Elecciones generales

Los valores que más se juegan con los pactos políticos

La banca mira con desconfianza la tasa Tobin

Los valores que más se juegan con los pactos políticos
EFE

El resultado electoral apenas tuvo incidencia ayer, pero a medida que se vayan conociendo los pactos, las cotizadas comenzarán a reaccionar. El financiero es uno de los sectores más sensibles a la victoria de Pedro Sánchez, dado que entre las propuestas estrella del PSOE está el impuesto a las transacciones financieras, la famosa tasa Tobin. Aunque la medida no llega a afectar directamente a la banca sí que repercutiría en su negocio. A esto se añade el tipo mínimo de sociedades, que si bien se situaría en el 15% para las grandes empresas, en el caso de los bancos y petroleras ascendería al 18%.

CaixaBank fue ayer el valor más castigado del Ibex 35 con una caída del 1,04%. Otros como Santander y BBVA bajaron un 0,58% y 0,29%, respectivamente, mientras Bankia finalizó sin apenas cambios (-0,06%) y Sabadell y Bankinter lograron sumar un 0,62% y 0,66%. La banca vive más pendiente de las medidas del BCE que de la política.

Si finalmente el PSOE logra llegar a un acuerdo con Unidas Podemos, Bankia podría sufrir las consecuencias y su cotización se vería condicionada por los planes de Pablo Iglesias de no privatizar la entidad. No obstante, esta propuesta parece difícil de lograr con un Gobierno liderado por los socialistas y con Nadia Calviño al frente de la vicepresidencia económica, según lo adelantado por Sánchez.

BME, el operador de la Bolsa española, también padecería las consecuencias de la tasa Tobin porque el impuesto encarecería el coste de transacción que se aplica en el mercado español a la compra de acciones, alentando a los inversores extranjeros a negociar sus acciones de Bolsa española a través de plataformas alternativas de contratación. La compañía se dejó ayer un 2,9%, un movimiento que viene a corregir el ascenso que sufrió la semana pasada ante los rumores de opa de Euronext.

Tradicionalmente sectores regulados como las eléctricas tienden a reaccionar ante cambios de Ejecutivo. En esta ocasión, y aunque Podemos quiere intervenir los precios de la electricidad, el sector está inmerso en negociaciones propias con la CNMC para el recorte de las retribuciones futuras, por lo que el impacto electoral es más reducido.

Ence, que ayer bajó un 0,15%, se sitúa lejos del 4,8% que se dejó el 29 de abril después de que el mercado comenzara a descontar una postura medioambiental más férrea y teniendo en cuenta que el Gobierno socialista le había retirado la defensa judicial de la prórroga que el Ejecutivo de Rajoy concedió a la empresa para su planta de Pontevedra.

Un Gobierno progresista impulsaría una transición ecológica con fuerte presencia de las energías renovables. Aunque es pronto para comprobar si las palabras se traducen en hechos, Siemens Gamesa se anotó ayer un 1,22%.

Las inmobiliarias también están en el punto de mira de inversores y más si se tiene en cuenta que Pablo Iglesias quiere intervenir en el mercado de la vivienda para reducir los precios del alquiler. Las socimis que cotizan en el Ibex, más orientadas hacia el negocio de hoteles, centros comerciales y logística apenas se movieron. Merlin cerró en tablas (0%) y Colonial sumó un 0,4%.

Normas