Banca

Sabadell logra un beneficio récord y aleja la sombra de una fusión

Cerrará 200 oficinas en 2020 y mejora su ratio de solvencia, medida que convence al mercado

Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell
Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell

Banco Sabadell ha sido en esta ocasión la primera entidad financiera en presentar los resultados del tercer trimestre del año. La reunión tanto con los analistas como con la prensa había levantado gran expectación. Era la primera empresa de origen catalán que hacía balance de su negocio tras la decisión del BCE de mantener durante varios años los tipos de interés al 0%, e incluso en negativo; a lo que se suma los incidentes vividos en Cataluña a raíz de la sentencia del juicio por el procés, conocida el 14 de octubre.

Y no decepcionó. Sabadell disparó sus resultados, al obtener un beneficio atribuido de enero a septiembre de 783 millones de euros, lo que supone un 216% más que a septiembre de 2018, cuando logró un resultado de 248 millones.

Estas ganancias superan ampliamente el consenso del mercado. Los resultados han sido mejores de lo esperado. El banco, además, ha aprobado un dividendo a cuenta de 2 céntimos por acción. Las previsiones de Sabadell no han sufrido grandes cambios excepto por su filial TSB, que se sitúa por debajo de los objetivos de la entidad. Los resultados están marcados principalmente por los ingresos netos por intereses y las cuotas, un 1% y un 2% más elevadas de lo pronosticado por el consenso”, aseguraba Barclays en su análisis. Renta 4 también considera positivos sus resultados.
Los ingresos del negocio bancario (margen de intereses más la partida de comisiones netas) muestran un crecimiento sostenido, con un aumento interanual del 1,6% a nivel grupo (1,8% sin incluir a la filial británica TSB). En términos trimestrales se mantienen estables, y crecen a tipo de cambio constante un 0,6%.

El margen de intereses se sitúa en 2.712 millones de euros, lo que supone un -1,1% interanual a nivel grupo por la aplicación de la norma IFRS16 y por los menores tipos de interés a largo plazo. En el trimestre muestra un crecimiento del 0,1%, situándose en 906 millones de euros, explica la propia entidad financiera, que en esta ocasión incluso parece que se ha quitado, por lo menos por el momento, el sambenito de entidad en busca de una fusión tras el batacazo de los resultados del año anterior.

La firma, no obstante, ha compensado la caída del margen con las mayores comisiones: suben un 9,1%.

El consejero delegado de la entidad, Jaime Guardiola, explicó que el banco cuenta con un alto porcentaje de clientes pymes y más hipotecas fijas, que seguirán potenciando, lo que les permite “defenderse mejor” frente a los tipos de interés. El número dos de Sabadell explicó, ante el tirón de orejas del BCE a los bancos españoles, que las hipotecas que concede la entidad son rentables.
El banco que preside Josep Oliu ha hecho sus deberes y ha logrado mejorar sus ratios de capital para codearse con el resto de los principales grupos del país. La entidad reforzó en este período su ratio de capital de máxima calidad (CET1 fully loaded), que se situó en el 11,4 %, que asciende al 11,8% proforma si se tiene en cuenta la venta de Solvia y activos adjudicados, a lo que se suma 7 puntos básicos como consecuencia de haber optado por pagar el dividendo a cuenta de 0,02 euros por título (lo mismo que el año anterior) con acciones de la autocartera, lo que libera capital y no diluye al accionista (en total suma 90 millones de euros este dividendo). A ello se suma las plusvalías por titulizaciones de crédito al consumo.

Redujo también la tasa de morosidad hasta el 4,08%, medio punto menos que hace un año.

Guardiola, que explicó que el dividendo complementario se pagará en efectivo, rechazó participar de momento, en una nueva ronda de fusiones, con lo que aleja la posibilidad ahora de un nuevo acercamiento a Bankia. Pese a ello, no cierra la puerta a estas operaciones corporativas más adelante.

El farolillo rojo de su filial en Reino Unido TSB, sigue restando en la cuenta de resultados, pero ya ha superado su crisis de 2018, cuando tuvo que asumir un gasto extraordinario por su migración tecnológica.

Guardiola ha insistido en que el grupo debe mejorar su eficiencia, sobre todo en Reino Unido (presentará allí un nuevo plan el 25 de noviembre), lo que llevará aparejado ajustes de plantilla y el cierre de sucursales. En el caso de España, el banco clausurará 200 oficinas en 2020, casi el 10%, pero no realizará ajuste de plantilla, ya que las bajas serán las naturales.

Pese a este cierre de sucursales, el banco también se ha sumado a la moda de la creación de macrooficinas y abrirá en breve una en la Milla de Oro de Madrid. En concreto en Serrano 15, con una superficie superior a los 500 metros cuadrados.

Sobre la posibilidad de repercutir a los clientes el 0,5% que cobra el BCE a las entidades financieras y grandes corporaciones por mantener sus depósitos en su sede alemana, Guardiola cree que es un coste que acabará trasladándose a los clientes. En su opinión, es “inevitable” ir pensando en cargar esa penalización a los clientes con depósitos bancarios, aunque se haga de forma escalonada: primero se empieza por los institucionales y, luego, lo lógico es que se vaya a los clientes corporativos. Pero dejó la puerta abierta a cobrar al particular siempre con cuentas de depósitos superiores a los 100.000 euros. Aunque dependerá del juego competitivo, matizó.

Guardiola apeló a la erradicación de la violencia como “el primer paso para cualquier otra cosa que pudiera producirse”, en relación a la sentencia del procés y los consecuentes altercados en Cataluña. Aseguró que la actividad del banco fue “relativamente normal”.

Evolución del crédito

El crédito vivo cierra el tercer trimestre de 2019 con un saldo de 140.901 millones de euros y presenta un crecimiento interanual del 0,5% debido a la titulización de préstamos al consumo realizada en el trimestre. Excluyendo el impacto de la cartera bajo el EPA de CAM y la titulización, el aumento es del 2,5% interanual.

En cuanto a otras magnitudes del grupo, los recursos de clientes en balance se sitúan en 142.416 millones (+5,4% interanual), los de fuera ascienden a 43.689 millones —manteniéndose estables— y los recursos gestionados totalizan 210.201 millones, lo que supone un aumento interanual del 2,5%.

Los saldos de cuentas a la vista ascienden a 115.130 millones de euros, un 8,1% más interanual y un 1,3% más intertrimestral, mientras que los depósitos a plazo totalizan 27.647 millones.

El banco ha destacado que la actividad de captación de empresas y particulares ha sido "intensa", con un total de 325.922 altas, y por segmentos, el grupo ha captado 253.208 nuevos clientes particulares y 72.714 empresas.

Normas