidad de elevarla y, al mismo tiempo, recuperaría 71,4 millones que le serían devueltos (490 millones de los créditos menos 418,6).

DIA 0,11 0,45%

El hito de conseguir los 186,9 millones de euros todavía está por ver. Las órdenes de suscripción no están totalmente procesadas por BBVA, el banco agente en la ampliación. Y lo habitual es que estas operaciones se acepten en la recta final. Así lo ha hecho AzValor, la gestora value creada por Álvaro Guzmán y Fernando Bernad, antes en Bestinver. Su fondo estrella, AzValor Internacional, cuenta con un patrimonio de unos 900 millones de euros y se revaloriza desde su lanzamiento, hace cuatro años, en torno a un 13%. Desde la gestora confirman que han tomado una participación.

Con todo, fuentes del mercado señalan que la posición inicial de la firma en Dia será limitada, de menos de un millón de euros. El sondeo entre potenciales inversores, capitaneado por la dirección del grupo de supermercados y por el bróker Fidentiis y celebrado en Londres y Madrid, ha sido un éxito. Se espera además que los accionistas minoritarios con participaciones medianamente relevantes hayan acudido. Esto es, la familia heredera del creador de Carrefour, los Bontoux Halley, con un 3,4% del capital, y el inversor portugués Luís Amaral, que controla en torno a un 2% del grupo a través de su family office Western Gate.

Letterone, en caso de que tenga que ejercer el aseguramiento por hasta 500 millones de euros, elevará su participación al 83,4%. Por este blindaje, el vehículo de Fridman se llevará una comisión de 3,9 millones de euros. También ha ingresado 2,3 millones de euros por el préstamo participativo de 490 millones y se llevará un 7% anual por los créditos a tres años que inyectó el pasado mes de julio. Además, en virtud de un acuerdo firmado el 12 de junio pasado entre Dia y dos sociedades de la división minorista de Letterone, el máximo accionista de Dia ingresará una comisión anual de cinco millones de euros en concepto de servicios de gestión. Fidentiis, por su parte, recibirá un máximo de 1,15 millones por la comercialización de la ampliación.

La compañía cerró el 30 de octubre a 0,45 euros por acción, y al día siguiente los inversores se encontraron en sus cuentas de valores con acciones y derechos. Un accionista de Dia con un único título tenía una acción a 0,1319 euros y 10 derechos valorados en un total de 0,318 euros (0,0318 euros cada uno): ni ganó ni perdió. Las acciones de Dia finalizaron ayer a 0,1390 euros, un 5,4% por encima. Sin embargo, los derechos se hundieron el miércoles, su último día de negociación, un 91%, hasta el precio mínimo permitido por la Bolsa española: 0,0001 euros. Ayer arrancó el periodo de asignación adicional, en el que los accionistas que ejercieron sus derechos de suscripción pueden comprar a 0,1 euros por acción; terminará el 21 de noviembre.

El precio de los derechos y de las acciones nunca cuadró

Desde el primer minuto de la ampliación de capital, las cotizaciones de los derechos y las acciones estuvieron descorrelacionadas. Entrar en Dia vía acciones nuevas llegó a ser hasta un 27,2% más barato que comprar títulos al contado. El miércoles, comprar por derechos costaba 0,1001 euros (0,1 de la acción nueva y 0,0001 del derecho), cuando el título cerró a 0,1375 euros. Está por ver cómo reacciona la cotización si finalmente se suscriben los 6.055 millones de títulos nuevos. Está previsto que estos comiencen a cotizar el próximo 2 de diciembre. Pese a que ayer la acción subió un 1,09%, es previsible que se produzca un torrente de órdenes de venta (flow back) una vez desembarquen en la Bolsa los títulos nuevos, ante la diferencia de precio al que han comprado los inversores que entraron por derechos.

Normas