El auditor advierte de la complicada situación de Eurona

Deloitte afirma que la sociedad dominante está inmersa en causa de disolución

El auditor advierte de la complicada situación de Eurona

Deloitte, el auditor de la operadora Eurona, ha emitido un informe de revisión limitada de los estados financieros intermedios resumidos consolidados, publicado junto con la publicación de las cuentas de la empresa del primer semestre, en los que lanza distintas advertencias sobre la difícil situación de la compañía, que en los últimos dos años ha afrontado una profunda reestructuración operativa y financiera. Entre otros puntos, destaca las pérdidas significativas por importe de seis millones de euros al 30 de junio de 2019, junto con las pérdidas acumuladas en ejercicios anteriores.

“Adicionalmente, el estado de situación financiera intermedio resumido consolidado muestra un fondo de maniobra negativo a 30 de junio por importe de 3,3 millones de euros, y la sociedad dominante presenta un patrimonio neto negativo por lo que, de acuerdo con la Ley de Sociedades de capital, dicha sociedad dominante se encuentra en causa de disolución”, dice Deloitte.

De igual forma, señala que la filial Eurona Telecom Services mantiene una cuenta a cobrar por IVA de 2,32 millones de euros, correspondiente a IVA soportado que no ha podido ser repercutido, cuya devolución no ha sido solicitada todavía por la filial. El cobro dependerá de la resolución del proceso de inspección fiscal del Impuesto de Sociedades y del IVA de los ejercicios 2013 a 2015 en el que está inmersa la subsidiaria y por la que se le reclama un importe de 5,13 millones. Deloitte cree que hay un “elevado grado de incertidumbre respecto a los impactos que pudieran derivarse para el grupo, fruto de la resolución del citado proceso”.

Igualmente, el auditor destaca que algunos acreedores financieros del grupo cuya deuda ha sido homologada en el proceso de homologación judicial del acuerdo de refinanciación, han presentado impugnaciones.

“Las circunstancias anteriores indican la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento si bien los administradores de la sociedad dominante han formulado los estados financieros intermedios de acuerdo al principio de empresa en funcionamiento”, dice Deloitte. El auditor indica que la capacidad del grupo de realizar sus activos y atender sus pasivos dependerá del éxito de las acciones y del cumplimiento del presupuesto de tesorería.

Fuentes de la compañía indican que la sociedad ha formulado los estados financieros intermedios a 30 de junio de 2019 bajo el principio de empresa en funcionamiento y no se contempla en ningún caso la disolución o liquidación.

Según la empresa, Eurona estaba en causa de disolución al 30 de diciembre de 2018. Sin embargo, se han capitalizado a principios de junio un total de 80 millones de euros, transformándolos en préstamos participativos en dicha sociedad. La compañía dice que se ha capitalizado esa cifra de préstamos para dar solución.

Con respecto al fondo de maniobra, la empresa señala que si bien éste es negativo a 30 de junio en unos tres millones de euros, en el informe se menciona también el apoyo expreso que los administradores de Global Satellite Technologies (GST), sociedad a la que se traspasaron gran parte de los activos y en la que se dio entrada en el capital a los principales acreedores (Magnetar y Previsión Mutua de Aparejadores y Arquitectos Técnicos), prestan a Eurona, no exigiendo en el corto plazo los cinco millones de euros que el Grupo Eurona adeuda a GST y sus sociedades filiales. Según la empresa, ese fondo de maniobra negativo teórico que puede aparecer en una "foto" a una fecha determinada no es tal, sino que en la práctica es positivo.

Además, la empresa indica que ha disminuido sustancialmente el consumo de caja en este primer semestre del ejercicio 2019 respecto al mismo periodo del año anterior. Además, hay que tener en cuenta que una parte significativa de las pérdidas corresponde a provisiones o pérdidas de valor que se han llevado a cabo aplicando el principio de prudencia y que no suponen salida de caja.

En términos generales, la empresa asegura que los resultados del primer semestre ya recogen la reordenación societaria que se llevó a cabo el año pasado. De manera que, recordemos, la matriz quedó dividida en GST, con los negocios de Satélite, Hotspot y Fixed Wireless, y ETS, la cotizada, con los negocios de Wholesale, Retail y Expats.

En la presentación, la compañía indica que está evaluando un nuevo plan de negocio que se adecúe al nuevo marco que su estructura impone. “El plan publicado el 19 de junio y 3 julio de 2018 ha quedado, por tanto, sin efecto, si bien las líneas de crecimiento futuro se basarán en el desarrollo de los negocios actuales, así como de los proyectos que se están considerando”, señala la operadora.

Las acciones de Eurona cayeron ayer un 6% en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), hasta 0,234 euros. Los títulos, que se dejan un 61% desde principios de año, marcaron su precio mínimo histórico.

Normas
Entra en El País para participar