Canarias y Baleares pierden 300.000 viajeros un mes después de la quiebra de Thomas Cook

Gran Canaria es la más afectada con 100.000 pasajeros menos, mientras Palma de Mallorca baja en 64.000

Tráfico aéreo Pulsar para ampliar el gráfico

El temido efecto del derrumbe del turoperador Thomas Cook, junto al enfriamiento de la economía europea, se aprecia ya en los aeropuertos españoles. Sufren especialmente los de las islas, donde el gigante británico era un alimentador de turistas de primera magnitud.

La estadística del tráfico aéreo correspondiente al mes de octubre, publicada ayer por Aena, refleja una caída de 304.544 viajeros entre las plazas de Baleares y Canarias respecto al mismo mes de 2018. El descenso total es del 3,8%, pasando de los 7,94 millones de viajeros de octubre del año pasado a los 7,64 millones declarados ayer.

Se trata de la primera foto fija del tráfico en los aeropuertos españoles tras la quiebra a finales de septiembre de Thomas Cook, cuya crisis sumó ayer la cancelación, a partir del 1 de enero, de los viajes vendidos por la filial alemana.

Por plazas, Gran Canaria es la gran perjudicada con la pérdida de 100.865 viajeros, un 8,5% del total. Los graves incendios del pasado verano en la isla también han jugado en contra. El aeropuerto de Fuerteventura baja un 12,4% o en 68.568 viajeros; Tenerife Sur ha atendido un 5,8% menos de tráfico, con una rebaja de 56.307 usuarios, y Lanzarote se ha dejado 35.325 o un 5,4% del tráfico que contabilizó en octubre de 2018, entre las variaciones más significativas en Islas Canarias. Entre los ocho aeropuertos de esa comunidad, crecen tres: Tenerife Norte, que gana 29.268 pasajeros (un 6,1% más), y los pequeños aeródromos de La Palma (un 4,4% de alza o 5.140 viajeros extra), El Hierro (un 3,2% arriba o 705 viajeros más) y el aeropuerto de La Gomera (gana un 4,9% o 281 usuarios).

La filial alemana del turoperador ha cancelado las reservas para los viajes previstos a partir del 1 de enero

El enfriamiento afecta en Baleares al tercer aeropuerto de Aena por volumen, Palma de Mallorca. En esa plaza la pérdida es de 63.739 pasajeros, lo que supone un 2,1% a la baja. Ibiza retrocede un 1%, con 7.026 viajeros menos que en octubre del pasado ejercicio, y la caída en Menorca es de 8.108 usuarios, un 3,2% a la baja.

El referido golpe de 304.544 viajeros entre los 11 aeropuertos insulares contrasta con los 191.700 ganados el año pasado en el mismo mes de octubre, que es la diferencia favorable entre los 7,94 millones de usuarios de octubre de 2018 y los 7,75 millones del primer mes tras el verano de 2017.

Mejora del 1,5% en la red

Más allá del comportamiento del tráfico aéreo que entra y sale de Canarias y Baleares, la desaceleración en el crecimiento marca la estadística de tráfico en el país. El avance en el número de pasajeros es del 1,5% respecto a octubre de 2018, cuando el volumen de viajeros subió un 6,5%. Aena declara 24,69 millones de clientes, ganando 360.000 en todo el país.

Las dos grandes referencias de la red, Barajas y El Prat, crecen un 5,7% y 2,3%, respectivamente. Pese a ello, también se aprecia una clara ralentización en la actividad. El aumento de Madrid-Barajas en octubre de 2018 fue de 9,8%, mientras Barcelona-El Prat incrementaba su base de usuarios un 8,8% hace un año.

En cuanto a la procedencia del tráfico actual, 17,27 millones se movieron en vuelos internacionales, con un alza del 0,5%, mientras el tráfico nacional creció un 4,1%, hasta los 7,36 millones de viajeros.

En el balance de los diez meses Aena aumenta un 4,5% el número de pasajeros en sus terminales, hasta los 238,6 millones.

Normas
Entra en El País para participar