La financiación autonómica resta a Madrid casi el triple de fondos que a Cataluña

El Instituto de Economía de Barcelona estima que cada madrileño pierden 790 euros de su asignación inicial y cada catalán, 294 euros

Recursos tributarios Pulsar para ampliar el gráfico

El actual modelo de financiación autonómica, vigente desde 2009, perjudica a algunas de las comunidades más ricas en favor de las más pobres, causando casi el triple de merma en las arcas de la Comunidad de Madrid que en las de Cataluña, según ha estimado este martes el Instituto de Economía de Barcelona (IEB), fundado por la Universitat de Barcelona.

En concreto, los datos del centro de investigación revelan que en 2017, último ejercicio con datos comparables, Madrid disponía a priori de unos recursos tributarios medios de 3.306 euros por habitante, pero tras los ajustes del sistema autonómico acabó con solo 2.516 euros por vecino. Esto es, una reducción del 23,9% que rebaja su asignación en 790 euros.

Por su parte, Cataluña partía de una cuantía de 2.807 euros por habitante de los que acabó conservando 2.513 euros, una rebaja de 294 euros que reduce los fondos disponibles en un 10,5%, según los datos el IEB.

De hecho, las cifras manejadas por este organismo revelan que la segunda región más afectada por el actual modelo de financiación es Baleares, que partía de 2.949 euros por vecino y acabó con 2.516 euros, esto es, 433 euros menos o una rebaja del 14,7%.

Aunque el sistema de financiación autonómica busca redistribuir los recursos para paliar las carencias de los territorios más desfavorecidos, desde el Instituto de Estudios de Barcelona explican que “algunas de las comunidades con más capacidad fiscal por habitante acaban obteniendo un volumen de recursos inferior a la media” mientras que otras que parten de niveles bajos acaban obteniendo subidas muy dispares.

El ajuste que se produce sobre los fondos de partida incluye dos palancas. De un lado un mecanismo de nivelación, conocido como Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales, que “cumple correctamente con el objetivo de reducir la distancia entre las comunidades con mayor y menor capacidad fiscal sin alterar el orden inicial”, expone el IEB.

“Sin embargo, la aplicación de los fondos de ajuste de suficiencia, competitividad y cooperación”, la segunda de las herramientas de ajuste, “acaba generando distorsiones en la distribución”, subrayan desde el Instituto de Economía de Barcelona. “Esta circunstancia justificaría una revisión del modelo”, concluyen sus investigadores.

“Un buen ejemplo de la arbitrariedad de los recursos finales disponibles provocada por el actual sistema de financiación es la situación dispar en que acaban algunas comunidades que registran unos recursos tributarios similares antes de la aplicación de los mecanismos de nivelación y los fondos de ajuste”, ilustra el organismo.

Así, exponen desde el IEB, “la Comunidad Valenciana, que parte con 2.255 € por habitante, acaba obteniendo 2.373 € tras aplicar el sistema”, un 5,2% más, “mientras que Galicia, con unos fondos de partida inferiores, de 1.927 € por ciudadano, acaba consiguiendo más, concretamente 2.531 € tras los ajustes del modelo”, un incremento del 31,4%.

Del lado de los grandes beneficiados por el actual modelo de financiación autonómica, el Instituto de Economía de Barcelona apunta a Extremadura como líder del listado. “Pese a generar menos recursos tributarios que la media estatal, acabó con un volumen de recursos por habitante muy por encima de este promedio gracias al sistema de financiación actual”, expone, detallando que de los 1.586 euros al año por habitante de media de los que parte, acaban logrando 2.720 euros, es decir, 1.134 euros más y un incremento del 71,5%.

Por detrás de esta región, otros ganadores del sistema son Galicia y Castilla La-Mancha. Aunque estas regiones son las más favorecidas, solo Madrid, Baleares y Cataluña acaban contando con menos recursos de los que partían. Aunque el incremento registrado en Canarias tras el ajuste ronda el 148%, el IEB destaca que sus particularidades fiscales hacen que la región no sea comparable al resto, mientras que el País Vasco y Navarra no aparecen en el informe dado sus sistema fiscal propio.

Normas