Distribución

Un anuncio de Uniqlo desata una bronca entre Corea del Sur y Japón

El anuncio minusvaloraba la dolorosa historia de esclavitud sexual que el país nipón impuso a Corea hace ochenta años

Protesta en Seúl contra el anuncio emitido por Uniqlo en Corea del Sur.
Protesta en Seúl contra el anuncio emitido por Uniqlo en Corea del Sur.

La cadena de tiendas de ropa japonesa Uniqlo ha provocado un amargo enfrentamiento entre Corea del Sur y Japón, después de que un desafortunado spot de la compañía nipona fuera duramente criticado por burlarse presuntamente de las víctimas coreanas de trabajo forzado en la guerra y la esclavitud a la que muchas mujeres coreanas se vieron forzadas en burdeles para las tropas.

Las relaciones entre los dos países se han desplomado a su punto más bajo en décadas después de un fallo de la corte superior de Corea del Sur el año pasado que ordenó a las empresas japonesas a compensar a los trabajadores forzados en tiempos de guerra. De hecho, en julio pasado, Japón intensificó los controles sobre las exportaciones de tres materiales clave de alta tecnología a Corea del Sur, lo que provocó un amplio boicot a los productos japoneses, desde cerveza hasta bolígrafos. 

En el anuncio de Uniqlo, Iris Apfel, ícono de estilo estadounidense de 97 años con más de 1,4 millones de seguidores en Instagram, mantiene una conversación animada con la diseñadora de modas Kheris Rogers de 12 años. Cuando Rogers le pregunta cómo solía vestirse cuando era adolescente, Apfel dice: "¡No puedo recordarlo, hace mucho tiempo de eso!" En lugar de una traducción literal de esa línea, el comercial que se emitió en Corea del Sur tenía subtítulos que decían: "¡Dios mío! ¿Cómo puedo recordar algo que se remonta 80 años atrás?"

Esta frase emitida en Corea del Sur por una empresa japonesa es la que ha abierto la caja de los truenos entre los consumidores coreanos, que han llamado al boicot de la marca nipona, Esa frase se ha interpretado con una burla al doloroso pasado que trágicamente une a los dos países.

El spot de Uniqlo ha sido respondido por un vídeo de parodia elaborado por un estudiante universitario de historia, que ha cosechado más de 101,000 visitas en dos días. El vídeo muestra a Yang Geum-deok, una mujer de 90 años que había trabajado forzosamente para Mitsubishi en Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Yang asegura en esa video parodia que. "Es imposible olvidar ese recuerdo terriblemente doloroso".

La reacción en la sociedad coreana ha sido de tal calibre que Uniqlo ha decidido retirar el spot en cuestión, después de que organizaciones estudiantiles salieran a la calle exigiendo una disculpa a Uniqlo. 

Corea del Sur y Japón comparten una amarga historia que data de la colonización japonesa de la península coreana de 1910 a 1945, incluido el uso de "mujeres de confort", un eufemismo para las esclavas sexuales, niñas y mujeres, muchas de ellas coreanas, obligadas a trabajar en sus burdeles de guerra.

 "No hubo intención de tocar el tema de las 'mujeres de confort' o la disputa entre Corea del Sur y Japón", dijo a Reuters un portavoz de Uniqlo en Seúl, pidiendo no ser identificado debido a la sensibilidad de la situación

Normas