Distribución

Dia se abre a pagar dividendos en cuanto logre el plácet de la banca

Fridman necesita el visto bueno de entidades con el 75% del pasivo

Stephan Ducharme, presidente del consejo de administración de Dia.
Stephan Ducharme, presidente del consejo de administración de Dia.

Con unas pérdidas de 352 millones y fuertes disputas con los acreedores, Dia suprimió el dividendo en 2018. Letterone, el grupo inversor fundado por el magnate Mijail Fridman, reconoció en el folleto de su opa a 0,67 euros por acción que no era previsible retomar la retribución al accionista en los próximos años, sobre todo en 2019. Antes deberá empezar a surtir efecto el plan estratégico que la nueva cúpula espera tener listo antes de finales del presente ejercicio. Pero, en el folleto de la ampliación, el grupo de supermercados abre la puerta a recuperar el dividendo con más prontitud.

 En la refinanciación de julio con una decena de bancos y varios hedge funds se explicita que no se abonará ni un euro de dividendo hasta que Dia devuelva los más de 900 milllones que debe a estos acreedores. Santander, BBVA, JP Morgan, Barclays, BNP Paribas, Société Générale, ING, CaixaBank, Bankia, Deutsche Bank, Mediobanca y Bank of Tokyo firmaron en estos términos el acuerdo.

La novedad que incluye el folleto de la ampliación de capital aprobado el viernes por la CNMV es que Dia podrá recuperar el dividendo siempre y cuando obtenga el plácet de acreedores con al menos un 75% de su deuda bancaria. Es un porcentaje elevado, y lo lógico es que las entidades sean reacias a que salga caja de Dia antes de que tenga pagados sus créditos. Pero la compañía en la que Letterone controla el 69,8% abre así la puerta a una potencial retribución antes de haber saldado todas sus deudas. La financiación sindicada de los bancos por 912 millones de euros vence en marzo de 2023.

Hasta el estallido de la crisis, Dia había sido generosa con sus accionistas. Entre 2016 y 2018 les entregó 361 millones en dividendos de 0,18 a 0,21 euros por acción. destinando hasta el 60,8% de su beneficio a este cometido, como sucedió en 2017. Pero la compañía cerrará 2019 en pérdidas y es previsible que en 2020 también lo haga.

Dia ha adoptado una política de austeridad en la nueva era de Fridman. Los 12 millones de euros de gastos en asesores en el primer semestre, derivados de la batalla entre el anterior consejo y el inversor ruso a cuenta de la opa, no se repetirán puesto que los bancos que –Rothschild, FTI y Houlihan Lockey– ya han terminado sus labores. Cierto es que Letterone pasará una serie de facturas a Dia.

Así, la compañía que dirige como consejero delegado Karl-Heinz Holland, de la mano del presidente del consejo Stephan Ducharme, pagará a varias firmas ligadas a Letterone cinco millones anuales en concepto de servicios de gestión. También se llevará 3,9 millones de euros por asegurar los 81,4 millones que tendría que inyectar para llegar a los 500 millones que había prometido en la ampliación. La misma cantidad, 3,9 millones, que cobrará por el préstamo participativo inyectado en julio. Letterone percibirá además un 7% anual por los 200 millones en créditos a tres años que ha inyectado en el grupo de distribución.

Las acciones se desdoblan hoy en derechos

La cadena de supermercados emitirá 6.055 millones de acciones a 0,1 euros cada una. Hoy arranca el plazo de suscripción preferente de la ampliación con el desdoblamiento en acciones y derechos. Las acciones parten de 0,1326 euros y los derechos (10 por título) por un conjunto, la decena, de 0,31 euros (0,031 cada uno). Estos cotizarán hasta el 13 de noviembre. Los accionistas que vayan tendrán que poner casi un euro por título; si no, podrán vender los derechos en el mercado. La acción subió ayer un 6,6%, hasta 0,45 euros.

La intención de Dia, que no obligación, es lograr financiación adicional para repagar los bonos que expiran en abril de 2021 por un 300 millones. Dia empleará el dinero sobrante para repagar parte del crédito sindicado con las entidades financieras.

Normas