Las ganas de trabajar inflan la nota media de los másteres en España

Los estudiantes de máster obtienen un punto más de media que en el ciclo anterior

Grado y máster Pulsar para ampliar el gráfico

En España, la nota media de rendimiento de los universitarios que terminan sus estudios de grado se sitúa en los 7,24 puntos sobre 10. Algunas ramas, como la docencia, las artes o la salud superan esta cifra, y otras como ADE, Derecho o las ingenierías se quedan algo por debajo; pero a grandes rasgos, los egresados se mueven en torno al notable bajo. Hasta que llega la hora de estudiar un máster. En estos títulos, la nota media se infla, y en la totalidad de las categorías, desde las humanidades hasta las ciencias sociales o la informática, la puntuación genérica se sitúa en el notable alto, con una media de 8,16 sobre 10, casi un punto por encima. Lo mismo ocurre con los cuartiles que recogen la totalidad de los expedientes: en todos, el máster mejora respecto al ciclo anterior.

Hay varias razones detrás de estos números, relativos al curso 2017-2018 y publicados esta semana por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Obedecen en buena medida a la mayor maduración de los estudiantes de máster y a la cercanía de la etapa laboral. “Uno va a estudiar este tipo de títulos con una orientación mucho más adecuada y profesional, buscando una especialización en algo que sabe que va a serle muy útil en su carrera profesional”, explica Amelia Díaz, secretaria ejecutiva de CRUE-Docencia y vicerrectora de la Universidad de Barcelona. Hay, por lo tanto, una meditación exhaustiva previa a la matriculación, y por consiguiente, “más motivación a la hora de encarar los estudios”.

A ello se le suma el perfil de los alumnos. Unos tienen 18, 19, 20 años, y los del máster como mínimo tienen cuatro más. “El recorrido académico y la motivación no son los mismos”, señala Díaz, que también hace hincapié en los métodos docentes y características de cada uno de los ciclos: “La forma de evaluar, los métodos docentes y los tamaños de los grupos, más reducidos y personalizados en el caso de los másteres, son diferentes. Por todo, no es de extrañar que las notas medias sean más elevadas”.

También es importante tener en cuenta que la etapa del máster se ve, con cada vez más frecuencia, como una antesala necesaria al mundo laboral. “Son títulos mucho más enfocados a la empleabilidad, que suponen un plus que el propio estudiante ha elegido, salvo en los casos en los que son habilitantes, y por ello obligatorios. Por eso el rendimiento es mucho mayor. Una buena nota también te diferencia de otros candidatos”, añade Miguel Ángel Sancho, presidente de la Fundación Europea Sociedad y Educación, que también recuerda cómo estos títulos atraen a un buen número de profesionales que, a pesar de estar ya trabajando, se embarcan en ellos para seguir alimentando su currículo.

El abanico de ofertas que presentan estos títulos, relacionados también con las diferentes necesidades del mercado laboral, es otra de las razones de la mejoría que experimentan los másteres, sobre todo aquellos de las ramas técnicas y científicas, además de ADE y Derecho. En todos ellos, la media del máster mejora en más de un punto a la del grado: “En los últimos años hemos experimentado un crecimiento enorme de las titulaciones que las universidades ofertan. Hay másteres para prácticamente cualquier perfil. A mayor capacidad de elección, mayor acierto, y por ello, mejor rendimiento”, prosigue Sancho. Tampoco pueden olvidarse otros detalles, recuerda, como el coste de los másteres o su duración. “Suelen ser más caros que el grado, y también mucho más cortos. El estudiante se arriesga en menor medida a salir mal parado de ellos”.

El rendimiento más elevado en los grados está en La Rioja, y en los másteres las mejores notas las sacan en Andalucía

Además de comparar las notas medias de unos títulos y otros, los datos publicados por el Ministerio también permiten analizar las diferencias que hay entre las regiones españolas. Los estudiantes con la mayor nota media de grado (7,6), en todos los ámbitos de estudio, están en La Rioja, y los que menos rendimiento tienen son los cántabros (6,9). En Economía, los más avanzados son los vascos, riojanos y catalanes. En ADE vuelven a ganar los riojanos, los madrileños están a la cabeza en Derecho y en las ingenierías los que sacan mejores notas son los alumnos de Baleares y de Extremadura. En los másteres, la nota media más elevada de todas las ramas está en Andalucía (8,4), y la más baja en Castilla y León (7,9). Los mejores resultados en los másteres de ADE y Derecho están en Castilla La Mancha, y en las ingenierías destacan Aragón y Navarra.

Normas