Los activos bajo gestión sostenible crecen el 13,5% en España en el último año

No obstante, los expertos de Spainsif reclaman a las gestoras españolas una estrategia de mayor calidad

Joaquín Garralda, presidente de Spainsif.
Joaquín Garralda, presidente de Spainsif.

El volumen bajo gestión con criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG) en España aumentó un 13,5% hasta los 210.644 millones de euros en España, de los que 191.278 millones están gestionados directamente por entidades nacionales y el resto por extranjeras, según se desprende del estudio elaborado por Spainsif, presentado este jueves en Madrid.

En concreto, el director general de Spainsif, Francisco Javier Garayoa, ha explicado que los activos gestionados directamente por entidades españolas han aumentado el 3,1%, pero el avance del conjunto es mayor porque por primera vez se incluyen los fondos gestionados por entidades internacionales. "Las entidades encuestadas presentan unos activos gestionados profesionalmente de 378.222 millones de euros, el 67% del total del patrimonio gestionado, y las entidades han informado que aplican criterios ASG al 56% de este patrimonio, es decir 210.644 millones", ha detallado.

No obstante, el director general de Spainsif ha reclamado a las gestoras una mayor calidad en sus estrategias de inversión sostenibles y responsables (ISR), ya que la de exclusión (de menor calidad) es la que sigue teniendo mayor peso para los activos gestionados por entidades españolas (141.633 millones de euros en 2018), frente a las de integración, que para Garayoa es la más compleja y la que más valor aporta (19.352 millones). "Seguimos sin romper el problema de que la calidad de la ISR en el mercado español no es elevada. La principal estrategia sigue siendo la exclusión, un 74% del total. Por otro lado, la estrategia de integración es más sofisticada y de mayor calidad. La buena noticia es que crece el 19%", ha expresado.

Del mismo modo, Garayoa ha destacado el aumento de la inversión minorista, que alcanzó en 2018 el 15%, frente al 7% que se registró en 2017 y el 3% de 2015, y que se explica igualmente por esa inclusión de la gestión de entidades internacionales en la que el inversor minorista podría tener una mayor concentración. "El inversor institucional es el que marca el tono en la inversión sostenible y la inversión minorista es la asignatura pendiente, porque no acababa de arrancar. En el último año ha habido un crecimiento muy relevante porque ha pasado a tener un peso del 15% sobre el total", ha resaltado el director general de Spainsif.

Del total de los activos, el 34% se ha asignado a renta variable; el 32%, a renta fija, y un 11%, a renta mixta, y destacan los bonos verdes y sociales, que ya representan un 7 %, cerca de otras asignaciones como el capital riesgo. En cuanto a la distribución geográfica, el 27% se está invirtiendo en España y el 57% en otros países de Europa, en tanto que los países asiáticos y los mercados emergentes tienen una presencia testimonial.

Por su parte, Joaquíin Garralda, presidente de Spainsif, ha destacado que la inversión según criterios ASG (ambiental, social y de buen gobierno) “sigue creciendo en España y a nivel global debido a que los mercados están apostando decididamente por la sostenibilidad, gracias al impulso que han supuesto los compromisos medioambientales y sociales derivados del Acuerdo de París y de la Agenda 2030 y al desarrollo del Plan de Acción de Finanzas Sostenibles”.

Normas
Entra en El País para participar