Ikea pone a la venta su primera bombilla decorativa LED inteligente

Ikea pone a la venta su primera bombilla decorativa LED inteligente

A un precio realmente bajo.

Es verdad que las bombillas inteligentes no tienen un diseño especialmente atractivo, lo que supone un problema ahora que han pasado a formar parte de esos elementos de diseño que todos queremos instalar en nuestras casas para dar esa apariencia retro (o industrial) que tanto se lleva actualmente.

Algunas de esas bombillas decorativas son las llamadas de 'estilo Edison', en homenaje al legendario inventor norteamericano, y vienen a reproducir con tecnología actual esa apariencia redondeada con unos enormes filamentos en su interior. Pues bien, Ikea ha querido romper la baraja al lanzar un modelo inteligente, LED y a un precio realmente bajo, si lo comparamos con alternativas de otras marcas.

Control a través de Ikea Smart Home

Como os decíamos, estamos ante la primera bombilla inteligente de Ikea que tiene un cometido estrictamente decorativo, para una lámpara especial o, simplemente, para colgarla de un cable y un accesorio minimalista que no esconda el encanto de tener a la vista lo que en otros tiempos era un filamento incandescente y, ahora, se ha sustituido por tecnología LED.

Bombilla decorativa LED inteligente de Ikea.
Bombilla decorativa LED inteligente de Ikea.

Esta nuevas bombillas podremos controlarlas desde la aplicación Ikea Smart Home, y los suecos nos hacen una recomendación fundamental para que nos funcione sin problemas: que no utilicemos el atenuador cableado de la compañía y sí uno inalámbrico, lo que nos permitirá aprovechar por completo todas las funciones inteligentes de las que dispone.

Se trata de una bombilla de casquillo grande, 250 lumen y 2.000 kelvin, y su precio es uno de sus grandes atractivos ya que no superará los 10 euros (9,99 dólares en EE.UU.), bastante menos que los 20-25 que vienen costando otras alternativas, como las Hue. Eso sí, la diferencia la vamos a encontrar en esa atenuación, que es menos suave y de menor rango que las que se distribuyen con la marca Philips. Si nos importan de verdad esos dos detalles, entonces tendremos que asumir ese gasto extra con cada bombilla, pero si podemos pasar sin ello y no nos va a suponer un problema que esta bombilla decorativa de Ikea sea algo más brusca, entonces el ahorro estará justificado.

Existen estimaciones de que en el mundo hay cerca de 26.000 millones de puntos de luz, y de ellos una pequeñísima fracción son inteligentes, por lo que todavía queda un camino muy largo que recorrer. Lo saben las marcas y de ahí la competencia cada vez más atroz con dispositivos como este que cuentan con un precio más que asequible.

Normas