Asisa y un hospital privado de Ibiza rompen y dejan en el aire el servicio a 2.800 clientes

El conflicto afecta a 2.000 pólizas privadas y 800 funcionarios. Las dos partes se lanzan acusaciones mutuas por la ruptura

Fachada de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario en Ibiza
Fachada de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario en Ibiza

Los 2.800 asegurados que Asisa tiene en Ibiza y Formentera se están encontrando con una desagradable sorpresa, ya que a partir del 31 de diciembre de 2019 dejarán de recibir asistencia en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, el único centro privado que existe en Ibiza. Ese es el escenario que denuncia David Medina, gerente de la Policlínica y portavoz de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE).

El pasado 10 de octubre, la aseguradora envió un burofax al grupo Policlínica, dueño del centro, en el que comunicaba la no renovación del contrato de exclusividad que tenían firmado desde 1993. Eso implicaría que los asegurados (2.000 con pólizas privadas y 800 funcionarios ligados a Muface, Mugeju e Isfas) se quedarán sin asistencia a partir del 1 de enero de 2020 y del 1 de febrero de 2020, respectivamente, y tendrán que buscarse otra compañía.

La aseguradora ofrece seguir dando servicio en Mallorca, abonando el coste del traslado en avión o barco

Un escenario rechazado por la aseguradora, que centra el inicio del conflicto en la rescisión de ese contrato. “Dado el tiempo transcurrido, los cambios producidos en el mercado y las modificaciones en la relación de facto entre la aseguradora y el hospital, Asisa entendió que era necesario revisar ese contrato e informó el 10 de octubre a la Policlínica de su intención de no renovarlo”, remarcan desde la compañía, que descarta que fuera una rescisión unilateral y confirma que va a seguir prestando el servicio, incluso costeando el desplazamiento a Mallorca en barco o en avión si fuera necesario. Pese a ello, la prioridad es alcanzar un nuevo acuerdo con la Policlinica para evitar tener que activar el plan b.

“Esta estrategia asistencial no tiene la más mínima y elemental coherencia ni practicidad para nadie”, recalca Medina al preguntarse cuántos pacientes van a coger el avión por una gastroenteritis o cuantos se van a pedir el día libre para hacerse una resonancia. Asimismo remarca que la única sociedad privada que presta atención en esos dos territorios, al margen de Asisa, es Adeslas, que por ley se verá obligada a acoger a los 800 funcionarios, pero no así a los restantes 2.000 pacientes. “Existen decenas de casos de pacientes con antecedentes oncológicos o con tratamiento en curso, que ahora se encuentran en una situación de cuasi imposible asegurabilidad con otros operadores con esta decisión insólita que les aisla”, remarca. Los responsables de la Policlínica comparecerán hoy en una rueda de prensa para explicar este conflicto.

El Policlínico avisa que hay pacientes crónicos u oncológicos que no serán asegurados por otras compañías privadas

Asisa se defiende y denuncia la mala práxis de la Policlínica, que, siempre según la versión de la aseguradora, dejó de prestar servicios a algunos de sus asociados en cuanto se anunció la rescisión del contrato, algo que niegan desde el centro. “Se garantizó la asistencia a los funcionarios y a los de póliza privada se les ofreció dos alternativas: o ser atendidos sin pagar nada a cambio de ceder los derechos para demandar a Asisa o bien pagar los servicios y solicitar un reembolso posterior”, remarca Medina.

Una deuda de medio millón de euros

Pasivo. La Policlínica denuncia que Asisa les debe medio millón de euros en facturas impagadas. La aseguradora dice que están pendientes de pago y que se abonaran con arreglo al calendario de liquidación del pasivo.

Funcionarios. Asisa fue adjudicataria, junto a Adeslas, para prestar servicios a los funcionarios en Ibiza y Formentera en 2019 y también lo ha sido para la convocatoria de 2020 y 2021. Asisa se compromete, al igual que con las pólizas privadas, a costearle el desplazamiento, mientras que el Policlinico cree que no se puede trocear el contrato de las mutualidades y prepara una demanda para que sea sancionada la aseguradora.

Normas